Logo El Confidencial
mónaco festeja a su príncipe

Los arrumacos entre Alberto y Charlene marcan el aniversario de su entronización

Un cóctel en la plaza del palacio con todos los residentes del Principado como invitados. Así daban comienzo, este sábado por la tarde, los actos de celebración de la entronización de los príncipes

Un cóctel en la plaza del palacio con todos los residentes del Principado como invitados. Así daban comienzo, este sábado por la tarde, los actos de celebración de la entronización de Alberto de Mónaco, de la que este domingo 12 de julio se cumple nada menos que una década; un decenio en el que se ha puesto en duda, en no pocas ocasiones, la regia felicidad de Charlene, que en algunos actos oficiales parecía ejercer de sosías de aquella Lady Di de los 80 mostrando su cara más triste. Este sábado, sin embargo, en el inicio de esos actos conmemorativos, la habitual y comentada frialdad entre el matrimonio ha dado paso a incontables muestras de afecto, besos y todo tipo de complicidades parejiles.

Alberto y Charlene saludan a los monegascos (Gtres)
Alberto y Charlene saludan a los monegascos (Gtres)

Con un vestido de color crudo y unas gafas de sol, Charlene no paraba de sonreír y de observar a sus gemelos, que eran testigos mudos, desde el balcón del Palacio y los brazos de sus niñeras, de la enorme celebración que habían preparado sus progenitores. En ella, por supuesto, también estaban presentes las hermanas de Alberto, una Estefanía flanqueada por sus tres hijos, Louis Ducruet, Pauline Ducruet y Camile Gottleib y con un vestido estampado, y una Carolina que llevaba en brazos a su nieto Sasha.

Estefanía, el pequeño Sasha y su abuela Carolina (Gtres)
Estefanía, el pequeño Sasha y su abuela Carolina (Gtres)

Los monegascos parecían bastante complacidos con la celebración, ya que han abarrotado la plaza y se han situado en los mejores lugares, abanico en mano, para disfrutar de la música de Olivia Dorato y el grupo Miss América, artistas invitados para dar el pistoletazo de salida a los festejos conmemorativos. El verdadero 'regalo' para los ciudadanos tendrá lugar este domingo, cuando puedan disfrutar de un concierto gratuito de Robbie Williams.

Diez años han pasado de aquel día en el que, tras la tristeza por la muerte de Rainiero, un serio Alberto de Mónaco accedía al salón del trono del palacio Grimaldi para jurar la Constitución. Después, asistía al Te Deum en la catedral de San Nicolás y asumía así ser la cabeza visible de un Mónaco que siempre ha sido emblema del lujo y la modernidad. También ha sido un hervidero de rumores sobre la relación entre el matrimonio formado por él y Charlene. A ojos de los monegascos, al menos este sábado, ambos parecían una pareja salida de los sonetos de Shakespeare.  

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios