Logo El Confidencial
LOS CABALLOS SON SU VÁLVULA DE ESCAPE

El fin de semana de doña Elena en Valencia: hípica, amigos y paseos por la playa

Viajó hasta Oliva para participar en un concurso de salto de obstáculos. Aprovechó para cenar con su entrenador y el jinete Luis Cabanas y su esposa

La infanta Elena viajó este fin de semana hasta Oliva (Valencia) para participar en el concurso de salto de obstáculos del Mediterranean Equestrian Tour Autum, que se celebró en el Centro Ecuestre Oliva Nova. El viernes, una vez que la hija de Don Juan Carlos dio por concluida su  jornada laboral en Mapfre, tomó el AVE acompañada por sus escoltas, que no pusieron pega alguna cuando algún viajero quiso saludarla al reconocerla. La duquesa de Lugo es uno de los miembros de la Familia Real más queridos y respetados, sobre todo desde que injustamente se la apartó del llamado "núcleo duro" y dejó de participar en actos institucionales.

El mundo hípico es para ella su válvula de escape y su mejor entrenamiento físico. Ninguno de sus hijos ha heredado esta pasión y, aunque hace unos años Froilán la solía acompañar al Club de Campo de Madrid, dejó de hacerlo porque no le gustaba. Incluso como acompañante, cualquier deporte de competición requiere sacrificio y esfuerzo y el joven no estaba por la labor. De hecho, este fin de semana el adolescente salió del internado de Sigüenza para pasarlo con su padre.

Una vez en Oliva, lo primero que hizo la hermana del Rey fue acercarse al Club Hípico Oliva Nova para saludar a los organizadores y resto de jinetes. Después, como suele ser habitual, se acercó a la pista hacer a pie el recorrido y así estudiarlo. Participaba en la categoría de Bronze Tour, de 1,30 metros de altura, con su caballo Qant (un castrado silla francés alazán de 10 años). El sábado finalizó duodécima, pero el domingo quedó tercera.

Una vez finalizó su participación en la jornada del sábado, la infanta compartió aperitivo junto a su entrenador, Felipe Zuleta, los organizadores del certamen, Teresa Fontán y Alejandro Barrera, la familia Borho – los propietarios del complejo Oliva Nova– y los jinetes Luis Cabanas, Eugenio Corell y Enrique Martínez Vallejo.

Ya por la noche, Doña Elena se fue a cenar a un restaurante cercano con Zuleta, Cabanas y su mujer, Ana Yraola. Prácticamente no hubo sobremesa porque al día siguiente continuaba el concurso y ella debía participar. La duquesa de Lugo madrugó para poder pasear por la playa con su caballo. En esta ocasión, no participaba Luis Astolfi, que se encontraba en otra convocatoria hípica parecida celebrada en Mijas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios