Las dos fiestas de cumpleaños de Beatriz de York: una en Sotogrande y otra en Ibiza
  1. Casas Reales
nieta de isabel II

Las dos fiestas de cumpleaños de Beatriz de York: una en Sotogrande y otra en Ibiza

Ha celebrado su cumpleaños con los suyos en Sotogrande para, después, desplazarse con su novio a la isla pitiusa. Allí han sido invitados a los yates de Roman Abramovich y David Geffen

Foto: La princesa Beatriz de York y su novio Dave Clark en una imagen de archivo (Gtres)
La princesa Beatriz de York y su novio Dave Clark en una imagen de archivo (Gtres)

Su estilo de vida es más propio de una jetsetter que de una royal. Sus andanzas, que redundan en una apretada agenda social, han llevado a sus paisanos a apodarla con tino como “la princesa ociosa”. Una joven de 27 años recién cumplidos que disfruta de sus decimoséptimas vacaciones en los últimos nueve meses. Y no serán las últimas para Beatriz de York, la hija del príncipe Andrés de Inglaterra y Sarah Ferguson.

El pasado 6 de agosto, su padre aprovechó para felicitarla a través de su cuenta de Twitter. Aún faltaban dos días para el cumpleaños de su primogénita y compartió una tierna imagen de él junto a su exmujer y Beatriz con apenas tres semanas de vida. Una fotografía que puso en alerta a la prensa de su país. Días después, el rotativo británico Daily Mail aseguró que la joven estuvo el pasado jueves en Sotogrande (Cádiz) celebrando su aniversario con los suyos.

La urbanización gaditana pasaba a convertirse en el penúltimo destino de esa espiral de viajes de lujo que vive la princesa y que en los últimos meses la ha llevado a la costa griega, a Florida, a Bahrein o a las playas de St. Barts, en el Caribe. Pero, ¿dónde estuvo y qué hizo Beatriz de York el sábado 8, fecha de su cumpleaños?

En Ibiza. Allí disfrutó de una jornada mucho más divertida en aguas del Mediterráneo y en compañía de su novio –el ejecutivo Dave Clark– a bordo del Eclipse: el segundo yate más caro del mundo propiedad del magnate ruso Roman Abramovich, tal y como revelan las imágenes publicadas por el citado rotativo británico.

En ella se ve a la princesa Beatriz luciendo ¿palmito? a lo largo y ancho de esta embarcación de 170 metros de eslora. Eso sí, a pesar de que cuenta con escudo antipaparazzi no debía estar activado porque las imágenes de la royal disfrutando de la buena vida a bordo conforman un buen álbum. Unas fotografías donde aparece disfrutando de algunas de las prestaciones deluxe de esta mansión flotante (cuyo precio asciende a 356 millones de euros) que cuenta con dos helipuertos, 24 habitaciones repartidas en nueve pisos, dos piscinas y 50 tripulantes que le habrán concedido cualquier tipo de capricho. De hecho, su novio disfrutó de una excursión a bordo de una moto de agua.

De yate en yate

Pero si las prestaciones de este megayate no le parecían suficientes, Beatriz y su novio aprovecharon para dejarse agasajar por otro magnate: el empresario hollywoodiense David Geffen, propietario del The Rising Sun. Una embarcación que cuenta con 80 habitaciones, una cancha de baloncesto o bodega, entre otras muchas dependencias. Allí, la princesa de York pudo haber coincidido con una de las invitadas vip de su anfitrión: la presentadora de televisión Oprah Winfrey.

Una jornada que supone un punto y seguido en la vida de esta joven licenciada en Historia a la que se le conoce un escaso currículo. Tras una estancia breve en la sede neoyorkina de Sony Pictures, Beatriz ha optado por hacer un máster en el arte de la dolce vita.

Ibiza Sotogrande Sarah Ferguson Isabel II Roman Abramovich Príncipe Andrés
El redactor recomienda