El Príncipe y su suegra, Paloma Rocasolano, evidencian su buena relación en el teatro
  1. Casas Reales
NO PUSIERON PROBLEMAS PARA DEJARSE FOTOGRAFIAR

El Príncipe y su suegra, Paloma Rocasolano, evidencian su buena relación en el teatro

La sintonía que existe entre don Felipe y su suegra es muy diferente a la que mantiene la Princesa con sus cuñadas y los Reyes, con los que sólo se deja ver en los actos oficiales de Casa Real

Foto: Los príncipes de Asturias y Paloma Rocasolano en el teatro viendo 'Toc toc'
Los príncipes de Asturias y Paloma Rocasolano en el teatro viendo 'Toc toc'

Hace unos días, el Príncipe, su mujer y la madre de esta se fueron a la Gran Vía de Madrid, al teatro Príncipe, a ver Toc Toc, una obra en clave de comedia donde seis personajes con trastornos obsesivos compulsivos(TOC)coinciden en la consulta de un psiquiatra. Llegaron los tres a plena luz del día, con el consiguiente revuelo entre los asistentes. Según algunos de los presentes con los que Vanitatis ha hablado, el Príncipe estuvo muy simpático; Letizia, vestida de rojo, algo más sobria, aunque sin problemas para dejarse fotografiar, y Paloma Rocasolano, observándolo todo.

Los Príncipes y compañía se sentaron en el patio de butacas, en la fila doce y centrados. La Princesa se sentó en el medio, flanqueada a la izquierda por su marido y a la derecha, por su madre. Hasta que comenzó la representación, mantuvieron una conversación a tres bandas, en la que se pudo ver al yerno pendiente en todo momento de su suegra, intercambiando risas con ella. Una relación muy cercana y muy diferente a la que la Princesa mantiene con sus cuñadas y con la Reina, con las que nunca se la ha visto en una situación de este tipo.

Las apariciones públicas de la Princesa con su familia política fuera de actos institucionales son prácticamente nulas, y menos desde que Palma y Marivent ya no existen en el calendario de los Borbón como centro de reunión veraniega. Salvo las fotos oficiales de la Reina con todos los nietos en la entrega de diplomas en el club de Calanova este verano –en las que la nuera aparecía de refilón–, no hay reuniones lúdicas de ningún tipo. Letizia tira para su lado y el marido la sigue. Y más desde que los desencuentros conyugales se convierten en noticia y afectan de nuevo a la Institución, con el consiguiente mosqueo para el titular de la Corona, quien mantiene una relación poco profunda con su nuera.

En cambio, la relación del Príncipe con sus suegros es excelente y, sobre todo, con Paloma Rocasolano, quien, además de pasar temporadas en casa de su hija, es la que supervisa el día a día de las infantas Leonor y Sofía cuando no están sus padres. El heredero se entiende muy bien con ella, que no sólo ejerce de mediadora ante los cambios bruscos de carácter de la Princesa, sino que comparten aficiones, como el cine y el teatro. También viaja con ellos, aunque no salga en la foto –la enfermera siempre ha hecho gala de una gran discreción–.

placeholder
Príncipes de Asturias
El redactor recomienda