Logo El Confidencial
PREFIERE NO HABLAR DE LA INFANTA CRISTINA

Irene de Grecia: "Aún no me acostumbro a dirigirme a mi sobrino como Rey"

La hermana de la Reina Sofía recuerda con emoción los actos de proclamación de Felipe VI como Rey de España. “A todos se nos saltaron las lágrimas”

Foto: Irene de Grecia durante el acto público celebrado este miércoles en Madrid (Gtres)
Irene de Grecia durante el acto público celebrado este miércoles en Madrid (Gtres)

La princesa Irene de Grecia no se prodiga en actos sociales, salvo que estos tengan que ver con sus actividades solidarias. Presidenta y fundadora de Mundo en Armonía, una de las ONG en las que colabora, mantiene un perfil  mediático muy bajo y en las reuniones familiares públicas como bautizos, bodas y demás celebraciones de carácter íntimo aparece en segundo plano. No es habitual que haga declaraciones a la prensa, pero cuando se encuentra con periodistas no tiene problemas para hablar, como hizo con Vanitatis.

PREGUNTA: ¿Cómo se encuentra tras la proclamación de su sobrino como rey Felipe VI?

RESPUESTA: Muy bien, feliz, fue un acontecimiento importante para España y para la familia. 

P.: Usted estuvo presente en el Congreso y por fin su hermano Constantino participó en un acto institucional en España. Siempre había sido invisible…

R.: Fue emocionante y el Príncipe, perdón, el Rey, estuvo magnífico. Aún no me he acostumbrado a dirigirme a mi sobrino como jefe del Estado. 

P.: ¿Cómo vio a la Princesa de Asturias y su hermana, la infanta Sofía?

R.: Son unas niñas preciosas, educadísimas y que cumplieron con lo que se esperaba de ellas.

P.: Llamó la atención que Felipe VI se dirigiera a Doña Sofía como madre cuando siempre lo ha hecho como reina.

R.: Fueron las palabras de un hijo a su madre. Una manera de homenajearla. A todos se nos saltaron las lágrimas. Resultó muy emotivo.

P.: Las puertas de Grecia por fin se han abierto para ustedes.

R.: Somos muy felices de haber podido regresar a Grecia, después de tantos años sin poder poner el pie en nuestro país.

P.: ¿Dónde vive usted ahora?

R.: Entre España, Grecia e India. Viajo mucho, pero siempre tengo tiempo para estar con la familia. Mi mayor ilusión ha sido poder regresar a Grecia, mi país natal, donde hemos pasado lo mejor de nuestras vidas y también los peores momentos.

P.: Pero algunos de los miembros de su familia ya han regresado…

R.: Efectivamente, mi hermano Constantino ya vive en Grecia y su hijo Nicolás y su mujer Tatiana también. Para mí ha sido muy gratificante poder volver a nuestro país. Creo que para el pueblo también, pues la gente con la que me encuentro en la calle me demuestra su cariño.

Somos muy felices de haber podido regresar a Grecia, después de tantos años sin poder poner el pie en nuestro paísP.: Hace poco el ‘rey’ Constantino declaraba en una entrevista que eran las únicas personas en Grecia que no tenían apellido…

R.: Y así es. Es una cuestión relacionada con temas políticos y, por lo tanto, prefiero mantenerme al margen de esas cuestiones. Lo único que puedo decir es que mi familia mantiene unas excelentes relaciones con el Gobierno y nuestro papel es ayudar en lo que podamos. De hecho, mi sobrino Nicolás se dedica a tareas solidarias.

P.: Por cierto, usted toca muy bien el piano. ¿Le enseña a su sobrina nieta Victoria Federica?

R.: No, ella tiene su propio profesor. Victoria es una niña con talento y lo hace muy bien.

P.: ¿Ha visto últimamente a la infanta Cristina? ¿Cómo la encuentra?

R.: No la he visto desde hace tiempo; por lo tanto no puedo contestar a esta pregunta.

La princesa Irene de Grecia es la hermana pequeña de la reina Sofía. Conocida familiarmente como la tía Pecu por su peculiar carácter, Irene vive desde hace 30 años junto a su hermana en el Palacio de la Zarzuela. Se define a sí misma como excéntrica y bohemia, y sus pasiones son la música, el arte y la lectura. Tal y como contó ella misma en su biografía oficial, Irene de Grecia: la princesa rebelde, escrita por Eva Celada, le apasiona leer libros sobre ovnis. La princesa griega posee un gran espíritu filantrópico y así lo demostró donando la herencia que le dejaron sus padres, los reyes Pablo y Federica de Grecia, a la ONG Mundo en Armonía. En estos últimos años de inestabilidad monárquica, Irene ha sido el mayor apoyo de la Reina.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios