Logo El Confidencial
y con las últimas informaciones publicadas

El Príncipe, molesto con la actitud de Letizia

Las últimas informaciones publicadas sobre una posible crisis en su matrimonio no ha sentado bien al Heredero. Tampoco cómo lleva su esposa estas críticas y el hecho de que 'desaparezca' siempre que tiene ocasión para "hacer sus cosas", como así confirma

Foto: El príncipe Felipe, en una imagen de archivo (I.C.)
El príncipe Felipe, en una imagen de archivo (I.C.)

El príncipe Felipe está molesto con las informaciones que se publican sobre su estabilidad matrimonial. También lo está con su esposa, que ha dejado claro que va a lo suyo, incluso cuando sus hijas sí cumplen con su papel de infantas saludando al presidente de Gobierno tras su almuerzo con los Reyes en Marivent. Para entonces, la Princesa ya había desaparecido de la isla con rumbo a Madrid para “hacer sus cosas”, como así confirman a Vanitatis desde Zarzuela.

Desde el gabinete de comunicación de la Casa del Rey no se da más información que la habitual. Esa coletilla que repiten hasta la saciedad cuando no saben exactamente qué decir ni dónde está la consorte con precisión: “No hay agenda institucional y, por lo tanto, los desplazamientos de doña Letizia los desconocemos”.

Y se zanja el tema. No hay más que hablar, porque en el momento en el que se alude a su agenda privada, no se informa de nada a pesar de que esta intimidad sea a costa de los presupuestos generales. El Príncipe es consciente de ello y de ahí su malestar, ya que la repercusión pública de las decisiones de su mujer suelen ser muy criticadas.

Pero lo que hasta hace poco parecían escapadas en solitario y sin mayores complicaciones, ahora sí que hay un trasfondo importante. Los medios más conservadores y miembros del propio Gobierno cuestionan el papel de “liberada” de la princesa de Asturias. Más aún en los tiempos que corren, sobre todo porque ahora cada movimiento de la Primera Familia se mira con lupa por parte de los ciudadanos y de los partidos políticos. El Rey en Madrid sin agenda oficial, la reina en Mallorca con acciones solidaria, la infanta Elena perdida, y su hermana Cristina ejerciendo de señora Urdangarin. Y, mientras tanto, los Príncipes en paradero desconocido y con la rémora de su separación en el horizonte.

Esta vez sí que parece que todo esto afecta al Heredero, que siente que este tema también se le puede ir de las manos como ha sucedido con otros asuntos de la Familia. Es más, es muy posible que pueda haber filtraciones para que la imagen “secreta” de los Príncipes con sus niñas aparezca en una revista del kiosco rosa. La tónica habitual siempre ha sido proteger su intimidad de miradas ajenas pero, en ciertas ocasiones, la estrategia a seguir es dejar trabajar a los reporteros y paparazzi, que buscan el paradero del que está llamado a ser próximo rey de los españoles.

Por eso, tras la información del pasado domingo en ABC -un medio nada dudoso del apoyo incondicional a la Monarquía y a la jefatura del Estado-, la maquinaria institucional se ha puesto en marcha. En esta publicación se trataban las escapadas de la mujer del Heredero como un posible conflicto de intereses en el matrimonio, algo que no sería bueno para la estabilidad de la corona española y del país en general. Esto lo saben tanto en Zarzuela como en el propio Gobierno, que ya han dado instrucciones en este sentido para minimizar las posibles consecuencias negativas de este rumoreado distanciamiento.

De hecho, este mismo martes ABC rectifica su información sobre los rumores de crisis y ya hablaba de "una crisis en la percepción pública del matrimonio motivada por la interpretación errónea de determinados hechos", citando a una persona muy próxima al Príncipe de Asturias que prefiere permanecer en el anonimato.

La prensa extranjera ya se ha hecho eco de los desmanes de Urdangarin. También se han centrado en la posible imputación de  “Cristina de España” (así la llaman) y su divorcio avalado por la supuesta doble vida del Duque de Palma. Si no se frena ahora la bola de nieve, ésta podría convertirse en alud. Y así, ya hay órdenes de aplicar cortafuegos contra este tipo de informaciones. Por primera vez, desde el propio gabinete de comunicación, explican que hay libertad para escribir lo que cada uno considere oportuno con la información que disponen. Eso sí, su versión siempre será la misma: “Están de vacaciones y tan felices”. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios