Logo El Confidencial
principado de mónaco

La ausencia de Charlène y el desacertado look de Carlota marcan el Baile de la Rosa

Como cada año por estas fechas, se celebró en Mónaco el ‘Baile de la Rosa’ y como cada año, la mayoría de las damas de la familia Grimaldi volvieron a brillar con su glamurosa elección de vestuario

Foto: Carlota, muy guapa, se decantó por un vestido rosa y negro de Chanel
Carlota, muy guapa, se decantó por un vestido rosa y negro de Chanel

Como cada año por estas fechas, se celebró en Mónaco el tradicional ‘Baile de la Rosa’ cuya temática en esta ocasión era el ‘Art Decó’, y como cada año, las damas de la familia Grimaldi volvieron a brillar con su glamurosa elección de vestuario. Una vez más, la princesa Carolina, quien presidió la gala junto a Alberto porque su cuñada Charlène se ausentó por causa de una gripe que sufría su hija Gabriella, volvió a demostrar que a sus 58 años sigue siendo una de las mujeres más elegantes del mundo.

Carolina eligió un vestido blanco de seda firmado por Karl Lagarfeld, también presente en el evento, y un chal a juego. Aunque el diseño era espectacular, lo mejor del look fue la tiara que utilizó a modo de gargantilla. Se trata de una diadema de estilo Fringe que perteneció a la princesa Carlota y que heredó directamente su nieta Carolina, pues según cuentan las ‘malas lenguas’ no quería que fuera lucida por Grace Kelly, pues al ser una actriz de Hollywood no la consideraba una soberana de Mónaco adecuada.

Carolina con vestido de Karl Lagarfeld (Ver galería)
Carolina con vestido de Karl Lagarfeld (Ver galería)

Otra dama que volvió a brillar con su atuendo fue la italiana Beatrice Borromeo. La ‘novia’ de Mónaco eligió un vestido dorado que resaltaba todavía más la belleza y el espectacular físico de la joven. Como la mayoría de su fondo de armario, la prenda la firmaba Giorgio Armani, compatriota de Beatrice y gran amigo de la familia. La futura mujer de Pierre Casiraghi también lució unas joyas de infarto: un collar de oro blanco y diamantes en forma de serpiente y unos espectaculares pendientes.

En esta ocasión el fiasco estilístico de la jornada lo protagonizó la hija de Carolina, Carlota Casiraghi, al decantarse por un vestido de Chanel. La elección de la joven, a la que no acompañaba su novio, el actor Gad Elmaleh, porque estaba enfermo, recibió muchas críticas. Y es que la original prenda confeccionada en lentejuelas rosas y negras y de estilo oversize no acababa de favorecer a la amazona. No obstante, es muy probable que se haya decantado por un vestido ancho para disimular la incipiente barriguita de su segundo embarazo, el cual Vanitatis pudo confirmar tras conocer que quería vender a su caballo porque no volvería a montarlo hasta dentro de unos meses.

Carlota junto a su hermano Pierre (Efe)
Carlota junto a su hermano Pierre (Efe)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios