Logo El Confidencial
cada año alexandra recibe 250.000 euros

Los daneses, hartos de mantener a la exmujer del príncipe Joaquín

Problemas en la familia real danesa. El elevado sueldo que cobra la exesposa del príncipe Joaquín, Alexandra Manley, está creando malestar entre su pueblo

Foto: El príncipe Joaquín junto a su exesposa Alexandra y su hijo Nicolás
El príncipe Joaquín junto a su exesposa Alexandra y su hijo Nicolás

Problemas en la familia real danesa. El elevado sueldo que cobra la exmujer del príncipe Joaquín está creando malestar entre su pueblo, tal como refleja el diario BT.  Alexandra Manley, ahora casada con el fotógrafo Martin Jørgensen y madre de los dos hijos mayores del príncipe, Nicolás y Félix, cobra al año 250.000 euros de los contribuyentes daneses. Si comparamos esta cantidad con la que recibe el resto de los miembros de la familia veremos que es bastante baja; sin embargo, hay que tener en cuenta que Alexandra no realiza ningún trabajo de representación para la casa real por lo que, según muchos ciudadanos, no debería recibir compensación alguna.

Alexandra junto a su nuevo marido (Gtres)
Alexandra junto a su nuevo marido (Gtres)

El descontento de los daneses se refleja, sobre todo, en las redes sociales, donde muchos usuarios no dudan en criticar a la exmujer de Joaquín: “Sería muy deseable que el contribuyente no tuviera que financiar la vida de Alexandra” o  "¿Por qué tenemos que mantenerla? Ella tiene que trabajar como todos” son algunas de las joyas que se pueden leer en algunos diarios digitales de Dinamarca. Una encuesta realizada por la empresa Gallup muestra que el 65% de la población cree que se le debería retirar esta paga y que tendría que trabajar como cualquiera para ganarse su sueldo.

Un buen divorcio

Alexandra sacó buen provecho de su divorcio. La familia real tuvo que abastecerla de un nuevo hogar y para ello desembolsó casi un millón de euros y se le permitió seguir siendo princesa hasta que en 2007 se casó de nuevo. Entonces la reina Margarita II le concedió el título de condesa de Fredericksborg. Asimismo, la soberana dejó que Alexandra se quedará con la tiara de platino y diamantes que utilizó en su boda, una joya que pertence a la dinastía. En la actualidad, sigue asistiendo a los actos familiares y mantiene muy buena relación con su exmarido.

A pesar de su buena disposición con Alexandra, la reina no está dispuesta a hacer lo mismo con sus otras nueras. Por este motivo, cuando el príncipe Joaquín se casó en segundas nupcias con la francesa Marie Cavallier en 2008 se le hizo firmar unas capitulaciones matrimoniales que, en caso de divorcio, la dejarían sin nada. Algo parecido le ocurrió a su cuñada, la princesa Mary. Cuando ya llevaba dos años casada con el heredero Federico y tras el divorcio del príncipe Joaquín, se le obligó a aceptar unas modificaciones en el contrato matrimonial donde también se la dejaba 'desamparada'.

El caso de España

Las capitulaciones matrimoniales de los nuevos reyes de España estipulan que si alguna vez se divorciarán, Doña Letizia tendría su situación resuelta. Una cuantiosa asignación económica y dos residencias, una de verano y otra de invierno –con servicio, por supuesto–, sería lo que a Letizia Ortiz le correspondería en caso de poner fin a su matrimonio con Don Felipe.

Algo muy distinto le ocurrió a Jaime de Marichalar, quien, tras divorciarse de la infanta Elena no recibió ninguna indemnización. Asimismo, se le retiró el título de duque de Lugo que ostenta su exmujer de forma vitalicia. 

Jaime, Elena, Letizia y Felipe (Gtres)
Jaime, Elena, Letizia y Felipe (Gtres)
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios