Logo El Confidencial
CASAS REALES

La noche ‘loca’ de Máxima Zorreguieta

Decir que la princesa Máxima Zorreguieta está considerada como una de las más carismáticas de la realeza europea no es nada nuevo. La holandesa siempre procura

Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Decir que la princesa Máxima Zorreguieta está considerada como una de las más carismáticas de la realeza europea no es nada nuevo. La holandesa siempre procura derrochar simpatía en sus actos oficiales y extraoficiales. Su sonrisa es habitualmente su mejor carta de presentación.

    El pasado 21 de Noviembre, Máxima, acompañada por su marido, el príncipe Guillermo de Holanda, acudía a la ciudad de Sao Paolo, en Brasil, en donde se interesaron por los progresos que se están acometiendo con vistas a la celebración del Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 y se reunieron con empresarios de ese país con objeto de promocionar la ‘marca Holanda’. La futura reina viajó acompañada por una representación de vips de su país: veinte empresarios, veinte artistas y veinte arquitectos de referencia, entre los que destacaba el español Enrique Ibáñez, de Urbanmatters, conocido en Holanda por su labor de project manager en el famoso estudio de arquitectura West8. Todo ello ‘esponsorizado’ por los príncipes.

    La anécdota de este viaje se produjo cuando en el cóctel de bienvenida en el prestigioso Jockey Club de Sao Paulo, Máxima se saltaba todos los protocolos establecidos. Después de presenciar un número musical llevado a cabo por artistas locales, no dudó un segundo en unirse a la fiesta carioca y dar rienda suelta a sus dotes de bailarina. La princesa sorprendió a todos los asistentes, incluido su marido, el príncipe, y dejó claro que, además de ser la futura reina de Holanda, sabe divertirse y, por un momento, olvidar el regio y gris protocolo.

    A pesar de que los miembros de seguridad de su séquito pidieran discreción a los invitados, que no dejaban de hacer fotografías a la princesa mientras se desmelenaba bailando, no pudieron evitar que un audaz  paparazzo que se encontraba entre ellos captara las imágenes. Al parecer, los príncipes no solo cumplieron su cometido promocionando su país, sino que dejaron una muy positiva imagen, pues se mostraron en todo momento “simpáticos y cercanos”, según narra a Vanitatis uno de los invitados a la fiesta. 

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    20 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios