Logo El Confidencial
DURANTE SU ESTANCIA EN BARCELONA

El Rey Juan Carlos suma dos estrellas a su guía Michelin

El día siguiente a su reunión con su hija Cristina, Don Juan Carlos comió con una pareja de amigos en la Enoteca de Paco Pérez. El restaurante, en el hotel Arts de Barcelona, tiene dos estrellas Michelin

Foto: El Rey Juan Carlos suma dos estrellas a su guía Michelin

El Rey, de vuelta a Madrid desde la tarde de este miércoles, se alojó durante su visita a Barcelona en el hotel Arts. El establecimiento, adscrito a la cadena de lujo americana Marriott, es un cinco estrellas muy próximo al Club Naútico, lugar donde se reunió con la infanta Cristina. Se trataba esta de una visita particular que tenía programada desde hacía tiempo, circunstancia que aprovechó para verse en privado con su hija. Poco antes había comido con el ingeniero mallorquín José Cusí, uno de sus amigos más fieles, y su esposa, Inés Muíños. Padre e hija no coincidían públicamente desde hace dos años. Fue durante una misa celebrada en el Palacio Real por la memoria de Don Juan, el padre del Rey. De ahí la importancia del encuentro: en el momento más frío en las relaciones personales de la Familia Real, esta cita se le antoja a todo el mundo un posible punto de inflexión.

Tras la cita con la infanta, el Rey se desplazó al hotel Arts. Se alojó en una suite del área reservada, denominada El Club. “Un hotel dentro del hotel”, se precia el propio establecimiento. Según ha podido saber Vanitatis, allí se reunió con una delegación de empresarios árabes. Ese sería el objeto de esta visita estrictamente privada; la reunión con la infanta Cristina habría sido un efecto colateral y cuyos resultados aún no conocemos.

Don Juan Carlos en el restaurante Arzak
Don Juan Carlos en el restaurante Arzak

Don Juan Carlos almorzó ayer en el prestigioso restaurante Enoteca del propio hotel y disfrutó de sus dos estrellas Michelin cimentadas sobre una base de gastronomía mediterránea y coronadas con el toque de vanguardia del chef Paco Pérez, que suma cinco estrellas (lea Érase una vez Paco Pérez): dos de Enoteca, dos del Miramar (Llançà, Girona) y una más por el Cinco by, en el hotel Das Stue de Berlín. El rey comió con una pareja; compartieron entrantes y pagó Don Juan Carlos. Un gesto de 'campechanía'.

Como ayer recogía Vanitatis, la infanta Cristina aterrizó en Madrid el viernes pasado para asistir al cumpleaños de su prima Cristina de Borbón Dos Sicilias este fin de semana. Se instaló en La Zarzuela y aprovechó para hacer algunas compras. El lunes voló a Barcelona, se alojó en un hotel de Pedralbes y se dejó caer por La Caixa. Su primogénito, Juan, estuvo también en la ciudad. En realidad y cumpleaños aparte, esta visita a España debía cerrar un capítulo clave en la vida de la infanta: estaba previsto que el martes firmase la compraventa del nº 11 de la calle Elisenda de Pinós, 'el palacete de Pedralbes'. Ha sido aplazada. El juez Castro aún no se ha pronunciado sobre el recurso a la autorización de la venta interpuesto por la abogada Virginia López-Negrete, pero las partes han decidido aplazar la firma de la compraventa unas semanas. La acusación popular en el 'caso Nóos' teme que si el palacete se vende, no quede ningún bien embargable con que ‘atar’ a la infanta: el plazo para que consigne en la cuenta del juzgado sus 2,3 millones de euros de multa finaliza el 1 de abril. También pretenden dilucidar si los 6,9 millones en los que se cerró el trato es el mejor precio que puede conseguirse, así como saber quién es el comprador final, hasta ahora, un misterio.

Imagen del restaurante Enoteca de Paco Pérez en el hotel Arts de Barcelona
Imagen del restaurante Enoteca de Paco Pérez en el hotel Arts de Barcelona
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios