Logo El Confidencial
tiene depresión desde 2003

Masako de Japón, la princesa que solo sale de su enclaustramiento para ir a coronaciones

La princesa nipona y su marido, el príncipe heredero Naruhito, se desplazaron hasta Tonga para asistir a la coronación del rey Toupau VI

Foto: Los príncipes herederos durante la coronación del rey de Tonga (Gtres)
Los príncipes herederos durante la coronación del rey de Tonga (Gtres)

Masako de Japón ha salido de su voluntario enclaustramiento para acudir a la coronación del nuevo rey de Tonga. La princesa nipona y su marido, el príncipe heredero Naruhito, se desplazaron este fin de semana hasta este pequeño reino de la Polinesia para ser testigos de la ceremonia de investidura de Toupau VI, quien ascendió el trono en 2012 tras la muerte de su hermano, Siaso Tupou V. Durante todas las celebraciones, se puedo ver que la esposa de Naruhito estaba sonriente y feliz de haber podido acudir al evento a pesar de sus problemas de salud.

Naruhito y Masako junto al nuevo rey de Tonga (Gtres)
Naruhito y Masako junto al nuevo rey de Tonga (Gtres)
Desde que a la princesa Masako le diagnosticaron una grave depresión en 2003 causada, según las malas lenguas, por la presión de no poder engendrar un hijo varón, tan solo ha salido de su país dos veces y en ambas ocasiones lo ha hecho para acudir a la coronación de algún rey. Su primera salida al extranjero fue en 2013 con motivo de la investidura de Guillermo Alejandro y Máxima de los Países Bajos. Dada la estrecha relación que guardan la nipona y la argentina, Masako decidió viajar hasta Holanda, lugar en el que precisamente residen sus padres, para no fallarle a su amiga.
 
A pesar de que en un principio Masako iba a asistir tanto al acto de investidura de Guillermo Alejandro como a la cena con motivo de la abdicación de la ahora princesa Beatriz, finalmente y por motivos de salud decidió no asistir a la cena. Desde este viaje, la princesa nipona no había vuelto a abandonar su país, hasta ahora que decidió asistir a la coronación tongona.
Masako y Naruhito en la investidura de Guillermo Alejandro de Holanda (Gtres)
Masako y Naruhito en la investidura de Guillermo Alejandro de Holanda (Gtres)

Presionada por el heredero

La rumorología acerca de lo que ocurre para que Masako mantenga su encierro japonés ha variado a lo largo de los años: desde aquellos que la tildan de ‘mariposa atrapada’ a los que aseguran que recibía constantes presiones para dar un heredero al trono japonés, una presión que habría tenido sobre sus espaldas desde su boda con el príncipe Naruhito en 1993.

Ese empuje popular hizo que fuese ella la acusada 'oficial' de la demora de un embarazo que nunca llegaba. Tras numerosos tratamientos de fertilidad y un aborto, dio a luz a la princesa Aiko en diciembre de 2001, pero el nacimiento de una niña en lugar de un varón no aminoró la responsabilidad de traer al mundo a un heredero. Se dice también que, por aquella época, se enfrió la relación que tenía con sus suegros. En 2003, la Casa Imperial reveló que sufría estrés, reconociendo por fin el problema de la princesa. Diez años después, y coincidiendo con su 50 cumpleaños, Masako prometió que seguiría esforzándose por superar su depresión. Tiempo al tiempo.

Masako junto a su marido y su hija, la princesa Aiko (Gtres)
Masako junto a su marido y su hija, la princesa Aiko (Gtres)
Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios