Logo El Confidencial
pablo iglesias o letizia ¿Quién es mejor orador?

Verdadero o falso: "La Reina comunica mejor que yo" (Pablo Iglesias dixit)

Vanitatis se ha puesto en contacto con varios expertos sobre comunicación verbal y no verbal para saber si la afirmación del líder de Podemos tiene alguna base

Foto: Imagen comparativa entre Pablo Iglesias y la Reina Doña Letizia en distintos discursos (EFE)
Imagen comparativa entre Pablo Iglesias y la Reina Doña Letizia en distintos discursos (EFE)

El pasado domingo, Pablo Iglesias sorprendía a todos con unas declaraciones sobre Doña Letizia. En una entrevista concedida al programa Salvados, el líder de Podemos confesaba que admira mucho el don de la oratoria de la Reina. “Comunica mejor que yo, lo hace de maravilla. Echo de menos oírla hablar”, comentó Iglesias alabando de esta manera a la esposa de Felipe VI en el espacio presentado por Jordi Évole. 

Vanitatis se ha puesto en contacto con varios expertos en comunicación verbal y no verbal, así como especialistas en asuntos sociales, para conocer de primera mano si esas palabras de Iglesias tienen alguna base o fueron una simple cortesía hacia la Reina. Los entendidos en la materia, Cristian Salomoni, miembro de la asociación española de analistas expertos en comportamiento no verbal, Francisco Carrillo, asesor de comunicación y director de La fábrica de discursos y Ricardo Mateos, historiador y terapeuta social, han analizado detalladamente varios vídeos en los que Doña Letzia y Pablo Iglesias aparecen pronunciando un discurso fijándose sobre todo en la voz, la expresión facial y los gestos. La conclusión es clara. Todos los expertos coinciden en que la Reina es mucho mejor oradora que el líder de Podemos.

La perfecta dicción de la Reina

El mayor punto fuerte de Doña Letizia en referencia a la oratoria es su voz, tal y como cuentan los especialistas. La esposa de Felipe VI posee una voz "serena, templada y cálida", algo que ya la caracterizaba cuando todavía presentaba el Telediario de Televisión Española. Las voces como la suya, sin nerviosismo ni estridencias, hacen que el mensaje llegue de forma más directa al receptor y que sea más interesante. Además, tiene una perfecta dicción, sabe modelar la voz y nunca comete fallos como atropellamientos o tartamudeos. 

Sus alocuciones suelen estar muy bien estructuradas. Y es que la esposa de Felipe VI, según Salomoni, "sabe lo que quiere decir y lo hace claramente, sin rodeos". Por este motivo lleva sus discursos bien aprendidos de casa y no deja paso a la improvisación salvo en contados momentos en los que ella considera que es necesario hacerlo para acercarse o llamar la atención al receptor. 

En sus discursos, la Reina utiliza bastante los brazos y las manos, sobre todo cuando se trata de una pequeña improvisación y lo hace con la intención de ilustrar el mensaje verbal. A diferencia de la opinión popular, que cree que Doña Letizia es muy exagerada en sus gestos, los expertos consideran que gesticula de manera normal, como hacemos la mayoría. Tal como afirma Francisco Carrillo, uno de los atractivos del rostro de la Reina son sus ojos: "Letizia comunica con los ojos, los entorna y abre para enfatizar los mensajes. Eso ayuda al receptor a acompañarla en la transición mensaje­reflexión­aceptación.

Muestra una expresión facial neutra, relajada, que deja ver un buen control emocional. En sus discursos, la esposa de Felipe VI no suele delatar las emociones y eso es algo que también le proviene de su antiguo trabajo como periodista. 

Pablo Iglesias, el rey de la improvisación

Según los expertos consultados, Pablo también es un muy buen orador, aunque le faltan pequeños detalles que Doña Letizia domina perfectamente. El líder de Podemos sabe utilizar su voz, conoce las pausas, el énfasis y la entonación. No obstante, debe aprender a modular su voz como hace la Reina, ya que en ocasiones su tono puede provocar que el discurso se convierta en monótono. En este sentido, creen que debería fijarse en otros políticos que son excelentes oradores como Barack Obama o Ronald Reagan. 

Pablo suele hablar en mítines o conferencias, lo que le permite una "mayor espontaneidad e improvisación que a la Reina", según cree Ricardo Mateos. En este sentido, Iglesias tiene una mente muy ágil y sabe contestar a las preguntas muy rápido. Asimismo, no cae en las típicas reformulaciones de preguntas para pensar mientras la respuesta como si hacen otros de su gremios como Mariano Rajoy. Francisco Carillo opina que "aqunque gestiona peor los ritmos del discurso sabe como nadie imponer los titulares de los que hablará la gente al día siguiente". 

Su expresión facial es un tanto extraña, ya que siempre aparece con el ceño fruncido, un signo de enfado y de ira. Los especialistas piensan que está bien que una persona con un discurso reivindicativo y revolucionario como el suyo muestre en su rostro que siente lo que está diciendo. No obsante, incluso en los momentos más relajados, Iglesias muestra ese gesto de enojo o fastidio, algo que podría llegar a alejar a algunas personas. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios