Logo El Confidencial
CASAS REALES

Máxima atención en Máxima

Después de 33 años de reinado, Beatriz de Holanda se despide este martes del trono. Le sucederá su hijo Guillermo Alejandro después de que Beatriz decidiera

Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Después de 33 años de reinado, Beatriz de Holanda se despide este martes del trono. Le sucederá su hijo Guillermo Alejandro después de que Beatriz decidiera abdicar, tras un discurso televisado, el pasado 28 de enero, para dar paso a “una nueva generación que está totalmente preparada para esta tarea”. Máxima Zorreguieta se convertirá, así, en la primera argentina que accede a un trono, además de ser la primera reina consorte del país desde hace más de un siglo. Sin embargo, esta alegría se tornará en nostalgia debido a la ausencia de sus padres en este día tan especial, después de que en 2002 también renunciaran a acudir a su boda por su relación con la dictadura argentina del general Videla, que suscitó grandes críticas en Holanda.

    A pesar de la amplia popularidad que avala su reinado -nunca podrá hacer sombra a su madre, la reina Juliana, muy querida por los holandeses-, Beatriz es la primera monarca que deja el trono de un país europeo en el siglo XXI, algo que cambiará algunas de las costumbres de una de las familias reales más transparentes y respetadas del continente; como el Día de la Reina, que pasará a ser el Día del Rey y se celebrará el 27 de abril en lugar del 30 por ser el cumpleaños de Guillermo.

    Adicta al trabajo y muy meticulosa, Beatriz de Holanda se ha volcado en promocionar la cultura y las empresas de su país. Sin embargo, su obsesión casi enfermiza por lavar los trapos sucios de su familia de puertas para dentro ha minado en varias ocasiones su imagen. En 2003, su hijo Friso fue obligado a renunciar a sus derechos dinásticos por haber ocultado a los miembros del Gobierno holandés el pasado de su mujer, Mabel Wisse Smit, con un narcotraficante -apodado el padrino del crimen- asesinado a tiros en el Hotel Ritz de Ámsterdam en 1991 por un ajuste de cuentas. Un año después y coincidiendo con la muerte de su padre, el príncipe Bernhard, el diario holandés De Volkskrant publicó una entrevista póstuma en la que aseguró que tuvo dos hijas fuera del matrimonio y que recibió un millón de dólares de la empresa aeroespacial Lockheed para que influyera en las decisiones económicas del Gobierno para que comprara aviones de esta empresa.

    Estos oscuros nubarrones que arreciaron sobre la familia real holandesa se disiparon con la llegada de Máxima Zorreguieta en un momento en que el que la estabilidad política del país se resquebrajaba por momentos después de que desde 2002 ningún gobierno cumpliera con los años establecidos para cada legislatura.

    El escepticismo con el que fue recibida Máxima se transformó en casi devoción y admiración por una joven que destacaba por su carácter espontáneo, ganando en las encuestas de popularidad al propio Guillermo. Un fenómeno único que no es extrapolable a otras parejas reales europeas, ni tan siquiera en el caso de Catalina de Cambridge que, a pesar de ser muy querida por los británicos, no logra superar a su marido, que sigue siendo el favorito, muy por encima de su padre y heredero al trono, Carlos de Inglaterra.

    Mucho se ha hablado de los motivos de la abdicación de Beatriz de Holanda. El gran peso de la decisión fue el desgaste sufrido por la reina de la sonrisa por el coma en el que vive sumido por su hijo Johan Friso tras ser sepultado por un alud cuando esquiaba en los Alpes austriacos. La Casa Real holandesa aseguró a finales de noviembre de 2012 que Friso comenzaba a dar señales de conciencia, algo médicamente imposible cuando se está en estado vegetativo. Esta declaración encendió al pueblo de Holanda que, a día de hoy, no entiende por qué se invierten 3.000 euros diarios para mantener a una persona “clínicamente muerta” en un hospital de Londres, algo que la legislación holandesa no permite ya que Friso no habría sido mantenido con vida más de seis meses en su propio país.

    A pesar de estas desavenencias con el pueblo holandés, todas las miradas y los focos estarán puestos en Máxima. Sus gestos y su manera de vestir se analizarán con lupa después de que los holandeses le concedieran una oportunidad que ella ha sabido aprovechar a golpe de sonrisas. Orgullosa de su origen argentino, Máxima ha encontrado amigas íntimas con las que poder hablar en castellano, lengua que ha inculcado a sus tres hijas, con las que acude  de vez en cuando Bariloche (Argentina), donde ha adquirido una pequeña residencia.

    Programa oficial de la investidura

    10.00 – 10.30 horas. Abdicación de la reina Beatriz en el Palacio Real de Ámsterdam

    Estarán presentes, entre otros, los presidentes del Senado y el Congreso, así como los ministros y algunos miembros de la familia real holandesa. La reina pronunciará un breve discurso y firmará el Acta de Abdicación, que será también ratificada por Guillermo y Máxima.

    Tras la firma de este acta, el príncipe de Orange será rey y su madre ostentará el título de Alteza Real princesa Beatriz de los Países Bajos. La hija de los recién convertidos reyes, la princesa Catharina-Amalia, pasará a ocupar el primer lugar en la sucesión al trono y tendrá como tal el título de princesa de Orange.  

    10.30 -10.50 horas. Saludo desde el balcón

    El rey Guillermo, la reina Máxima y la princesa Beatriz saldrán al balcón del Palacio Real, donde madre e hijo leerán un breve discurso seguido del himno nacional. Las tres hijas, Catharina, Alexia y Ariane saldrán al balcón a saludar a las casi 20.000 personas que van a ver en directo esta histórica escena.

    13.50 horas. Salida del rey y su séquito a la Iglesia Nueva

    14.00 - 15.30 horas. Juramento e investidura del rey

    En los Países Bajos, el nuevo rey no es coronado, sino que se le toma juramento y es investido, tal y como recoge la Constitución holandesa. Es decir, no llevará nunca corona en la cabeza ni regalías como un cetro, estandarte o espada real que estarán depositadas en una mesa auxiliar.

    En esta ceremonia, Guillermo jurará fidelidad al Estatuto y la Constitución y el fiel desempeño de su cargo, y vestirá un frac con corbata blanca sobre el que se pondrá un manto real que ha venido utilizándose desde 1815.

    Acudirán los representantes de las monarquías europeas, entre ellos los príncipes de Asturias, Felipe y Matilde de Bélgica, Federico y Mary de Dinamarca, Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo, Haakon y Mette-Marit de Noruega, Carlos y Camilla del Reino Unido y Victoria y Daniel de Suecia. También estarán presentes los príncipes de Tailandia y Naruhito y Masako de Japón -que no acudió a la cena de este lunes-, en el que será el primer viaje oficial de la princesa en once años.

    16.30 - 17.30 horas. Recepción de autoridades, familias reales y de los miembros de los Estados Generales en el Palacio Real

    19.30 horas. Canción del rey y travesía real por las aguas del río Ij

    21.30 horas. Cena oficial en el Palacio de la Música a la que están invitados Felipe y Letizia.

    21.15 - 24.00 horas. Baile del rey y Noche del rey

    Organizado para el pueblo holandés. Entre 50.00 y 70.000 personas disfrutarán de un variado programa de arte y cultura adecuado a la solemnidad de la ceremonia que ha tenido lugar por la mañana.

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios