Logo El Confidencial
JUGARÁ EN EL CLUB CISNEROS

Froilán deja la discoteca Joy Eslava para 'fichar' por un equipo de rugby

Formará parte del equipo del colegio mayor Cisneros. Ya se ha inscrito y ha pasado todas las pruebas pertinentes para comenzar a entrenar tras el verano

Foto: Froilán en una imagen de archivo paseando por las calles de Madrid. (I.C.)
Froilán en una imagen de archivo paseando por las calles de Madrid. (I.C.)

Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón ya tiene nueva afición extraescolar, más allá de sus tardes de ocio adolescente en Joy Eslava o TClub, las discotecas light a las que suele acudir con su grupo de amigos los sábados por la tarde. El nieto mayor de los Reyes, que el próximo 17 de julio cumplirá 16 años, formará parte del equipo de rugby del colegio mayor Cisneros, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Lo hará a partir de la próxima temporada, que arranca tras el verano.

El Complutense Cisneros es el club de rugby de mayor tradición en Madrid. No en vano, es el más antiguo, ya que fue fundado en 1943 y además cuenta en sus vitrinas con dos títulos de Liga. Al margen de los equipos senior, el club está dividido en dos grandes centros de enseñanza: la Escuela Rugby Cisneros, destinada a los más pequeños, y la Academia Rugby Cisneros, de los 12 a los 19 años. Froilán jugará dentro de la Academia, en la categoría denominada Sub 16. Los entrenamientos suelen ser tres veces por semana, una vez finalizado el horario escolar, y los partidos los sábados por la mañana.

Froilán jugando en un parque temático en Ginebra (I.C.)
Froilán jugando en un parque temático en Ginebra (I.C.)

Desde muy pequeño, el deporte ha formado parte de la vida no escolar de Froilán, al igual que sucede con sus primos Urdangarin. En el caso del nieto primogénito, la afición le viene por herencia materna, porque a Jaime de Marichalar no se le conoce disposición ni afinidad con nada que tenga que ver con la actividad deportiva. Lo más cerca que se ha visto al exduque de Lugo del deporte tiene que ver con su faceta social y/o profesional, cuando acude a los palcos de la Caja Mágica, donde se celebra todos los años el Open Madrid de tenis. En muchas ocasiones ha acudido allí acompañado precisamente de Froilán, que es un entusiasta del tenis y de Rafa Nadal, aunque lo practique lo justo en las canchas que hay en el palacio de Marivent (Mallorca). De la infanta Elena también ha heredado su pasión por las competiciones náuticas y, con seis años, ya navegaba por aguas del Mediterráneo en la clase Optimist.
 
También se le da muy bien el esquí, deporte que practica en las pistas de Baqueira junto a su madre y su hermana Victoria. En alguna ocasión los monitores de sus cursos le han tenido que dar un toque de atención al lanzarse por las pistas con demasiada osadía. Aunque la infanta Elena es una experta amazona, la hípica sin embargo no ha sido el fuerte de su hijo mayor; tampoco el fútbol, que suele practicar en los recreos del colegio.
 
Ahora el rugby puede convertirse en su verdadera afición. Según los expertos, se trata de una actividad muy completa y recomendable para adolescentes con las hormonas revolucionadas y un tanto díscolos como es el caso de Froilán. “Si alguien viene con humos desaparece a la media hora. Es un deporte muy noble, muy de equipo y donde reina la camaradería. El famoso tercer tiempo (invitación del equipo local al visitante una vez finalizado el partido) es una manera de compartir las experiencias de los encuentros con familiares y amigos. En el caso de los jugadores de la edad de Froilán, los padres suelen ser los ‘avitualladores’ de este tercer tiempo, con sándwiches, bocadillos y refrescos”, aseguran desde un club madrileño. 

Froilán junto a su padre, Jaime de Marichalar, en el Open de Madrid (I.C.)
Froilán junto a su padre, Jaime de Marichalar, en el Open de Madrid (I.C.)

Polémica en la discoteca

Aunque se desconoce de quién ha partido la idea de apuntar a Froilán a una academia de rugby, si de él mismo o de sus padres, lo cierto es que esta nueva faceta logrará ‘entretener’ a un joven abonado en los últimos meses a la polémica, sobre todo después de que se conociese que hacía las veces de algo parecido a un relaciones públicas en las discotecas madrileñas del empresario Pedro Trapote, Joy Eslava y TClub (antigua Pachá). Allí acudía muy de vez en cuando con numerosos amigos a los que él mismo organizaba a cambio de ciertos privilegios en el interior del local. “Froilán es un líder nato”, cuenta alguien que ha visto cómo se desenvuelve en estos saraos. Desde que saltó la noticia, el nieto real ha tenido que cambiar de hábitos forzosamente. Por cierto, no sólo hizo amigos en aquellas sesiones light, sino que también encontró allí a sus primeras amigas. Ahora, unos y otras deberán ir a verle jugar al rugby si quieren coincidir con él los sábados.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios