Logo El Confidencial
llevan años sin ir al chalet de la pleta

Baqueira Beret, el destino navideño que pasó de moda para la Familia Real

La casa situada en Baqueira ya no es el destino navideño de la Familia Real. Ni del núcleo duro formado por el Rey Felipe, Letizia y las niñas, ni del colateral

Foto: Una imagen de La Pleta, donde está situada la casa de la Familia Real en Baqueira (http://www.lapleta.cat/)
Una imagen de La Pleta, donde está situada la casa de la Familia Real en Baqueira (http://www.lapleta.cat/)

La casa situada en Baqueira ya no es el destino navideño de la Familia Real. Ni del núcleo duro formado por el Rey Felipe, Letizia y las niñas, ni del  colateral que conforman las infantas Elena y Cristina y su respectiva prole. Ellas dos eran fijas incluso cuando estalló el Caso Nóos. Todo ha cambiado con una reina  ejerciente a la que no le gusta esquiar  y un rey que prefiere las escapadas deportivas con los amigos, tal y como hizo el año pasado cuando aún era príncipe, esquiando en Formigal. Estas Navidades, el chalet de La Pleta se encuentra vacío y no se espera la presencia de ningún Borbón. Ya no hay seguridad añadida más que la de la propia urbanización y el destacamento de la Guardia Civil que vigilaba la zona y la vivienda real brilla por su ausencia.

“Aquí ya no viene nadie. A doña Letizia nunca le ha gustado esquiar y tampoco el ambiente que conoció allí cuando era novia del entonces Príncipe de Asturias. Cuando se casó, nunca más volvió por aquí. Decía que esto estaba lleno de snobs y de gente que quería medrar a la sombra de su marido”, cuentan a Vanitatis personas que tienen casa en la zona desde siempre y que no le quitan razón a la actual Reina: “Aquí venía Aznar y también ministros, empresarios  que esquiaban poco y tonteaban mucho. Ahora  sigue viniendo mucha gente a la que le gusta esquiar y disfrutar de la gastronomía de la zona”, aseguran.

Los actuales Reyes en una de sus contadísimas visitas a Baqueira (Gtres)
Los actuales Reyes en una de sus contadísimas visitas a Baqueira (Gtres)

Esta temporada, la vivienda con sus ventanas cerradas representa un paso adelante en la desestructuración de la Familia Borbón. Ahora mismo, cada uno está por su lado y se vive un clima de desencuentros con la infanta Cristina. Muy lejos quedan  ya las navidades de esquí con toda la familia reunida el 31 de diciembre en Baqueira. El Rey Felipe y sus hermanas aprendieron a esquiar desde muy pequeños y, siendo adolescentes, disfrutaron en Baqueira de sus primeras salidas de Nochevieja. Todo esto forma parte del historial nostálgico de lo que ha sido hasta ahora las vacaciones de invierno.

Un lugar especial para los Borbones

Imagen de la urbanización La Pleta situada Baqueira Beret (http://www.lapleta.cat)
Imagen de la urbanización La Pleta situada Baqueira Beret (http://www.lapleta.cat)

La casa de Baqueira fue un regalo de los dueños de la estación de esquí al Rey Don Juan Carlos para asegurar la presencia, en temporada alta, de  los miembros de Casa Real a sus instalaciones. Para muchos, se trató de una especie de contrato de publicidad. El chalé que le regalaron está situado en La Pleta, una de las zonas más exclusivas de Baqueira. La construcción y diseño de la vivienda mantiene el estilo de la zona con la fachadas de piedra, cubierta a dos aguas y el interior a base de madera de pino. Tiene dos plantas y buhardilla.

La infanta Cristina en 2009 (Gtres)
La infanta Cristina en 2009 (Gtres)

Hace años, y coincidiendo con unas humedades en la vivienda, se realizó una remodelación completa con el fin de acoger a los nuevos miembros, Marichalar y Urdangarin. Salvo la infanta Elena y sus hijos, nadie volvió a utilizar la casa de la nieve, valorada en un millón de euros. Los duques de Palma siempre utilizaron la casa familiar, incluso cuando el escándalo del caso Nóos ya se había destapado. Durante varias navidades pasaron allí desde el día uno de Enero hasta el seis, fecha muy emociónate para los más pequeños ya que los Reyes Magos bajan esquiando desde la cumbre seguidos de una escolta que porta bengalas. 

De esta noche mágica disfrutaron en su día el Rey Felipe VI y sus hermanas y, mucho más tarde, los hijos de los duques de Palma y de Lugo, que también comenzaron en esta estación catalana su aprendizaje deportivo. La última vez que la familia Urdangarin acudió a Baqueira fue en febrero de 2013, justo una semana antes de la segunda comparecencia del duque de Palma ante el juez Castro. En aquellos días, llamó la atención su presencia en la iglesia de la estación acompañado de sus hijos cuando nunca antes lo había hecho. Al finalizar la liturgia religiosa y una vez en la calle, varios ciudadanos le echaron en cara sus tropelías. Volvió a la casa de La Pleta (vigilada por la Guardia Civil) y al día siguiente retomó su actividad deportiva como si no hubiera pasado nada.  

Ahora, la casa de Baqueira se ha convertido en el símbolo de los nuevos tiempos. Igual que sucedió con el Bribón, que volvió a sus dueños originarios al  convertirse en un gasto inasumible por parte de Patrimonio, el refugio del Valle de Arán podría acabar ofertándose porque también supone un coste adicional en estos tiempos de austeridad.  

 

 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios