El Supremo no admitió la demanda de paternidad de Solá al Rey por ocultar datos
  1. Casas Reales
SÍ SE ACEPTÓ LA DE INGRID SARTIAU

El Supremo no admitió la demanda de paternidad de Solá al Rey por ocultar datos

No presentó las pruebas de ADN y no se entregaron de forma voluntaria algunos documentos en los que se sustentaba la demanda. "No hay principio de prueba"

placeholder Foto: Albert Solá, en una imagen de archivo en Barcelona (Gtres)
Albert Solá, en una imagen de archivo en Barcelona (Gtres)

El Tribunal Supremo considera que la demanda de paternidad que el ciudadano español Albert Solá presentó contra el ReyDon Juan Carlos, que no fue admitida a trámite, no aporta una prueba de ADN, oculta datos voluntariamente y contiene alegaciones que carecen de soporte documental seguro.

El pasado 14 de enero, la Sala de lo Civil del Supremo admitió a trámite la demanda de paternidad presentada por una mujer de nacionalidad belga, Ingrid Sartiau, pero no así la del ciudadano español Albert Solá por falta de pruebas.

"La resolución considera que no se aporta lo que se dice que se aporta (prueba de ADN), que se ocultan datos voluntariamente, que no se aportan documentos que deberían existir según los hechos de la demanda y que numerosas alegaciones contenidas en la demanda carecen de soporte documental seguro", según informa este miércoles el alto tribunal.

Prueba de ADN presentada por Ingrid SartiauEl Supremo ha notificado este miércoles el auto a las partes, pero no así a la prensa, al alegar que contiene datos que afectan a la intimidad personal y familiar del demandante.

De esta forma, el Supremo concluye que la demanda debe ser inadmitida por "no aportar el principio de prueba" exigido por la ley y por "no contener un relato de hechos mínimamente coherente y razonablemente verosímil". "La decisión legal de un principio de prueba se justifica para evitar, precisamente en virtud de demandas como la examinada, en la que lo aportado como tal principio de prueba resta verosimilitud a lo alegado, se inicien procesos que necesariamente afectan a la intimidad personal y familiar", añade.

Asimismo, señala que en este momento procesal, sin audiencia del demandado, la inviolabilidad del ReyJuan Carlos no cabe para decidir sobre la admisión o no a trámite de la demanda presentada por un hecho que ocurrió en 1956. Y añade que la legislación actual no impide el ejercicio de acciones civiles contra elreyque hubiera abdicado.

Ingrid Sartiau Alberto Solá
El redactor recomienda