Logo El Confidencial
CONSIDERADA UNA DICTADURA ENCUBIERTA

Un viaje del príncipe Harry a Kazajistán pone entre las cuerdas a la Familia Real

Si colocáramos un mapa encima de la mesa y quisiéramos situar en él Kazajistán pocos acertarían. Algunas pistas: es el noveno país más grande del mundo y la última república soviética en declararse independiente. Sin embargo, estas brevísimas nociones de

Foto: El príncipe Harry, en una fotografía de archivo. (I.C.)
El príncipe Harry, en una fotografía de archivo. (I.C.)

Si colocáramos un mapa encima de la mesa y quisiéramos situar en él Kazajistán pocos acertarían. Algunas pistas: es el noveno país más grande del mundo y la última república soviética en declararse independiente. Sin embargo, estas brevísimas nociones de geografía e historia poco han importado al príncipe Harry y a su novia Cressida Bonas, que viajaron al país kazajo hace dos semanas.

A pesar de que su romántica escapada saltó a los medios de comunicación el pasado martes, no ha sido hasta ahora cuando los tabloides británicos han analizado hasta el último detalle de un viaje que podría salirle caro a la monarquía del país en cuanto a popularidad se refiere.

Si bien las relaciones internacionales son una de las bazas con las que ha jugado la Casa Real británica a lo largo de la historia, muchos se han preguntado por qué el nieto de Isabel II ha escogido este país y no otro para disfrutar de la nieve, como la exclusiva estación suiza de Gstaad, donde hace más de un mes Andrea Casiraghi contrajo matrimonio por segunda vez. Sin embargo, la elección no es casual.

De nuevo, el príncipe Andrés, hijo de la reina, aparece en escena como ya ocurrió hace unas semanas en Buckingham Palace, que fue alquilado para una cena donde hizo de anfitrión, algo que ha causado controversia en el país. Hay que remontarse a 2007, cuando el ex de Sarah Ferguson apareció en las carreras de caballos de Ascot del brazo de una desconocida joven que muchos creían que era su nueva conquista. Su nombre, Gaukhar Ashkenazi, conocida como Lady Goga y considerada una de las grandes fortunas del mundo.

Lady Goga, la reina del oro negro

Lady Goga en una imagen de archivo. (I.C.)
Lady Goga en una imagen de archivo. (I.C.)
Hija de un ingeniero agrónomo de Kazajistán que ha hecho del petróleo y del gas su medio de vida, Lady Goga cuenta a sus 33 años con una nutrida agenda entre los que se encuentran Natalia Vodianova,  Saif Gadafi, segundo hijo del fallecido líder libio, la top model Sienna Miller y tres conquistas que la han catapultado al estrellato: el actor Gerald Butler, Flavio Briatore y la joya de la corona, el yerno del presidente de Kazajistán, Timur Kulibaev. Es aquí donde se encuentra otro de los vínculos de los Windsor con el régimen dictatorial. El mismo año en el que el príncipe se paseaba con Lady Goga, Kulibaev, con el que la joven tuvo un hijo, compró la casa que Andrés puso en venta en 2004 por 14,4 millones. Sin embargo, lejos de pagar esa cifra el yerno del dictador desembolsó 18 millones. “Recibió órdenes de no regatear con la familia real”, aseguró Lady Goga a un diario británico. La residencia en cuestión, que fue un regalo de bodas de Isabel II, continúa siete años después como la compró. Vacía.

Cuando parecía que las relaciones entre la corona y el país kazajo estaban en stand by, ha sido el príncipe Harry quien ha vuelto a poner encima de la mesa la conexión entre ambos países. A pesar de que el hijo de Carlos Inglaterra no se entrevistó con ningún miembro del Gobierno, sí que tuvo a su disposición varios helicópteros para facilitar el traslado de él, Cressida y sus amigos desde el chalet de lujo en el que se hospedaban hasta la estación de esquí de Shymbulak invitados por el millonario kazajo Serzhan Zhumashov, íntimo de Lady Goga y del yerno del presidente del país.

Aviones privados, caviar, salmón y una comida en las alturas

En mitad de la controversia creada ha aparecido un nuevo protagonista, Amnistía Internacional, que ha tildado de imprudente que Harry eligiera este y no otro destino y que está catalogado por este movimiento como un ejemplo de abusos de los derechos humanos y una dictadura encubierta en una falsa democracia. De hecho, Amnistía le ha acusado en repetidas ocasiones de torturar y asesinar a opositores políticos, reprimir la libertad de prensa y especular con las reservas de gas y petróleo del país.

La pareja a principios del mes de marzo muy acaramelada. (I.C.)
La pareja a principios del mes de marzo muy acaramelada. (I.C.)

Durante su escapada, el príncipe Harry, su novia y su tropel de amigos disfrutaron de la propiedad de un oligarca ruso que se ha hecho rico no sólo por el oro negro sino por sus importantes conexiones políticas. A través de las redes sociales, varios de los invitados se jactaban de su estancia de auténtico lujo. “Se la ve muy feliz en este avión business de Ryanair”, escribía con ironía una de las amigas del príncipe mientras mostraba en la imagen un avión privado con asientos de cuero. Siguiendo con el alarde del lujo del que han disfrutado estos días, otro de sus invitados publicó una fotografía de una idílica comida en una montaña privada de país. Rodeados de nieve, comieron caviar, entre otras delicias, sobre sillas forradas con pieles de animal y sobre una mesa colocada encima de una alfombra tejida a mano.

Sin embargo, aquí no termina la extravagancia. Junto al príncipe Harry, y en todo momento, aparece en las fotografías publicadas este miércoles por el Daily Mail el mismo guardaespaldas que pareció hace unos años dentro del un jacuzzi con Harry y jugando una partida de billar con él mientras el nieto de Isabel II mostraba todos sus encantos.

Por el momento, Casa Real no ha explicado cuál es el motivo de esta invitación y se ha remitido a un “viaje privado”.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios