La princesa Letizia ni comulga ni hace la reverencia protocolaria en el homenaje a Don Juan de Borbón
  1. Casas Reales
CASAS REALES

La princesa Letizia ni comulga ni hace la reverencia protocolaria en el homenaje a Don Juan de Borbón

La Familia Real –incluida la infanta Cristina– asistió al completo al tan esperado acto conmemorativo del centenario del nacimiento de Don Juan de Borbón. Según fuentes

Foto: La princesa Letizia ni comulga ni hace la reverencia protocolaria en el homenaje a Don Juan de Borbón
La princesa Letizia ni comulga ni hace la reverencia protocolaria en el homenaje a Don Juan de Borbón

La Familia Real –incluida la infanta Cristina– asistió al completo al tan esperado acto conmemorativo del centenario del nacimiento de Don Juan de Borbón. Según fuentes presentes, no se apreció gran fervor religioso por parte de la princesa Letizia, que ni comulgó –un acto ciertamente personal y voluntario– ni tampoco hizo la reverencia al Santísimo, algo que en cambio sí sorprendió, ya que esta inclinación es una cuestión meramente protocolaria y no un acto de fe.

El acto se celebró en la Capilla del Palacio Real. A él no faltó ni una personalidad política e institucional del panorama actual y pasado para mostrar apoyo a la Familia Real en uno de los momentos más difíciles de la monarquía española. La ceremonia consistió en una emotiva misa a cargo del arzobispo Juan del Río, en la que trasladó la "gratitud y reconocimiento" que España "debe" a don Juan.

A pesar de las posibles críticas que pudo suscitar la actitud de Letizia, los Príncipes disfrutaron del acto y se sintieron muy cómodos. Mientras que el Rey abandonó el Palacio después de la misa, que dio comienzo sobre la una del mediodía y duró aproximadamente 45 minutos, don Felipe y su esposa se quedaron al posterior cocktail, hasta cerca de las cuatro de la tarde.

Sorprendió, además, el gesto de la infanta Cristina en el evento. Terminó el acto muy seria y con los ojos llorosos. Abandonó la sala aparentemente molesta con algo y de forma apresurada. De hecho, la Reina siguió sus pasos como si quisiera consolarla.

La infanta Cristina vuelve a la ‘agenda real’

Lo hizo junto a los Reyes, los Príncipes y la infanta Elena. Acompañados por los representantes de todos los poderes del Estado, en un acto de claro apoyo a la Familia Real, recordaron este jueves a Don Juan de Borbón en el centenario de su nacimiento, en una misa en el Palacio Real en la que se ha elogiado su "patriotismo y sentido del deber" y su "constante servicio a los demás", una tarea "ardua y difícil" que desempeñó entendiendo que "reinar es siempre servir". Así lo destacó el arzobispo castrense, Juan del Río, en la homilía en la Capilla del Rey, ante los más de 220 invitados que han arropado a la Familia Real en esta misa conmemorativa. A ella asistieron el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, los presidentes del Congreso, Jesús Posada, del Senado, Pío García-Escudero, del Tribunal Supremo y el CGPJ, Gonzalo Moliner, y del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.

También acudieron el exjefe del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero y Adolfo Suárez Illana, en representación de su padre, el primer presidente del Gobierno de la democracia. A la misa asistieron personalidades vinculadas a la figura y la vida del padre del Rey, miembros de la Casa del Conde de Barcelona y de su Consejo Privado, así como la enfermera que lo cuidó en la Clínica Universitaria de Navarra, donde falleció. Apenas hubo ningún empresario español importante en el acto. Existió, eso sí, representación de la familia portuguesa que regenta el banco Espirito Santo. 

Los Reyes, que fueron los últimos en entrar en la capilla, presidieron la misa desde un dosel litúrgico. A su derecha, se encontraban, en sendas sillas, los Príncipes de Asturias, que acudieron sin sus hijas, la infanta Leonor, segunda en la línea de sucesión al trono, y la infanta Sofía. En la primera fila de bancos ubicada frente al altar y la más cercana a los Reyes, se situaron las hermanas de Don Juan Carlos, las infantas Pilar y Margarita, y las hijas de los monarcas, la infanta Elena, que estuvo acompañada de su hijo mayor, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos, y la infanta Cristina, que ha ido sola.

Esta ha sido la primera actividad oficial de la infanta Cristina desde octubre de 2011, cuando acudió junto a su marido al desfile de la Fiesta Nacional. Dos meses después, salió a la luz la investigación a Iñaki Urdangarin, que hizo que fuera apartado de los actos de la Familia Real por su conducta "no ejemplar".