La tripita posparto de Kate Middleton, motivo de polémica en Inglaterra
  1. Casas Reales
critican su figura y el pueblo la defiende

La tripita posparto de Kate Middleton, motivo de polémica en Inglaterra

El baby boom sigue dando que hablar. Y más que el heredero, es la madre la que sigue protagonizando titulares y no todos buenos. La última controversia ha surgido tras unas duras críticas a su aspecto físico tras convertirse en madre

Foto: Imagen de la presentación del hijo de los duques de Cambridge
Imagen de la presentación del hijo de los duques de Cambridge

El baby boom sigue dando que hablar. Y más que el heredero, es la madre la que sigue protagonizando los artículos que estos días marcan la pauta tanto en las revistas del corazón como en los periódicos más reputados del país. Las fotos de Guillermo y Kate presentando al retoño a la salida del hospital han servido para analizar al detalle gestos, miradas, vestidos e incluso peinados. Las comparaciones con la foto que dejó en su día Lady Di han dado para mucho y no han faltado consejos para los recién estrenados padres. Pero la revista OK! ha ido demasiado lejos y el tema elegido para su portada ha causado un auténtico revuelo. Tan sólo unas horas después de que Catalina diera a luz al futuro rey, la revista publicó un especial sobre el régimen post parto y las lectoras, lejos de agotar los ejemplares en los quioscos, han puesto el grito en el cielo.

Las llamadas al boicot no se han hecho esperar. La conocida locutora Katy Hillel, expresentadora del programa Blue Peter de la BBC, ha sido la que ha tomado el mando y, a través de las redes sociales, ha pedido a todas las madres que se unan a la campaña “contra la figura perfecta tras el parto”. La presión, según explica, que reciben hoy en día las mujeres para tener un vientre plano como las estrellas de Hollywood nada más salir del hospital ha tocado un límite.

"Creo que todas las madres deberían boicotear @OKMagazine por su portada un día después de que #Kate haya dado a luz", señala en su cuenta de Twitter. Como documento gráfico aporta una foto suya dos meses después de haber dado a luz en la que aún se aprecia la natural barriguita. “Para las nuevas mamás. Si la portada de OK te ha hecho sentir mal, aquí me tienes dos meses después del parto. HEMOS CREADO UN SER HUMANO!”.

Imagen de la presentación del hijo de los duques de cambridgeEn cuestión de minutos, mujeres a ambos lados del Atlántico han seguido su ejemplo y han empezado a colgar fotos de sus figuras tras traer al mundo a sus pequeños. “Estoy realmente emocionada, no pensé que se iba a montar todo esto”, señala la locutora. En su primera aparición convertida en mamá, la duquesa de Cambridge lució un vestido azul con lunares blancos que no disimulaba las curvas de su cuerpo. Las organizaciones de padres y madres –un fenómeno que ha crecido considerablemente en la última década en el Reino Unido para apoyar el parto natural- elogiaron a la joven por no tener miedo a mostrar su figura post-parto.

Siobhan Freegard, fundadora de Netmums, la web más importante del país para padres, recalcó que la duquesa había disipado el "mito de que todas las madres deben estar perfectas tras dar a luz. En un par de minutos posando a las puertas del hospital, Kate ha hecho más para subir la autoestima a las madres primerizas que cualquier otro modelo a seguir”, recalcó.

Por su parte, la revista OK! ha pedido disculpas y asegura que tanto la portada como la entrevista del interior con el entrenador personal de Kate sólo querían promover un plan para ponerse en forma. Norte y Shell, propiedad de Richard Desmond, emitió un comunicado en el que señalaba que la joven es “una de las grandes bellezas de nuestro país”. “A nuestros lectores les encanta. Al igual que el resto del mundo, nos sentimos muy conmovidos por su resplandor cuando ella y Guillermo presentaron al mundo al Príncipe de Cambridge. En ningún momento quisimos ser críticos con su apariencia. Si esto fue mal entendido, pedimos disculpas. No era nuestra intención”, señala el texto.

Un mal referente para el príncipe de Cambridge

Mientras que su madre sigue siendo por tanto todo un referente, en palacio lo único que desean es que su hijo no siga los pasos de su antecesor. Mucho se ha hablado estos días de los nombres elegidos para el heredero. Todos ellos rinden tributo a respetados hombres de la realeza, empezando por el padre de la reina Isabel II. Pero de lo que no se comenta es del título que ha recibido el retoño. Y es que, el último Príncipe de Cambridge que tuvo Inglaterra no fue precisamente un ejemplo… al menos en su vida personal.

En asuntos de estado, el Prince George de Cambridge –nieto de George III- era un tradicionalista rígido, pero de puertas para dentro su vida amorosa fue siempre objeto de escándalo público. Rechazó una futura reina como esposa, engendró tres hijos fuera del matrimonio, se casó con su amante en un matrimonio considerado ilegal y luego la abandonó por otra.

Nacido en Hanover, Alemania, en 1819, pasó a comandar el ejército británico durante 39 años. Se debía haber casado con la princesa Victoria de Kent, la futura reina. Pero en lugar de eso, tuvo dos hijos con la actriz y bailarina Sarah Louisa Fairbrother, con quien se casó en una ceremonia declarada ilegal bajo el acta 1772 cuando ella estaba embarazada de su tercer hijo. Luego la abandonó por Louise Beauclerk, con quien estuvo 30 años.

Sarah Fairbrother nunca fue reconocida por la reina Victoria o la familia real y sus hijos no heredaron ningún título. Después de su matrimonio, en 1847, se llamaba a sí misma la señora Fitzgeorge, el nombre adoptado por sus hijos.

Cambridge Reino Unido Inglaterra
El redactor recomienda