Logo El Confidencial
familia real de noruega

Los cinco momentos clave de los 18 años de Marius Borg, el hijo de Mette-Marit

Tal día como hoy, hace ya 18 años, Mette-Marit y su pareja de entonces, Morten Borg, se convertían en padres por primera vez de un niño, Marius

Tal día como hoy, hace ya 18 años, Mette-Marit y su pareja de entonces, Morten Borg, se convertían en padres por primera vez de un niño, Marius. Tan solo tres años después, Mette-Marit contraía matrimonio con el príncipe Haakon, llamado a ser el rey de Noruega. Desde entonces, Marius se convirtió en uno más de la familia real. Hoy en Vanitatis repasamos los cinco momentos clave en la vida de Marius. 

1. Su nacimiento

Marius vino al mundo el 13 de diciembre de 1997, convirtiéndose en el primer hijo de Mette-Marit y Morten Borg, una joven pareja bastante inestable que acabó por romper su relación cinco meses antes de que el niño viniera al mundo. El pasado de Morten era bastante turbio, pues estuvo en prisión en 1991 por haber comerciado con cocaína. Mette-Marit tampoco era una chica demasiado formal. Estando embarazada de Marius, apareció en un programa de televisión para buscar pareja y allí confesó que le gustaban “los chicos malos”. A pesar de que a priori podrían parecer una mala influencia para su hijo, Marius fue un niño muy querido y siempre ha contado con el amor de sus padres.

2. La boda de su madre con el príncipe

Uno de los momentos clave de la vida de Marius fue el enlace de su madre con el heredero al trono de Noruega. Al príncipe Haakon no le importó que su enamorada tuviera un retoño de una relación anterior y acogió a Marius como un hijo más. También los reyes Harald y Sonia trataron siempre con mucho amor al pequeño. La boda de Mette-Marit con Haakon, celebrada el 25 de agosto de 2001, contó con un protagonista de excepción. Con su pelo rubio y su sonrisa pícara, Marius consiguió aquel día conquistar el corazón de todos los noruegos.

3. El nacimiento de su hermana Ingrid, heredera al trono

Cuando Marius tenía seis años nació su hermana Ingrid Alexandra, quien en un futuro se convertirá en reina de Noruega. Según contó su propia madre, el pequeño no sintió celos por la nueva incorporación familiar, ya que siempre había deseado tener un hermanito. Tampoco le importó que aquella niña que había llegado después que él ocupará institucionalmente un lugar preferente, pues desde bien pequeño conoció cuál sería su papel: nunca formará parte de la Casa Real, pero sí sería uno más de la familia.

Marius, muy feliz con su hermana Ingrid Alexandra (Gtres)
Marius, muy feliz con su hermana Ingrid Alexandra (Gtres)
4. El lío con las redes sociales

Durante la etapa de su adolescencia, Marius estuvo usando la popular aplicación de Instagram para compartir fotografías de su familia y amigos. El problema estaba en que algunas de las imágenes que colgaba contenían la ubicación exacta de donde habían sido tomadas, gracias al GPS que incorpora la red social. Aunque no ocurrió nada, en Noruega se convirtió en un verdadero escándalo, ya que este hecho podría haber tenido graves implicaciones para la seguridad de la familia real pues todo el mundo podría saber dónde se encontraban. 

5. Su primer amor

Con sus casi 2 metros de altura, sus ojos azules y su melena rubia, Marius se ha convertido inevitablemente en todo un rompecorazones. Las jovencitas noruegas beben los vientos por el hijo de Mette-Marit y no dudan en hacerlo público a través de las redes sociales. Sin embargo, parece que por ahora Marius tiene el corazón ocupado. Aunque no se conoce el nombre de la afortunada, sí se sabe que es una chica que estudió con él en el colegio. Se les ha visto juntos en algún que otro evento, como la celebración de la Fiesta Nacional de Noruega.

Junto a una chica de la que se especuló que era su novia (Gtres)
Junto a una chica de la que se especuló que era su novia (Gtres)
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios