Logo El Confidencial
LA HIJA DE LA INFANTA ELENA HA ESTADO UNOS DÍAS EN ESPAÑA

Victoria Federica, otra taurina en la familia Borbón

Se había visto a Froilán en los toros acompañando tanto a su padre como a su madre, pero nunca a su hermana. La feria de San Isidro ha puesto en liza a una nueva Borbón aficionada a la fiesta nacional

Hasta ahora el taurino de los hijos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar era Froilán, a quien se le ha visto en los ruedos en muchas ocasiones acompañado tanto de su padre como de su madre. Lo que se desconocía era que Victoria Federica también formara parte de esa tradición familiar que en el caso de los Borbón Grecia solo mantiene la duquesa de Lugo. Son contadas las ocasiones en que la hermana Cristina ha acudido a una plaza a lo largo de su vida. Ahora sería impensable, pero hubo momentos en que la hoy infanta imputada era uno de los miembros más valorados en las encuestas relacionadas con la monarquía

El Rey Felipe tampoco ha sido muy taurino, aunque ahora, por exigencias del guión y de esa hoja de ruta para el acercamiento con el pueblo, se le ha visto en los últimos días. Mientras fue Príncipe de Asturias siempre se dijo que su ausencia en la fiesta taurina tenía que ver con no molestar a su madre, la Reina Sofía, a la que le horrorizan los toros.

Victoria Federica, que pasó unos días de vacaciones en Madrid coincidiendo con la Feria de San Isidro, acompañó a su abuelo, el Rey emérito, y a su madre a una corrida con un cartel de lujo. Esa tarde, los maestros José Mari Manzanares, Juan José Padilla y Miguel Ángel Pereda brindaron sus primeras faenas a Don Juan Carlos, que en todo momento estuvo pendiente de su nieta y del teléfono móvil.

El monarca no dudó en explicarle las faenas tanto a su nieta como a una amiga de la niña e incluso le entrego la montera que le tiró Manzanares mientras duró el quite. Fue en uno de estos brindis cuando se produjo una de las anécdotas de la tarde, pues el Rey no consiguió retener la montera. “Venga, abuelo, que tú puedes”, le animaba Victoria Federica, según indican testigos de barrera. Otra de las anécdotas de aquella tarde fue ver a la adolescente abrazando al Rey y jugando con el pelo de su madre, sentada delante de ella, que ese día llevaba la melena suelta. La hacía trenzas, moñitos… Y Elena tan feliz.

Victoria Federica, una niña dulce con grandes dotes para la música y el ballet, estudia en un internado en el Reino Unido y no da problemas a sus padres. Saca buenas notas y comparte con su madre la afición a la hípica; bueno, ahora también a los toros. La infanta Elena también estuvo pendiente de su padre y en el cuarto toro le colocó una almohadilla en la espalda para que se pudiera reclinar. 

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios