Logo El Confidencial
ha pasado desapercibida hasta este martes

Los apoyos de los duques de Palma en el exilio: les visita la infanta Elena en Ginebra

Poco a poco, los detalles del traslado de la infanta Cristina y sus cuatro hijos a tierras suizas se van conociendo. Después de anunciarse que la

Foto: Las infantas Cristina y Elena, en una imagen de archivo (I.C.)
Las infantas Cristina y Elena, en una imagen de archivo (I.C.)

Poco a poco los detalles del traslado de la infanta Cristina y sus cuatro hijos a tierras suizas se van conociendo. Después de anunciarse que la hija menor del Rey pondría rumbo a Ginebra gracias a la ayuda prestada por el monarca Karim Aga Khan, íntimo amigo de la infancia de don Juan Carlos, los medios de comunicación centraron su atención en conocer cómo será su nueva vida alejada supuestamente de su marido, Iñaki Urdangarin, que todavía debe hacer frente a sus problemas con la justicia en España. No obstante, la duquesa de Palma no ha viajado sola a Ginebra y, además de su esposo, su hermana Elena también ha querido acompañarla los primeros días para poner a punto todos los preparativos de su traslado.

La duquesa de Lugo llegó el jueves a tierras ginebrinas. La primogénita del Rey ha sido ‘cazada’ por una de las seis agencias que se han trasladado hasta allí para informar paso a paso de los movimientos de la familia Urdangarin, como así han hecho cuando los duques de Palma acompañaban a sus cuatro vástagos en su primer día de escuela, cuando el yerno del Monarca realiza la compra en un supermercado local o cuando despedían las vacaciones disfrutando de un relajante día en el emblemático lago Lemán. Tareas de la vida cotidiana que han sido debidamente inmortalizadas por los paparazzi y también por el propio Urdangarin, que ha fotografiado con su iPad a los profesionales gráficos que seguían sus pasos, no se sabe con qué intenciones.

No obstante, la infanta Elena e Iñaki Urdangarin no estarán solos por mucho tiempo en su labor de protección y apoyo. En breve se espera la llegada de la madre del duque de Palma, que ha decidido trasladarse a Suiza para pasar una temporada junto a su nuera y sus nietos. La difícil situación por la que atraviesa la familia Urdangarin desde que se dieran a conocer las presuntas actividades delictivas del duque de Palma al frente del Instituto Nóos ha hecho que su madre se vuelque en ellos, al entender que todo esto responde a un vil plan para inculpar a su hijo. Mientras que la Justicia dilucida su grado de responsabilidad, éste deberá permanecer en suelo español al menos durante 182 días al año.

Los 600.000 euros de la infanta

600.000 euros. Esta es la cifra que está en boca de todos y que corresponde al montante anual que percibirá la infanta Cristina por su labor en la Fundación la Caixa y en la Fundación Aga Khan. El líder de los ismaelitas, Karim Aga Khan IV, decidió igualar la cifra de 300.000 euros que ofrece la entidad bancaria a la hija menor del Rey por sus servicios en Suiza cuando don Juan Carlos levantó el teléfono solicitando su ayuda.

Una ingente suma de dinero que ha sido duramente criticada al entender que es impropia de una persona que velará por el cumplimiento de diversos proyectos humanitarios llevados a cabo en países en vías de desarrollo y que se sustenta en el trabajo de cientos de voluntarios. Ante tales críticas, la Caixa ha querido desvincularse asegurando en un comunicado que “la infanta se va con el mismo sueldo que cobraba en Barcelona que, como todo el mundo sabe es de 300.000 euros anuales, y con tres billetes de avión al año, de ida y vuelta, entre Barcelona y Ginebra. Eso es todo”, zanjan tajantemente. Con ello, acaban con los rumores que apuntaban a que era la entidad bancaria la encargada de sufragar los gastos de residencia, educación y transporte de la familia Urdangarin durante su periplo suizo.

Los préstamos de la polémica

No obstante, las críticas generadas por las cifras que maneja actualmente la infanta Cristina no son nada comparadas con aquellas voces de reproche hacia los préstamos que habría realizado el Rey a su yerno. Tal y como publica este martes El Confidencial, Urdangarin solicitó la ayuda económica de su suegro y de sus padres para afrontar la adquisición del polémico palacete de Pedralbes de Barcelona, valorado en cerca de 9 millones de euros y que es considerado el símbolo de las supuestas “acciones poco decorosas” del exdeportista.

El informe de la Agencia Tributaria que está en manos del juez José Castro detalla que el 30 de julio y el 29 de septiembre de 2004 el Rey realizó dos transferencias bancarias a su yerno y su hija menor por valor de 1,2 millones de euros. No todo el dinero se destinó a Pedralbes, ya que Urdangarin también pensó en su, por aquel entonces, socio Diego Torres y le prestó 400.000 euros para que pudiese adquirir su propia residencia en la Ciudad Condal. Ante la publicación de dichas cifras, el departamento de prensa de Zarzuela se ha apresurado a matizar que estas transferencias fueron anotadas como un “préstamo ante notario” del Rey y que estos movimientos también fueron debidamente declarados ante Patrimonio Nacional. Estos 1,2 millones de euros se sumaban así a los poco menos de 500.000 euros que los padres de Iñaki Urdangarin “donaron” a su hijo.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios