El posado 'pactado' de los Príncipes de Asturias para evitar a los manifestantes
  1. Casas Reales
LA CASA DEL REY ROGÓ DISCRECIÓN A LA PRENSA

El posado 'pactado' de los Príncipes de Asturias para evitar a los manifestantes

A raíz del estallido del Caso Nóos, los miembros de la Familia Real empezaron a ser el objetivo de varias protestas en contra de la Corona

placeholder Foto:

“Los abucheos no nos preocupan, pero sí nos molestan”. Esta era la respuesta de la Casa del Rey hace un mes ante las constantes manifestaciones que mostraban su discrepancia con la institución y que ya habían arremetido contra los Príncipes de Asturias y la Reina (memorables fueron los cánticos de “Sofía, la olla está vacía” el pasado mes de mayo en Mérida).

Por eso, en esta ocasión, Casa Real no estaba dispuesta a que aquellos que “molestan con su falta de educación” perturbaran el famoso posado de don Felipe y doña Letizia con sus hijas en Palma. Esta veztodo estaba atado y nada se había dejado al azar porque el objetivo estaba claro: impedir que cualquier miembro de la Familia Real sea nuevamente abucheado.

Para ello se fraguó una minuciosa estrategia de modo que los medios gráficosfueron convocados por mensaje apenas unas horas antes del posado de los Príncipes. Con ello se intentaba evitarque posibles manifestantes tuvieran tiempo para movilizarse. Asímismo, la Casa del Rey rogó discreción a la prensa hasta una vez finalizado el posado.

Tal es el punto de esta estrategia que ni siquiera los propietarios de La Granja de Esporlas tenían conocimiento de la visita real hasta momentos antes de producirse. Se eligió una hora cercana al cierre para que el lugar estuviese lo menos concurrido y a los medios se les prohibió la salida del recinto hasta que los Príncipes no se marcharon.

De esta manera, una vez hechas las fotografías,muchos de los fotógrafos que querían abandonar el lugar para cumplir con otros compromisos, se vieron obligados a esperar a que don Felipe terminase la animada charla que mantenía con los periodistas de ABC y La Vanguardia. Se trataba, en definitiva, de mantener ocultos la mayoría de los detalles que rodeaban al célebre posado.

Algunos de los asistentes a la cita con los Príncipes coincidían en apuntar que “todo había sido muy forzado, sin naturalidad” e incluso estabanmilimétricamente “medidos los puntos en los cuales se tomaban las fotos”.

Por la dañada imagen de la Corona

La estrategia de Casa Real respondía a un motivo. Con el estallido del caso Nóos, la imagen de la institución se ha visto muy deteriorada. Fue a partir de la imputación de Iñaki Urdangarin cuando los miembros de la Familia Real empezaron a ser el objetivo de manifestantes republicanos.

Ya el año pasado, mientras los Príncipes y las infantas Leonory Sofía se dejaban fotografiaren el tren turístico de Sóller, hubo algunos manifestantesque mostraron su disconformidad con la Corona enturbiandoel veraniego posado real.

Caso Nóos Casa Real Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda