Logo El Confidencial
EL 83% del pueblo LA CONSIDERAN "FASCINANTE"

Holanda se rinde a Máxima en las encuestas

El próximo 30 de abril se cumple un año de la entronización de Guillermo y Máxima de Holanda después de que la reina Beatriz anunciara el 28 de enero de 2013

Foto: Guillermo y Máxima el 30 de abril de 2013 en su entronización (Gtres)
Guillermo y Máxima el 30 de abril de 2013 en su entronización (Gtres)

El próximo 30 de abril se cumple un año de la entronización de Guillermo y Máxima de Holanda después de que la reina Beatriz anunciara, el 28 de enero de 2013, su decisión de abdicar. En un discurso televisado dio paso a “una nueva generación que está totalmente preparada para esta tarea”.

A sólo tres semanas de la fecha, una encuesta publicada en los Países Bajos muestra que el 80% de los holandeses confían plenamente en el reinado de Guillermo y Máxima. Esta consulta coinciden, además, con la celebración este sábado del 200 aniversario de la monarquía. Sin embargo, y a pesar del amplio respaldo a esta forma de gobierno –sólo el 15% de la población prefiere una república–, la auténtica artífice de estos buenos datos no es otra que la reina consorte, Máxima, a quien el 83% de los holandeses considera “fascinante”. “Es muy cercana y su mejora ha sido progresiva”, analiza la encuesta realizada por TNS Nipo, una de las tres principales agencias del país.

Este elevado dato contrasta con el de su marido, que apenas alcanza el 42%. “Máxima es el casi el doble de cautivadora que el rey Guillermo”. En comparación con otras cifras, el rey sigue por debajo de su mujer en cuanto a cercanía (84% - 60%), pero por encima de su madre (55%).

El amplísimo apoyo recibido por el pueblo apenas ha variado respecto a las cifras de hace dos años, cuando la monarquía perdió toda su influencia política en beneficio del Parlamento holandés, que a partir de ese momento era el responsable de nombrar a los miembros del Gobierno.

Una reina en solitario durante diez años

Beatriz y Máxima en una imagen de archivo. (Gtres)
Beatriz y Máxima en una imagen de archivo. (Gtres)
El éxito de Guillermo y Máxima, que han conseguido dotar a la monarquía de todo sentido en pleno siglo XXI, ha venido dado, en gran parte, por el buen hacer de la princesa Beatriz, que ha cedido la corona de forma ordenada y con un respaldo de popularidad del 73%, cifra que su hijo y su nuera han logrado mantener e, incluso, aumentar siete puntos. Sin embargo, hay que señalar que mientras el mérito de los actuales reyes es compartido, el de la princesa Beatriz es doble, ya que en los últimos diez años de su reinado ha tenido que superar los vaivenes de una vida que nunca se lo ha puesto fácil.

En octubre de 2002, tras varias complicaciones respiratorias, padecer parkinson y un infarto de miocardio a finales de verano, su marido, el príncipe Nicolás, fallecía. Un año y medio después, su madre Juliana moría tras luchar durante años contra la demencia senil mientras su padre, el príncipe Bernardo, perdía la batalla contra el cáncer en 2004. Ejerciendo de reina en solitario durante diez años, el punto de inflexión fue el accidente que sufrió su hijo Friso en febrero de 2012 cuando quedó sepultado bajo la nieve tras una avalancha mientras esquiaba en Austria provocándole un daño cerebral irreparable.

Pese a que el diagnóstico nunca fue esperanzador, los Orange decidieron no escatimar en esfuerzos personales ni económicos y trasladar a Friso a Londres ya que en Holanda, en su estado, no habría sido mantenido con vida más de seis meses, algo que sí contempla la legislación inglesa.

El príncipe Friso y su mujer, la princesa Mabel, junto a sus hijas Luana y Zaria en febrero de 2011. (Gtres)
El príncipe Friso y su mujer, la princesa Mabel, junto a sus hijas Luana y Zaria en febrero de 2011. (Gtres)

Esta decisión no fue bien acogida por el pueblo holandés, que no entendía por qué invertían 3.000 euros diarios en mantener con vida a una persona “clínicamente muerta”. Para justificar estos gastos, la propia Casa Real aseguró en noviembre de 2012 que Friso comenzaba a dar “señales de conciencia”, algo que nunca se confirmó. Tras un año y medio en coma, finalmente el segundo hijo de la princesa Beatriz fallecía el pasado 12 de agosto, sólo un mes después de que fuera trasladado al palacio en el que residía su madre en La Haya.

En España, la monarquía cae en picado

Al contrario de lo que sucede en Holanda, desde hace tres años, la brecha entre los españoles y la monarquía es cada vez más grande. Los continuos annus horribilis de la Familia Real pasan factura a una institución cuya imagen está no sólo desgastada, sino también dañada.

Durante la Pascua Militar (Gtres)
Durante la Pascua Militar (Gtres)
Según una encuesta realizada por Sigma Dos, en el último año el reinado de Don Juan Carlos ha bajado nueve puntos y roza el 41%, cifras que coinciden con el aumento de españoles que piden su abdicación (62%). De esta forma, y por primera vez, baja del 50% el apoyo a la monarquía, un mal dato al que hay que añadir que el 69% de los encuestados ve al Rey incapaz de recuperar el prestigio perdido.

En el caso español, quienes salvan la monarquía son la reina y el príncipe Felipe, con el 67% y el 66,4% de apoyo popular respectivamente, que, además, han ganado cinco puntos respecto al año pasado. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios