La Pasión nevada de la Infanta Cristina en Baqueira
  1. Casas Reales
CASAS REALES

La Pasión nevada de la Infanta Cristina en Baqueira

Mientras la infanta Cristina disfruta de la Semana Santa deslizándose por las pistas de Baqueira Beret, el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, parece no querer

Mientras la infanta Cristina disfruta de la Semana Santa deslizándose por las pistas de Baqueira Beret, el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, parece no querer dejar que descanse y se aleje, por unos días, de los problemas que tiene en casa.

Torres ya ha dejado patente su intención de no parar hasta vincular a la infanta Cristina con las actividades desarrolladas por Nóos. Tanto es así que ha entregado al juez Castro una remesa de treinta nuevo correros electrónicos y en cinco de ellos Urdangarin pide a su esposa que revise un documento sobre los clientes de la entidad sin ánimo de lucro.

Este nuevo órdago vuelve a hacer tambalear, una vez más, la frágil estabilidad de la infanta Cristina. Rodeada de sus cuatro hijos en Baqueira Beret, que están recibiendo clases particulares de esquí con un monitor, Cristina intenta mantenerles ajenos a una realidad de la que ella es muy consciente.

Por el Pirineo leridano también se ha dejado ver la infanta Elena, que ha aprovechado las vacaciones escolares de su hijo Froilán para disfrutar de la nieve y estar cerca de Cristina. Esta vez, Victoria Federica no pudo acompañarles ya que se encuentra estudiando en Inglaterra.

Torres ‘revienta’ la estrategia

El gran ausente en las pistas sigue siendo Iñaki Urdangarin que, aunque llegó días antes que el resto de la familia, apenas ha salido de La Pleta a pesar de que el esquí es uno de sus deportes preferidos. Sólo se le ha visto paseando en bicicleta por las carreteras del Vall d’Aran a la espera de las novedades en el caso Nóos.

Que Urdangarin y la Infanta hagan vida por separado en Baqueira forma parte de una estrategia calculada para no deteriorar más la imagen de la hija menor del Rey. Este es siempre su modus operandi cuando viajan al Pirineo, ya que las pistas están plagadas de fotógrafos. Lo que doña Cristina no podía prever es que Torres enturbiaría sus vacaciones de Semana Santa con una nueva “bomba informativa”, como definió su propio abogado, Manuel González Peeters, las sucesivas remesas de correos que han ido presentando ante el juez.

Está por ver si este duro golpe supondrá un cambio drástico en la hoja de ruta vacacional de la Infanta, o si seguirá acudiendo a las pistas con normalidad como estos últimos días. Lo que parece claro es que ningún miembro de su familia viajará este año a Palma de Mallorca, donde ya se encuentra la Reina.

Infanta Elena Infanta Cristina