Logo El Confidencial
CASAS REALES

El buen rollo regresa a Zarzuela

Los últimos escándalos protagonizados directa o indirectamente por los Borbón, como son aquellos encarnados en la figura de Corinna e Iñaki Urdangarin, han provocado que la

Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Los últimos escándalos protagonizados directa o indirectamente por los Borbón, como son aquellos encarnados en la figura de Corinna e Iñaki Urdangarin, han provocado que la Primera Familia adopte un porte serie en sus apariciones públicas. Pero es así, no sólo en su relación con los medios de comunicación, sino también entre ellos. Sin embargo, esta situación ha cambiado, al menos por un día, y el buen rollete vuelve a instalarse en el Palacio Real.

    Este miércoles, la Primera Familia recibía en el Palacio Real a los examinadores del Comité Olímpico Internacional, que estudian la candidatura de Madrid para los próximos Juegos Olímpicos en 2020. El acto lo presidían los Príncipes de Asturias, que mostraron su “firme compromiso” con los “fines y principios del olimpismo”, y les acompañaban la Reina Sofía, la Infanta Elena y la Infanta Pilar. La gran ausencia la protagonizó el Rey don Juan Carlos, todavía convaleciente de la operación de hernia discal que le fue practicada el pasado 4 de marzo, además de la Infanta Cristina, desvinculada de los eventos oficiales de la Casa del Rey desde que su marido, Iñaki Urdangarin, fuese imputado en el caso Nóos.

    Según ha podido conocer Vanitatis a través de alguno de los presentes en el brindis previo a la cena ofrecida en el Palacio Real, las féminas reales fueron las verdaderas protagonistas de la velada. La cuestionada relación de la princesa Letizia con su familia política dio paso a comentarios favorables en relación a su –no tan conocida- complicidad. Especialmente con la Infanta Elena, con la que compartió numerosos chascarrillos, risas y gestos de cercanía. De igual forma se mostró la Reina Sofía con su nuera y la hermana del Rey con todos ellos.

    Para alguno de los asistentes a esta especial cita en el Palacio Real, no era la primera vez que tenía la oportunidad de compartir mesa y mantel con los Borbón. Motivo por el cual parece que sorprendió ver el inusual trato distendido mantenido entre la Reina, la Princesa y las infantas: “Se nota cuando no está el Rey”, propone este invitado como posible explicación a tan agradable e inusual estampa familiar.

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    22 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios