Generación LZ: las damas del periodismo que crecieron junto a la princesa
  1. Casas Reales
esta semana se rencontró con alguna de ellas

Generación LZ: las damas del periodismo que crecieron junto a la princesa

Este martes, la princesa de Asturias se reencontraba con antiguas compañeras de TVE como Pepa Bueno. Pero son muchas las mujeres que le han acompañado en su carrera profesional

Foto: La princesa Letizia junto a algunas de sus excompañeras de profesión en los premios FEMDEPE (I.C.)
La princesa Letizia junto a algunas de sus excompañeras de profesión en los premios FEMDEPE (I.C.)

Este martes, la Princesa de Asturias se reencontraba con antiguas compañeras de trabajo como Pepa Bueno en los premios de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias. Doña Letizia acudió en calidad de presidenta de la organización para conceder los galardones. Entre otras, premió a su también excolega Gemma Nierga con el premio al Medio de Comunicación impulsor de las Mujeres Profesionales por su programa Hoy por hoy de la Cadena Ser. Hacía años que a la Princesa de Asturias no se leveía junto a compañeras de profesión, con las que ha compartido pasillos y que han continuado creciendo profesionalmente una vez que Letizia abandonó el periodismo.

En noviembre de 2003, el anuncio del compromiso matrimonial entre el Príncipe Felipe con una periodista de nombre Letizia Ortiz sorprendió a muchos. Especialmente a aquellos con los que compartía plató en la televisión pública, que no se habían percatado de su romance principesco. Los rumores habían comenzado a circular por las redacciones de los medios días antes de conocerse sus planes de boda. Cuando saltó la noticia el revuelo fue mayúsculo. El por aquel entonces director de los Servicios Informativos de TVE, Alfredo Urdaci, aseguró en su día que se reunió con ella y acordaron que no podría continuar presentando los Informativos: “Dejar el Telediario fue el primer sacrificio de su nueva vida”, aseguró.

Algunas de las excompañeras de Letizia destacan su carácter reservado, pero todos coinciden en que “llevaba el periodismo en la sangre. Era una periodista de raza que había nacido para informar”. Las colegas de profesión que compartieron espacio de trabajo con ella recuerdan bien cómo era esa joven “de paso decidido e ideas firmes, que luchaba por hacerse un hueco en el difícil mundo de la información”.

placeholder

La becaria que luchó por su ‘z’

La Princesa de Asturias comenzó a dar sus primeros pasos en el periodismo de la mano de Luis María Anson, en el diario ABC. Era becaria, pero dejó huella. Antiguos compañeros de redacción recuerdan su titánica lucha con el director del medio por la peculiar ‘z’ que hacía único su nombre. Sus primeras piezas al frente de la sección local de Rivas Vaciamadrid se lanzaron a las rotativas firmadas como Leticia, algo que molestaba sobremanera a la joven en prácticas. Tanto, que “no tuvo reparos en remitirle al propio Anson y al responsable del cierre de la edición una copia de su documento de identidad para confirmar que la ‘z’ de la polémica no era un capricho de juventud”, recuerdan a Vanitatis extrabajadores del citado medio.

Nadie podía vaticinar que esa muchacha se convertiría en la futura reina de los españoles, pero ya se le había cogido cariño. De hecho, tras colocarse la tiara de princesa, el diario le obsequió con un libro en el que se recogían todas sus crónicas, desde aquellas firmadas como Leticia Ortiz como las posteriores con su correspondiente ‘z’ que lehizo especial.

Sin privilegios: una alumna más

Pese a introducirse pronto en el mundo profesional, Letizia continuaba estudiando cuando comenzó a trabajar en ABC. También fue contratada en calidad de becaria en la sección de política internacional de la agencia de noticias Efe y, poco después, entre 1992 y 1993, realizó otras prácticas en el diario asturiano La Nueva España. “Como estudiante tampoco era muy especial, no sacaba malas notas, pero tampoco era de sobresaliente”, asegura un antiguo compañero de pupitre a Vanitatis, que además compartió con ella el viaje a Marruecos que la promoción del 90/95 realizó tras finalizar el primer ciclo.

