Las revistas guardan en un cajón a la reina Sofía durante diez días
  1. Casas Reales
las fotos de su visita a la infanta en ginebra

Las revistas guardan en un cajón a la reina Sofía durante diez días

Este miércoles varias cabeceras ofrecerán las imágenes de la consorte visitando a los duques de Palma en Ginebra con motivo del cumpleaños de su nieto Juan Valentín

Foto: La reina doña Sofía en una imagen de archivo (I.C.)
La reina doña Sofía en una imagen de archivo (I.C.)

Las sucesivas informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre la primera familia española han provocado que las revistas del corazón dejen de pagar las cifras astronómicas de antaño por ofrecer fotografías exclusivas de ellos. La saturación en el mercado ha llevado incluso a algunos medios a retrasar la publicación de estos reportajes y guardar el material hasta el siguiente número. De esta manera no solo se devalúa su precio inicial, sino que se resta importancia a unas instantáneas que, hasta hace poco tiempo, constituían la portada más deseada de aquellos que tenían fondos para pagarla.

Este miércoles varias cabeceras ofrecerán las imágenes de la Reina visitando a los duques de Palma en Ginebra con motivo del cumpleaños de su nieto Juan Valentín. Un material que llegaba al cierre de las revistas el pasado lunes, sin que ninguna de ellas quisiera comprarlo en exclusiva por el precio que se pedía. El reportaje ha permanecido guardado en un cajón durante diez días y, ante la falta de acuerdo para que una sola revista adquiera las fotografías, estas se han repartido a bajo coste. Un hecho insólito que no había ocurrido hasta ahora, cuando cualquier material de la Familia Real se publica de manera inmediata dado su interés.

“Si hace dos años las fotografías de la Reina visitando a los duques en Washington reportó unos beneficios a la agencia de unos 100.000 euros, en esta ocasión el material repartido entre varias revistas se ha vendido por 9.000. Una cantidad que habrá que repartir entre todos los medios desplazados”, comenta uno de los paparazzi.

Un robo a las puertas de los Urdangarín

Al bajo rendimiento económico que muchas agencias sacan a sus viajes a Ginebra para seguir los pasos de los duques de Palma, se suman las circunstancias en las que en ocasiones tienen que desarrollar su trabajo. Muchos de los reporteros ya habían sido advertidos por los guardaespaldas de la infanta Cristina, a finales de agosto, cuando viajaron por primera vez a Suiza, de que aquello no era Washington y que tenían órdenes de no favorecer la labor de los gráficos. Manos en los objetivos de las cámaras y maniobras de despiste se han sucedido desde entonces hasta el pasado día 4 de octubre, fecha en la que el matrimonio celebraba su aniversario.

En algunos casos incluso no han podido llegar ni a sacar la cámara y no por culpa de los guardaespaldas, sino por un robo fortuito a las puertas de los Urdangarín. “El primer fotógrafo que llegó se apostó frente a la puerta de los duques a la espera de la llegada de la Reina. En ese momento dos personas se acercaron para robarle el equipo fotográfico. Ni dinero, ni tarjetas, solo querían las cámaras. El compañero no tuvo más remedio que entregarle todo el equipo, cuyo valor asciende a 8.000 euros y volverse de vacío a España”, comenta una de los reporteros a Vanitatis.

Otros tuvieron más suerte y pudieron fotografiar la última visita de doña Sofía a su hija y a sus nietos. Un viaje sin embargo al que las revistas han restado importancia y cuyas fotos verán la luz 10 días después de haberse producido.

Ginebra Infanta Cristina Reina Sofía
El redactor recomienda