La princesa Corinna informó al Rey de sus entrevistas en España antes de su publicación
  1. Casas Reales
CASAS REALES

La princesa Corinna informó al Rey de sus entrevistas en España antes de su publicación

Las declaraciones de Corinna Zu Sayn-Wittgenstein a los medios españoles se han convertido en motivo de tertulia por la repercusión que ha tenido el hecho de

placeholder Foto: La princesa Corinna informó al Rey de sus entrevistas en España antes de su publicación
La princesa Corinna informó al Rey de sus entrevistas en España antes de su publicación

Las declaraciones de Corinna Zu Sayn-Wittgenstein a los medios españoles se han convertido en motivo de tertulia por la repercusión que ha tenido el hecho de que un nombre que hasta ahora formaba parte de la intimidad de la Jefatura del Estado se haya tornado público. La tapada se ha convertido en protagonista a cara descubierta y las especulaciones no se han hecho esperar: todo el mundo se pregunta si este cambio de perspectiva, el mismo que ha llevado a la princesa alemana a la portada de la revista ¡Hola!, estaba o no en conocimiento de la Casa Real.

¡Hola! es un medio cuyo libro de estilo se ha caracterizado siempre por no permitir la polémica con nadie ni con nada y ofrecer a sus lectores “la espuma de la vida”, como solía decir su fundador, Eduardo Sánchez Junco. Y si se trata de la realeza tanto española como extranjera mucho más, porque las relaciones que han mantenido con ellos han sido siempre espléndidas.

Por eso, la aparición en el kiosco rosa de “la amiga entrañable del Rey”, como así se define la consultora, ha sido como un tsunami. Lo llamativo del caso es que el Gabinete de Comunicación de Zarzuela no sabe, no contesta. Considera que, “ante estos publirreportajes no tienen nada que decir”. Tampoco contemplan las razones de esta visibilidad repentina de Corinna que, según confirman a Vanitatis fuentes de toda solvencia, no habría supuesto ninguna sorpresa para el Monarca, que era conocedor de las intenciones de la conseguidora.

Corinna, por tanto, no habría traicionado su amistad con la portada de ¡Hola!, sino que lo habría comunicado con el tiempo suficiente para evitar sorpresas desagradables, del mismo modo que obró antes de la publicación de la entrevista de El Mundo. Según fuentes conocedoras del asunto, y como ella misma ha declarado, su trabajo está basado en la discreción, y por tanto no es lo mejor para su futuro laboral convertirse en personaje mediático, a no ser que cuente con la connivencia de sus mentores.

Y lo ha hecho con la intención de desvincularse de cualquier trama ilegal, como puede ser el 'caso Nóos'. Diego Torres sabía perfectamente lo que hacía cuando entregó al juez Castro los correos entre Urdangarin y Corinna. No tanto para que formaran parte del procedimiento, sino para desatar una nueva controversia incómoda para la Casa. Según estas informaciones, se esperaba la salida de la amiga del Rey al ruedo público desde que se hizo pública la primera misiva online.

Un lavado de cara

La entrevista en ¡Hola! de Corinna, como la de El Mundo, se ha concebido como un lavado de cara de la consultora en España. Se reafirma en la idea de que lo único que hizo fue buscar un trabajo adecuado para Urdangarin tras una petición del Rey. Asegura además ser una víctima de toda esta situación. “Mi vida se ha convertido en una pesadilla”, ha afirmado. Mantiene incluso haber perdido un cliente muy importante por culpa de toda esta situación.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein