El secretario de las Infantas, Garcia Revenga: "No tengo que esconderme de nada"
  1. Casas Reales
acudió a la fiesta de inauguración de zaera

El secretario de las Infantas, Garcia Revenga: "No tengo que esconderme de nada"

Este jueves se celebró en la Milla de Oro de Madrid la inauguración de un nuevo local de copas a la que acudió la mano derecha de las hijas del Rey Juan Carlos

Foto: El secretario de las Infantas, Garcia Revenga: "No tengo que esconderme de nada"
El secretario de las Infantas, Garcia Revenga: "No tengo que esconderme de nada"

Muchos de los que formaron parte de la Movida Madrileña de los ochenta ya tienen un nuevo sitio de reunión y así lo comentaban los invitados que acudieron a la inauguración de Zaera, un local de copas en la llamada Milla de Oro madrileña, cerca de la embajada norteamericana y del domicilio familiar de los Franco. En la fiesta no estuvo ningún representante de la saga pero, esa misma noche, la duquesa de Franco llegaba a su casa mientras en la esquina sonaba la música de Los Secretos alternada con los temas clásicos de U2. Preguntó que de qué trataba el encuentro lúdico y una vez informada pasó del tema. Seguramente habría disfrutado, porque Carmen, al igual que su primogénita, es muy fiestera. Los Franco no estuvieron en la inauguración, pero sí otros muchos como Beba Longoria, los duques de Aveiro, Jaime e Irene, Luis del Valle o Juan Carlos San Briz, cuyo padre, el diplomático Ángel San Briz, firmó la versión española de La lista de Schindler cuando ejercía de embajador en Budapest.

Carlos García Revenga se convirtió en uno de los personajes más atractivos para la prensa que cubría el acto. Esa misma mañana había acompañado en su calidad de secretario personal y, por lo tanto, cumpliendo con sus obligaciones laborales, a la infanta Cristina al hospital Quirón, donde se encuentra ingresado el Rey. Revenga acudió a Zaera porque estaba invitado y además porque, como él mismo aseguró: “No tengo que esconderme de nada”. Saludó a María Zurita, prima de las infantas, y estuvo amable con los periodistas que se le acercaron. No tuvo inconveniente en que le fotografiaran, “porque es un sitio público”. Con sentido del humor llegó a comentar: “Ya veréis como me van a crucificar por estar aquí”, sobre todo por el hecho de estar imputado en Nóos. No hubo malos rollos y la fiesta continuó hasta que la legislación vigente de Ana Botella la dio por concluida.

* Vea todos los asistentes a la fiesta de Zaera

Carlos García Revenga Infanta Cristina
El redactor recomienda