Logo El Confidencial
dará a luz a finales de este año

Una embarazadísima Carlota Casiraghi, gran ausente en la fiesta nacional de Mónaco

A falta de poco más de un mes para convertirse en madre, la hija de la princesa Carolina no acudió a la tradicional misa ni posó en el balcón de Palacio

A falta de poco más de un mes para convertirse en madre y en medio de rumores sobre su posible paso por el altar con su novio, Gad Elmaleh, Carlota Casiraghi ha protagonizado la gran ausencia en la Fiesta Nacional de Mónaco. Los Grimaldi al completo, con la única salvedad de la embarazadísima princesa, se han reunido este martes para celebrar el gran día del Principado, acudiendo a la tradicional misa celebrada este martes en la catedral de San Nicolás (Vea todas las imágenes).

Se dice que las cosas de palacio van despacio y en lo que a la Casa Real monegasca se refiere no podría ser más acertado. A finales de año los Grimaldi darán la bienvenida a un nuevo miembro, el cual todavía continúa gestándose de manera extraoficial. Al igual que su noviazgo con el cómico francés, Carlota no ha querido confirmar su estado de buena esperanza, a pesar de ser más que evidente a juzgar por las imágenes que han ilustrado diversas revistas del papel cuché o en las galas en las que ha hecho acto de presencia durante los últimos meses. Tan sólo se ha pronunciado para asegurar que su boda, de producirse, no será este año 2014.

Presidida por los príncipes de Mónaco, Alberto y Charlene, y secundado por las princesas Carolina y Estefanía, la ausencia de Carlota ha acaparado la atención de los medios, que también repararon en el debut de Tatiana Santo Domingo en un acto oficial junto a los Grimaldi. La esposa de Andrea Casiraghi ocupó un discreto segundo plano en el templo, junto a sus cuñados y otros miembros de la familia principesca. No acudió el año pasado a la cita, a pesar de estar oficialmente comprometida con el primogénito de la princesa Carolina, pero este 19 de noviembre, gran día de Mónaco, Tatiana ya forma parte de la familia de cara a la galería.

Pese a ello, Tatiana no tenía un hueco reservado en el tradicional saludo que los Grimaldi realizan una vez dado por finalizada la misa. Tan sólo el príncipe Alberto, su esposa, sus dos hermanas y los hijos de la princesa Carolina se asomaron desde los balcones de Palacio para ser testigos del desfile militar y tener un gesto de cercanía con su pueblo, que se agolpa en las inmediaciones del edificio para ver a sus soberanos vistiendo sus mejores galas.

Los tonos oscuros fueron los auténticos protagonistas de la jornada, tan sólo rotos por la princesa Estefanía que lució un colorido abrigo rosa pálido, que destacaba sobre el traje en tonos grises que vestía su hermana. También la princesa Charlene se decantó por la sobriedad en la Fiesta Nacional aunque, fiel a su estilo, volvió a sorprender a los asistentes con un original abrigo de corte desigual en negro y gris marengo, coronado con un sombrero a juego. Por su parte, Tatiana Santo Domingo eligió para la ocasión un conjunto en negro, similar al que llevaba su cuñada, la princesa Alejandra de Hannover.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios