Logo El Confidencial
rupturas sentimentales

La maldición de los Grimaldi: todos sus miembros suman 17 fracasos amorosos

Alberto, Carolina, Estefanía de Mónaco e ¿incluso Carlota Casiraghi? 'padecen' un mal de amores predicho hace siglos. El rumor de ruptura entre la nieta de Rainiero y su pareja reaviva la leyenda

Foto: El humorista francés Gad Elmaleh y Carlota Casiraghi, en una foto de archivo (Efe)
El humorista francés Gad Elmaleh y Carlota Casiraghi, en una foto de archivo (Efe)

Corría el siglo XV en Mónaco y una gitana echó una maldición a un Grimaldi mujeriego y embustero. La amenaza verbal venía a decir que ni él ni ninguno de sus descendientes hallarían la estabilidad emocional si contraían matrimonio antes de los 50. Desde entonces, y hasta ahora, parece que aquella advertencia se cumple a rajatabla. Con o sin necesidad de casarse. Vanitatis ha realizado un repaso a la vida amorosa de sus actuales miembros. Sin contar a las generaciones más jóvenes, los tres hijos de Rainiero y Grace suman 17 fracasos sentimentales.

Esta semana la revista francesa Voici aseguraba que la sobrina de Alberto de Mónaco, Carlota Casiraghi (28 años), había roto con el humorista Gad Elmaleh, 15 años mayor que ella. No han pasado por la vicaría y ya son padres de Raphaël, nacido en diciembre de 2013. A pesar de que otros medios han desmentido dicho rumor, sobre esta pareja siempre ha planeado la sombra de la incertidumbre, pero ¿qué hay del resto de sus familiares más destacados?

Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi el día de su boda en 1983 (Gtres)
Carolina de Mónaco y Stéfano Casiraghi el día de su boda en 1983 (Gtres)

Los amores de su madre, Carolina de Mónaco (58 años), siempre fueron un quebradero de cabeza para su abuelo Rainiero... y para la prensa mundial. Con 19 años se casó con Philippe Junot, uno de los hombres más conocidos en la Costa Azul francesa. Dos años después, se separarían. Años más tarde contraería matrimonio con Stéfano Casiraghi. Con él consiguió no solo la paz sentimental; también ser madre de tres hijos (Andrea, Carlota y Pierre). Fue el gran amor de su vida, pero murió trágicamente en un accidente con una lancha motora, lo que la hundió en una profunda depresión.

Años después aparecía Ernesto de Hannover. Un príncipe alemán sin trono con quien tiene una hija, Alejandra, y con quien se casó tiempo después. Aunque unidos legalmente, hacen vidas por separado.

Alberto de Mónaco (57) estuvo considerado durante años uno de los solteros de oro de la realeza europea. La exnadadora olímpica Charlène Wittstock fue la única capaz de echarle el lazo (matrimonial). Con ella ha logrado ser padre de los mellizos herederos al trono del principado. Aunque, años atrás, pasaron por su vida y por su cama desde la actriz hollywoodiense Brooke Shields a Tasha de Vasconcelos pasando por Alexandra Kamp-Groeneveld. Después vendrían sus relaciones con Nicole Coste y Tamara Rotolo, de las cuales nacieron Jazmin Grace y Alexander, respectivamente. Ninguno figura en la línea de sucesión, pero sí en su testamento.

Estefanía de Mónaco (50) probó las mieles del primer amor muy joven, como su hermana Carolina. Contaba con 16 años cuando comenzó su relación con Urbano Sforza. Aunque la vida amorosa de la menor de los Grimaldi siempre fue la más agitada –mantuvo romances con Ted Kennedy o Felipe de Lieja–​, pareció encontrar el amor definitivo con Paul Belmondo. Pero no. Cuando todo parecía indicar que la pareja anunciaría su compromiso, se tiró a los brazos de Anthony Delon, el hijo del actor francés Alain Delon. Pero este amor, como los otros, se tornó flor de un día.

Estefanía de Mónaco y Anthony Delon durante un verano en Saint-Tropez (Gtres)
Estefanía de Mónaco y Anthony Delon durante un verano en Saint-Tropez (Gtres)

Y triunfó la soltería

El piloto Alain Prost, Ron Bloom o Mario Olivier también formaron parte de la nómina de amores de Estefanía. Hasta que llegó su guardaespaldas Daniel Ducruet: el hombre que la dejó embarazada de dos de sus dos hijos, Louis y Pauline, y con quien estuvo casada menos de un año. Él fue pillado y fotografiado mientras mantenía sexo con una bailarina de striptease en una piscina. Tiempo después aparecería en su vida un segundo escolta. Tanto la protegió Jean Raymond Gottlieb que la hizo madre por tercera vez, de Camille. Con él nunca se llegó a casar. Después llegaría su etapa en el circo y sus romances con el domador de elefantes Franco Knie o el acróbata Adans Peres: el hombre que la desposó por segunda vez durante unos meses. Desde entonces, la hija menor de Grace Kelly sigue soltera.

Con estos antecedentes, parece que las nuevas generaciones de los Grimaldi nada habrían de temer. Aunque ninguno está libre de sufrir un fracaso sentimental. A pesar de los constantes rumores que se ciernen sobre Carlota y Gad, parece que el amor va viento en popa entre Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi, y, aunque hayan tenido que posponer su boda, Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo se darán el sí dentro de poco.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios