La operación del Rey ha concluido con éxito a las 23:30 horas de la noche
  1. Casas Reales
cenarán juntos a la espera de saber su estado

La operación del Rey ha concluido con éxito a las 23:30 horas de la noche

Doña Sofía ha sido la primera en llegar a la Clínica Quirón para acompañar al Rey durante su operación de la cadera izquierda. Minutos después llegaba la infanta Elena

La operación de cadera del Rey ha sido "todo un éxito". El Jefe de Estado ha permanecido en quirófano al cuidado del doctor Miguel Cabanela y su equipo en torno a tres horas, hasta las 23:30 horas de la noche. Javier Ayuso, responsable de comunicación de Casa Real ha dado a conocer el resultado óptimo de la intervención mediante una rueda de prensa ante varios medios y profesionales de la información. La Reina, la infanta Elena y los príncipes de Asturias, que se habían desplazado hasta la clínica Quirón para arropar al Monarca, se han marchado tras conocer los detalles de la operación.

La Reina fuela primera en acudir a la clínica Quirón para estar junto a su maridoen estos momentos. A las 20:20 horas, minutos antes de que se iniciara la intervención en la que se le sustituiríala prótesis de la cadera izquierda–el Monarca ya se encontrabaen el quirófano–, Doña Sofía llegaba al centro hospitalario y accedía al mismo por la puerta principal. En ese momento,un hombre desnudo ha gritado ante las puertas del hospital, y a escasos metros de doña Sofía: "No a los crímenes secretos de la CIA".

Minutos después llegaban la infanta Elena y, en representación del Gobierno,la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Desde ese momento, eran los príncipes de Asturias los más esperados. Estos se hicieron de rogar y no accedieron al interior del centro médico hasta pasadas las 22:30 horas.Según han indicado a Vanitatis, todos elloscenarán con la Reina, mientras intervienen al Rey y se informe del resultado de la intervención.

La llegada del Rey

Manifestante que ha boicoteado la llegada de la Reina a la QuirónEran las 15:00 horas. Las medidas de seguridad resultaban mucho más visibles el día anterior y la misma mañana. El Rey llegaba a la clínica Quirón de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y saludaba por la ventana del copiloto de un Volkswagen Touareg mientras accedía al garaje del centro hospitalario. Normalidad absoluta dentro y fuera del centro médico. Tan sólo miembros de Médicos sin Fronteras, que habitualmente se encuentran entregando información de la organización. No hubo cancelaciones médicas para el resto de los pacientes y la vida cotidiana del hospital ha seguido su marcha. Varias de las personas que se encontraban en ese momento en las inmediaciones del hospital aplaudían el gesto de quien hubiera tomado esa decisión. También se mostraban conformes con que la operación se realizara en España y no en la clínica Mayo en Estados Unidos. "Tenemos una sanidad espléndida y, por lo tanto, hubiera sido un mal ejemplo", aseguraban.

Se ha habilitado una zona especial para el Jefe del Estado, pero no una planta, como se ha dicho, ya que dadas las características del centro resultaría imposible. Según han explicado a Vanitatis desde el propio centro hospitalario, "se han efectuado los cambios normales que requiere un paciente de estas características, muchos de ellos de protocolo, pero nada fuera de lo extraordinario. Se ha seguido dando hora a los pacientes y las recogidas de informes funcionan como siempre". El Rey no es un paciente más, pero no ha habido cambios estructurales de calado, salvo la habilitación de una sala de prensa que facilite el trabajo a los profesionales de los medios que seguirán in situ la intervención, además, por supuesto, de las peticiones del doctor Cabanelas.

A las 14:30 horas llegaba la avanzadilla, con Javier Ayuso a la cabeza. El jefe de Prensa de Zarzuela no ha hecho valoraciones previas, aunque sí una vez que el Rey había ingresado. Anunció que cuando se inicie la operación se daría el primer comunicado. Se calcula que podría ser sobre las 19:30 horas. Tras la intervención, será el especialista el que informe directamente en rueda de prensa.

Ya habían avisado a los medios que el coche en el que viajaba su Majestad entraría directamente al aparcamiento sin parar. Esos últimos metros los ha recorrido despacio y con la ventanilla bajada, lo que le ha permitido contestar a los periodistas, que se interesaban por el estado de ánimo del Monarca. “Muy bien. Ahí voy”, indicaba don Juan Carlos.

Una vez en el quirófano

La intervención, bajo anestesia general, correrá a cargo del prestigioso cirujano Miguel Cabanela, ayudado por su colaborador habitual en la Clínica Mayo de Minnesota, el estadounidense Robert Trusdale, y con presencia del traumatólogo Ángel Villamor.Este facultativo fue el que le implantó el pasado 23 de noviembre la prótesis que ahora tendrá que ser sustituida debido a la infección.

En el quirófano, Cabanela habrá de decidir si conviene sustituirla en una sola intervención o en dos, la primera para cambiar la prótesis por una temporal, recubierta de antibióticos, y la segunda, al cabo de unas ocho semanas, para implantarle la definitiva.

Último acto como Rey hasta nuevo aviso

“Normalmente no venís tantos, mucho debe gustaros”.Bromeando, así es como ha recibido el Rey a la prensahoras antes de su ingreso en la Clínica Quirón.Con este comentario, don Juan Carlos ha mostrado lo excepcional de este acto cuando iba a serintervenido en las proximas hotas sde la cadera izquierda.

Con muletas y visiblemente animado, el jefe de Estado ha recibido este mediodía a los nuevos embajadores,entre ellos al de Estados Unidos, Jaime Costos,en un acto que normalmente se desarrolla con todo boato en el Palacio Real y que, en esta ocasión, ha cambiado de escenario y ha durado mucho menos que en ocasiones anteriores. Además,el formato ha sido mucho más sencillopara adecuarlo al estado físico de don Juan Carlos ya que este último esfuerzo físico no se ha podido demorar más porquelos nuevos representantes diplomáticos necesitan sus credenciales para culminar su acreditación en nuestro país.

Junto a Costos, han entregado sus cartas credenciales al Rey los embajadores de Portugal, Luxemburgo, Polonia, Malta, Suiza, Qatar, Macedonia, Líbano, Nueva Zelanda, Vietnam, Irak, Guinea Ecuatorial, Gambia y Guinea.

Rey Don Juan Carlos