Recuerda cómo la Princesa estuvo cerca de quedarse en tierra cuando el reloj marcó la hora de salida en la madrileña estación de Chamartín: “Llegó muy tarde y todos decidimos no esperar e irnos sin ella. Al final tuvo suerte y logró coger el tren, pero cuando entró todos gritaron ‘siempre hay que esperar a la misma”. Dos años después, terminó sus estudios en Periodismo. Más tarde realizó un máster en información audiovisual e inició la instrucción de doctorado en Guadalajara (México), la cual nunca llegó a terminar. El trabajo llamaba a su puerta y fichó en la plantilla del diario Siglo 21.

De plumilla a presentadora

El regreso de la periodista a suelo español vino acompañado de un giro drástico en su carrera. Tras mantenerse oculta en la prensa escrita, se le comenzó a poner cara al formar parte de la plantilla de CNN+. En este canal privado de noticias coincidió con la actual presentadora de Noticias Cuatro, Marta Fernández, con la que condujo los informativos matinales durante casi dos años. Mientras su excompañera de mesa se ha alzado como princesa, ella ha seguido brillando tanto en Telecinco como en Cuatro, donde continúa en sus informativos.

La trayectoria profesional de doña Letizia ya comenzaba a despuntar en el año 2000 cuando, además de fichar por los Informativos de TVE, recibió el premio Mariano José Larra concedido por la Asociación de la Prensa de Madrid por su labor como Mejor Periodista Menor de 30 años. Un reconocimiento que se había creado un año antes y que cayó en el olvido con ella. No obstante, tres años después, cuando la Princesa ya era princesa, la asociación rescató este homenaje galardonando a Teresa Bo en 2004 y Cristina Ónega, íntima amiga de Letizia, en 2005. La hija del consagrado periodista Fernando Ónega conoció a la esposa del Príncipe Felipe en la cadena pública, donde se forjó una estrecha amistad que le ha llevado a formar parte de su reducido círculo de confidentes. Onega continúa a día de hoy en TVE como responsable de la sección de tribunales de los Informativos.

Poco a poco se le brindaron recompensas por su trabajo en TVE. Estuvo cubriendo la invasión de Iraq como enviada especial durante unos días. Allí, coincidió en terreno hostil con el ministro de Defensa, Federico Trillo, que al verla tan delgada, con casco y un holgado chaleco antibalas no se resistió a comentar: “Esta chica lo que necesita es un bocadillo”.

Una vez establecida en la cadena pública, la nuera del Rey fue conociendo otras profesionales que fácilmente le sirvieron de inspiración. Este es el caso de Pepa Bueno, una maestra del periodismo que se ha desenvuelto con soltura en todos los ámbitos de la profesión, siempre unida al ente público, hasta que en septiembre de 2012 entrase en nómina de Prisa para presentar junto a Gemma Nierga el espacio radiofónico Hoy por hoy de Cadena SER. Doña Letizia también compartió experiencia con María Oña y Almudena Ariza, dos reporteras cuyo rostro viene irremediablemente asociado a TVE y que iniciaron su andadura en la cadena años antes de la llegada de la Princesa.

Durante estos años, Oña se convirtió en una gran amiga y confidente de Letizia cuando se hizo pública su relación principesca. Cuando la bomba informativa estalló, ella ya lo sabía, a pesar de que su amiga había tratado por todos los medios mantener su romance en secreto. "Letizia, no me lo puedes negar. Sé quién es él", le dijo María a su compañera, quien le pidió un favor “Mari, tú di que se llama Juan y que es diplomático". Esta mentira piadosa duró poco y días después Casa Real anunció el compromiso del Príncipe con una bella plebeya, hija de padres divorciados, que entre otras muchas cosas, era periodista.

placeholder
Periodismo Reina Letizia Marta Fernández Alfredo Urdaci Casa Real Cadena SER Príncipe Felipe Pepa Bueno
El redactor recomienda