La infanta Cristina trata de evitar la primera foto tras su imputación
  1. Casas Reales
intensifica su seguridad privada en suiza

La infanta Cristina trata de evitar la primera foto tras su imputación

La segunda imputación de la infanta Cristina ha generado un gran revuelo mediático. La fotografía más esperada es la de la hija menor del Rey en tierras suizas

Foto: La infanta Cristina, en una imagen de archivo (I.C.)
La infanta Cristina, en una imagen de archivo (I.C.)

La segunda imputación de la infanta Cristina ha generado un gran revuelo mediático. La fotografía más esperada es la de la hija menor del Rey tras conocerse la decisión del juez instructor del 'caso Nóos', José Castro, de sentarla en el banquillo de los acusados junto a los otros cuatro directivos que formaban parte del Instituto Nóos, entre los que se encuentra ya su marido, Iñaki Urdangarin. Por ello, los profesionales gráficos, que cambiaron su escenario de trabajo cuando la duquesa de Palma se trasladó a vivir a Ginebra el pasado mes de agosto, han intensificado su presencia con la intención de captar la ansiada instantánea.

La infanta Cristina no se lo piensa poner fácil y ya ha reforzado su equipo de seguridad privada, pasando de un escolta personal para protegerla a ella y su familia, a tres efectivos. Estos policias nacionales destinados en Ginebrano han tenido reparos en solicitar la documentación a los periodistas allí destinado en numerosas ocasiones, como así ha podido conocer Vanitatis, a pesar de no contar con permiso para ello.Además, este martes, ante la constante presencia de los periodistas en las inmediaciones de su refugio en Ginebra, la hija del Rey no dudó en llamar a las fuerzas de seguridad suizas para evitarser fotografiada. No tardaron en personarse dos agentes de seguridad que, tras solicitar la documentación de los periodistas, les instaron a abandonar el lugar.

Los duques de Palma conocieron la noticia una vez que se disponían a retomar su rutina cotidiana en Suiza. Después de pasar la Navidad en Madrid, arropados porla Primera Familia, y tras disfrutar de una lujosa despedida del año en uno de los hoteles más caros de París, la infanta y su marido, ahora ambos imputados por un supuesto delito de fraude fiscal y blanqueo de capitales, se encuentran ya en su casa de Ginebra. Aquí recibieron el nuevo varapalo judicial para la familia, que decidió abandonar su estancia en Barcelona por la promesa de una supuesta calma en tierras suizas. Una oportunidad que el juez Castro no les ha querido dar, haciendo que la atención mediática continúe centrándose sobre los Urdangarin.

Infanta Cristina Caso Nóos Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda