Logo El Confidencial
CHARLÈNE DA A LUZ A GEMELOS

Gabriella de Mónaco se convierte por dos minutos en la última víctima de la 'ley sálica'

Tan sólo tiene unas horas de vida y ya es la ‘segundona’ de Mónaco. Ha sufrido las consecuencias de nacer en un país donde una derivación de la ley sálica sigue vigente

Foto: Los príncipes Charlène y Alberto de Mónaco, en una imagen de archivo (Gtres)
Los príncipes Charlène y Alberto de Mónaco, en una imagen de archivo (Gtres)

Tan solo tiene unas horas de vida y ya es la ‘segundona’ de Mónaco. Gabriella Thèrése Marie, la hija gemela de los príncipes Alberto y Charlène, ha sufrido las consecuencias de nacer en un país donde una derivación de la ley sálica sigue vigente. A pesar de haber venido al mundo dos minutos antes que su hermano, Jacques Honoré Rainier, Gabriella no podrá acceder al trono.

Según el artículo 10 de la constitución monegasca, “la sucesión al trono abierta por la muerte o abdicación, se lleva a cabo en los descendientes directos y legítimos del príncipe reinante, por orden de primogenitura con prioridad masculina en el mismo grado de parentesco”. Sin embargo, con el embarazo de Charlène se abrieron muchos interrogantes. Como esperaba gemelos, ¿sería el primero en nacer el heredero? ¿Decidiría Alberto quién sería el nuevo príncipe cuando sus hijos tuvieran una edad considerable para saber cuál era el más apto?

Se dispararon 42 salvas de cañón, 21 para cada uno de ellos (Gtres)
Se dispararon 42 salvas de cañón, 21 para cada uno de ellos (Gtres)

Ante tales preguntas, Alberto tuvo que salir al paso y el día de la última Fiesta Nacional, el pasado 19 de noviembre, concedió una entrevista en la que aclaró el asunto. “En caso de gemelas o de gemelos, será la primera o el primero que nazca. En el caso de un niño y una niña, será el niño. En el caso de gemelas, y si luego un chico viniera a ampliar nuestra familia, recaerá en él el título de príncipe heredero”, declaraba el soberano. Y así ha sido. Ante el nacimiento de un niño y una niña, el Principado ya ha aclarado que será Jacques quien reinará, muy a pesar de que ella nació primero.

Y es que en Mónaco sigue vigente la ley agnaticia, una variante de la ley sálica, que sitúa a las mujeres por detrás de los hombres en la línea de sucesión al trono, aunque ellas sean mayores en edad que ellos.

Mónaco, España y Reino Unido prefieren a los hombres

Los príncipes de Mónaco, durante su boda en 2011 (Gtres)
Los príncipes de Mónaco, durante su boda en 2011 (Gtres)

Es probable que Gabriella sea la última princesa europea en sufrir las consecuencias de la ley sálica, pues en los países donde todavía sigue vigente parece que por ahora todo está solucionado. En España, al no tener Felipe VI hijos varones, será su primogénita, la princesa Leonor, quien acceda al trono en un futuro. En Reino Unido, en cambio, los tres herederos de la reina Isabel –Carlos, Guillermo y George– son hombres e hijos primogénitos de sus padres, por lo que no habría ningún problema si en el futuro naciera una niña. Estas dos monarquías, junto con la de Mónaco, son las únicas que no han reformado aún esta cuestión en sus leyes máximas.

Referente a las generaciones venideras, es casi impensable que en un futuro estos países no cambien este tipo de leyes cuando en el resto de Europa se han modificado en estos últimos años. Suecia o Noruega son algunos de estos reinos que en las últimas dos décadas han abolido la ley agnaticia. En el caso de los noruegos, fue en el año 1990, cuando ya habían nacido los príncipes Marta Luisa (1971) y Haakon (1973), por lo que la abolición de la ley fue sin carácter retroactivo y actualmente es el príncipe quien reinará, siendo su hermana quien nació primero. Marta Luisa era hasta la fecha, por tanto, la última víctima de la ley sálica.

La princesa Victoria de Suecia, durante los Nobel (Gtres)
La princesa Victoria de Suecia, durante los Nobel (Gtres)

En Suecia ocurrió todo lo contrario. La princesa Victoria nació en 1977 como heredera al trono. Pero con la llegada de su hermano Carlos Felipe dos años después las cosas cambiaron. Carlos Felipe se convirtió en el nuevo heredero, ya que en aquellos años existía en el país la ley sálica. Sin embargo, las presiones de grupos feministas que veían en este hecho una discriminación hacia las mujeres lograron reformar la Constitución aboliendo la norma con carácter retroactivo, y estableciendo la ley cognática, que establece que el primer hijo del rey es el heredero al trono sin importar su sexo. En la actualidad, la princesa Victoria es madre de una hija y, en el caso de que en un futuro tenga un hijo varón, Estelle seguirá siendo la heredera del trono sueco.

Tendrá más suerte que Gabriella Thèrése Marie, hija mayor de los príncipes de Mónaco, pero no heredera de su corona. La pequeña Gabriella ostentará el dudoso honor, muy probablemente, de ser la última víctima de la ‘ley sálica’ en las monarquías del mundo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios