Las cinco razones por las que los británicos odian a la familia de Kate Middleton
  1. Casas Reales
familia real de reino unido

Las cinco razones por las que los británicos odian a la familia de Kate Middleton

Hoy en 'Vanitatis' repasamos los cinco motivos por los que los habitantes de Reino Unido no soportan a los padres y a los hermanos de la duquesa de Cambridge

Foto: La familia de la duquesa de Cambridge, en una imagen de archivo (Gtres)
La familia de la duquesa de Cambridge, en una imagen de archivo (Gtres)

Ya decía David Rocasolano en su libro Adiós, Princesa que es muy difícil ser pariente de algún miembro de la Familia Real. Hay quienes prefieren mantenerse en un segundo plano, como los padres de la reina Matilde de Bélgica o los de Máxima de Holanda, pero hay otros, como los Middleton, que se aprovechan al máximo de su relación con los royals. Por este motivo, la familia de la duquesa de Cambridge no es muy querida entre los británicos quienes ven en ellos a unos simples oportunistas que solo pretenden tirar adelante su negocio.

Sin embargo, parece que últimamente no les está saliendo del todo bien, pues acaban de tener un problema con uno de los mejores amigos del príncipe Guillermo, Ben Fogle. Y es que hace una semana el matrimonio Fogle pidió los servicios de los Middleton para organizar la fiesta del quinto aniversario de su hijo Ludo. Según cuenta Daily Mail, cuando apenas quedaban unas horas para que diese comienzo la celebración, la empresa de los padres de Kate llamó para cancelar sus servicios sin ningún motivo. Marina, la esposa de Ben, no se tomó nada bien este desplante y escribió en su Twitter: "Muy decepcionada con los servicios de Party Pieces, que no estuvieron en el cumpleaños de Ludo sin decirme el porqué". Ante tal crítica, la empresa envió un regalo a la familia para disculparse por su incompetencia.

Este incidente no ha hecho más que avivar la llama para los que piensan que los Middleton son unos simples aprovechados y que si no fuera por la relación de Kate con la corona británica, su negocio se habría arruinado. Pero no solo eso les molesta sobre la familia de la duquesa de Cambridge. Hoy en Vanitatis repasamos los cinco motivos por los que el pueblo no los quiere.

1. Carole envió a Kate a St. Andrews porque allí estaba Guillermo

Aunque solo es un rumor, entre los británicos se ha tomado muy en serio la idea de que fue la madre de Kate, Carole Middleton, quien intentó por todos los medios que su hija mayor se emparentara con los Windsor. Según esta versión, Carole mandó a Kate a la universidad de St. Andrews conociendo que ese sería el centro escogido para que el príncipe Guillermo cursara sus estudios superiores. Allí, Kate intentaría, por orden y mandato de su madre, acercarse al que ahora es su marido para sacar algún provecho y, si las cosas iban bien, llevarlo al altar. Finalmente, los sueños de Carole se hicieron realidad y el hijo del príncipe Carlos y su primogénita empezaron a salir.

2. Kate aguantó demasiado

Durante su noviazgo, la relación de los duques de Cambridge pasó por altibajos. En esas etapas malas, Catalina parecía ser ninguneada por su propio novio al que se veía salir con otras chicas de fiestas. Sin embargo, Kate estuvo siempre allí, al pie del cañón, siguiendo las instrucciones de su madre y esperando que Guillermo volviese arrepentido. Este papel de sufridora, sumado a que no tenía oficio ni beneficio y que parecía que solo esperaba que el príncipe le pidiese matrimonio, provocó que la prensa la apodara ‘Waity Katie’. Finalmente, la paciencia de Kate tuvo su recompensa y actualmente está felizmente casada con Guillermo y espera su segundo hijo para abril.

3. Intentaron aprovecharse ecónomicamente del nacimiento de George

Cuando los duques de Cambridge comunicaron en 2012 que esperaban su primer hijo para el próximo año, miles de negocios relacionados con los souvenirs vieron la posibilidad de rentabilizar ese embarazo. También la empresa propiedad de los Middleton, Party Pieces, quiso hacer su agosto con el nacimiento de su propio nieto y pusieron a la venta varios artículos relacionados con el nuevo príncipe. Este gesto se tomó muy mal entre los británicos quienes consideraron que los padres de Kate se estaban aprovechando de su vínculo con la familia real.

Si hay alguien que ha sacado partido del enlace de Catalina con el príncipe Guillermo es Pippa Middleton. Tras la boda de Kate, su hermanísima se convirtió en un personaje popular y gracias a ellos le empezaron a llover las ofertas de trabajo. En estos tres años y medio de matrimonio de los duques de Cambridge, Pippa ha publicado un libro sobre cómo organizar fiestas, ha trabajado para la empresa de sus padres y, actualmente, escribe semanalmente una columna en un diario de tirada nacional. Tan elevada es su presencia en los medios que hace unos años su propia hermana tuvo que pedirle que se mantuviera en un segundo plano. Por el momento parece que no le ha hecho mucho caso.

5. James crea su propio negocio

El hermana pequeño de la duquesa de Cambridge creó este verano una nueva empresa, llamada Boomf, dedicada a imprimir imagenes en malvaviscos, unos pastelitos muy parecidos a las tradicionales nubes de chuches. Para promocionar su negocio, James acudió a un plató de televisión en calidad de hermano de Kate, algo que no gustó demasiado a los británicos quienes vieron en su gesto una indudable particularidad de los Middleton, la de intentar aprovecharse.

Kate Middleton Príncipe Jorge de Inglaterra Reino Unido Isabel II
El redactor recomienda