Logo El Confidencial
TAMBIÉN ESTUVO EN ARZAK

Una jubilación ‘tres estrellas Michelin’: el Rey Juan Carlos cena en Can Roca

Desde la proclamación de su hijo, el monarca emérito no ha parado de recorrer los mejores restaurantes de España. El pasado viernes acudió a El Celler de Can Roca

Foto: Composición fotográfica con el restaurante El Celler de Can Roca de fondo
Composición fotográfica con el restaurante El Celler de Can Roca de fondo
Autor
Tiempo de lectura3 min

Desde la proclamación de su hijo, el monarca emérito no ha parado de recorrer los mejores restaurantes de España. El día de la Constitución, el pasado 6 de diciembre, se le vio comiendo en Arzak. Y el pasado viernes acudió a El Celler de Can Roca, el considerado segundo mejor restaurante del mundo.

Cada vez más alejado de los actos oficiales, el Rey emérito almorzó el sábado 7 de diciembre en el famoso restaurante de San Sebastián regentado por Juan Mari Arzak, donde degustó la cocina vasca, según informó el cocinero donostiarra en un escueto comunicado. Morcilla de cerveza, pudin de kabrarroka con kataifi y galleta de lenteja con ssam-jang, además de angulas y codium, kokotxas en hojas de bambú y ave de invierno con bellotas fueron, según Juan Mari, los manjares que degustó el soberano saliente.

Juan Carlos I, junto a Juan Mari Arzak y su hija Elena
Juan Carlos I, junto a Juan Mari Arzak y su hija Elena

Don Juan Carlos estuvo acompañado de los doctores Anitua y Flores, de Vitoria, y por el jefe de cocina del restaurante Ikea de la capital alavesa, Iñaki Moya. El Rey emérito fue de lo más accesible, permitiendo que el chef y su hija, Elena Arzak, se hiciesen una fotografía con él en la cocina del restaurante.

El pasado viernes, el Rey continuaba con su particular ‘ruta Michelin’. Tal y como demuestran las fotografías publicadas en el kiosco rosa de este martes, el Rey se desplazó hasta Gerona para disfrutar de las delicias de otro menú con estrella. Tres, concretamente.

Ha sido tal el compromiso con la gastronomía que ha mostrado Don Juan Carlos tras la abdicación que la Real Academia de Gastronomía le homenajeó en el casino de Madrid a principios de este mes.

Una vida mucho más tranquila

El Rey emérito, junto a Rafa Nadal en un restaurante de Mallorca
El Rey emérito, junto a Rafa Nadal en un restaurante de Mallorca

Desde que renunciase al trono el pasado 2 de junio, Don Juan Carlos ha vivido una existencia mucho más tranquila, alejado de la oficialidad de los actos de antaño. El mes pasado, sin ir más lejos, horas después de que se conociese la imputación de la infanta Cristina, celebraba junto a los Gómez-Acebo la ‘reboda’ de su sobrino Juan, el hijo de la infanta Pilar, con la americana Winston Holmes Carney. Él fue uno de los primeros en llegar al enlace. Vanitatis tuvo las fotos de ese evento en exclusiva.

Hace apenas dos semanas, también disfrutaba del Circuito de Yas Marina, en el que estuvo al lado de Fernando Alonso y dejó para la posteridad una anécdota cuando desveló a los medios, sin pretenderlo, el futuro profesional del piloto de Fórmula 1. "Me ha dicho que se va a McLaren. Está muy contento", afirmó ante las cámaras de Antena 3. Posteriormente, el asturiano, ante la sorpresa, simplemente señaló: "Vosotros mismos (risas). Ahí lo dejo".

Durante el pasado verano, mientras sus familiares se fueron de vacaciones, él estuvo en Madrid. Pasó el tiempo entre largas comidas en los mejores restaurantes de la capital. Entre ellos, El Bodegón, El Paraguas, El Landó, Horcher o Casa Botín. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios