Logo El Confidencial
se le aplica un descuento por familia numerosa

La infanta Cristina se hará cargo de los más de 100.000€ del colegio de sus hijos

La hija mayor del Rey sufragará de su bolsillo el elevado coste del colegio de sus hijos en Suiza. Lo hará con los sueldos que recibirá de la Fundación La Caixa y la Fundación Aga Khan

Foto: Los hijos de los duques de Palma, en una imagen de archivo (I.C.)
Los hijos de los duques de Palma, en una imagen de archivo (I.C.)

Para la infanta Cristina, su nueva vida ya ha comenzado. Ginebra es su nuevo destino, junto a sus cuatro hijos, donde comenzará su nueva etapa personal y profesional. La más importante es la primera. Su nuevo cambio de residencia se interpreta a ojos de todos como una huida para alejar a sus hijos de la complicada situación judicial que vive su padre a raíz de su imputación en el caso Nóos en España y que tanto estupor ha levantado en su contra. Suiza se convierte así en la tercera residencia de la Infanta en tres años. Desde que regresara de Washington, su estancia en Barcelona ha sido para ella una pesadilla, consciente del rechazo que sufre por parte de la población por las maniobras de su marido. Y para sus hijos, su vuelta al país, del que su abuelo es soberano, no ha sido mucho mejor. Según cuentan personas de su entorno, han sido víctima de comentarios de mal gusto en clara referencia a los embrollos de su padre por parte de algunos de sus compañeros de clase.

Una situación insostenible a la que doña Cristina ha puesto punto y aparte poniendo tierra de por medio. La vida de los pequeños allí será diferente, sobre todo, a lo que a nivel escolar se refiere. Juan, Pablo, Miguel e Irene no podrán continuar con su formación en el Liceo Francés, lo cual sí hicieron en Washington, porque esta escuela no tiene centro en Ginebra. De ahí que su madre se haya decantado por otra alternativa, no de menos calidad. Los nietos del Rey estudiarán el presente curso escolar en el Colegio Internacional de Ginebra, uno de los más prestigiosos del país, lo que también significa del mundo. Según las tarifas del centro, la nueva educación de los Urdangarin Borbón costará unos 100.000 euros anuales, los cuales hará frente la infanta Cristina con su sueldo en la Fundación La Caixa y con los honorarios que percibe también por su colaboración en la Fundación Aga Khan. Esta cifra se incrementará notablemente porque el precio de matrícula no incluye libros de texto, servicio de comedor, viajes de estudios ni actividades extraescolares. La cifra redonda ya tiene el descuento que le han debido hacer a la Infanta por ser familia numerosa. El centro ofrece un 10 % de descuento para el tercer hijo y un 15% para el cuarto. Además, podrá ahorrarse, seguramente, el suplemento de transporte pues la vivienda unifamiliar que ha alquilado la hija del Rey está muy cerca del nuevo colegio de los niños.

La propia Infanta se ha ocupado personalmente de la nueva escolarización de los niños. Siempre se ha preocupado mucho por su educación y ha exigido una serie de requisitos a la hora de seleccionar los colegios. Uno de ellos es la formación bilingüe. Doña Cristina no quiere que sus hijos abandonen el aprendizaje del francés y en la Escuela Internacional de Ginebra (también conocida como Ecolint) los niños no sólo continuarán su formación en el idioma del país vecino, sino que lo harán también en inglés. Además, este centro presenta diversas actividades extraescolares, tanto culturales como deportivas, que podrían resultarle a la duquesa de Palma muy interesantes, tales como teatro, artesanía, bádminton, música, tenis de mesa, baloncesto… Las instalaciones están más que equipadas. Cuentan con campos de fútbol de césped artificial y varias pistas de atletismo.

Imagen del Colegio Internacional de Ginebra
Imagen del Colegio Internacional de Ginebra

El coste de la educación de los nietos reales en Ginebra superará ampliamente el de Barcelona. Si el Liceo Francés tenía un precio anual de unos 5.000 euros por niño en la ciudad suiza el coste medio sólo de la matrícula supera los 20.000. Una cifra que podría llegar incluso a duplicarse si, como sucede en estos centros hiperelitistas, las actividades extraescolares copan el horario libre de los niños.

La situación de Iñaki

Además, si todo va bien, Urdangarin podría empezar a sumar ingresos a la familia, lo cual no hace desde que Telefónica diera por finalizado su contrato hace un año. Según Mariángel Alcázar, al duque de Palma se le habrían abierto algunas puertas en el campo de los seguros corporativos internacionales. De este modo, podría compaginar su trabajo con la vida a caballo entre Ginebra y España. Aunque el yerno real permanecerá grandes periodos de tiempo junto a su mujer y sus hijos en el país de los Alpes, deberá seguir residiendo legalmente en España para estar a disposición de lo que la instrucción del caso Nóos requiera y para preparar su defensa. 

Además, con la Infanta afincada en Ginebra, deberá ser él quien se haga cargo de la venta del palacete de Pedralbes, lo cual no será nada fácil teniendo en cuenta la elevada suma de dinero que cuesta el inmueble valorado en cerca de 9 millones de euros. Una cantidad que cubriría la fianza que le ha impuesto el juez Castro a Urdangarin si quiere evitar entrar en prisión.

Aunque la distancia no hará que los graves problemas de la Infanta se evaporen sí servirá para escapar de la presión social y de ese “martirio mediático” (palabras textuales de Zarzuela) al que se ve sometida en España. El elevado coste –no sólo económico, que también será determinante– de cambiar de trabajo, de residencia, de amistades e incluso modificar la formación de sus hijos, es para ella un mal necesario ante la "insoportable" situación que vive su familia.
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios