¿A qué 'royal' quieren más sus suegros?
  1. Casas Reales
regalo de boda

¿A qué 'royal' quieren más sus suegros?

Pendientes, tiaras, aderezos… El afecto de las familias políticas hacia sus nueras se mide en quilates. 'Vanitatis' elabora la lista de las princesas y reinas con los mejores regalos de boda

Foto: Kate Middleton, Sofía Hellqvist, la Reina Letizia, Mary Donaldson o Beatrice Borromeo figuran entre las agasajadas (Vanitatis)
Kate Middleton, Sofía Hellqvist, la Reina Letizia, Mary Donaldson o Beatrice Borromeo figuran entre las agasajadas (Vanitatis)

“Los diamantes son los mejores amigos de las mujeres”. Marilyn Monroe sabía lo que decía en la celebérrima cinta Los caballeros las prefieren rubias de Howard Haws. El título de esta canción adquiere todo su sentido si se aplica a las royals contemporáneas. Princesas y reinas de nuevo cuño se habrán casado mejor o peor, pero lo cierto es que sus familias políticas –al margen de sus anillos de compromiso– supieron cómo agasajarlas el día de su petición de mano o enlace. Tiaras, aderezos, pulseras o pendientes que han servido para aumentar sus ya de por sí abultados joyeros compuestos por alhajas heredadas. Pero, ¿cuál de todas ellas ha recibido mejor regalo medido en quilates?

Beatrice Borromeo ha sido la última en entrar a formar parte de la realeza. Aunque no recibirá tratamiento de Princesa, figura en esta lista de royals obsequiadas por sus suegros. En concreto, por la madre de su marido Pierre, Carolina de Mónaco. La esposa de Ernesto de Hannover le regaló unos pendientes con forma de lágrima hechos a base de oro blanco, diamantes y una esmeralda rosa. Un complemento realizado en los talleres de una joyería de Viena y que estrenó el día de su boda civil en el palacio real de Mónaco.

Otro palacio, en este caso el de Suecia, fue testigo del penúltimo regalo de bodas de unos suegros a su nuera. Los reyes Carlos Gustavo y Silvia obsequiaron a la flamante princesa Sofía (Hellqvist) con una tiara elaborada en oro blanco, con motivos arabescos hechos a base de brillantes y esmeraldas. Sencilla y sofisticada, esta pieza única ha pasado a convertirse en el elemento principal del nuevo joyero de la esposa del príncipe Carlos Felipe.

Menos dados a los regalos han resultado ser los miembros de la familia real británica. Y eso que la reina Isabel II podría haber obsequiado a Kate Middleton con cualquiera de las fantásticas alhajas que componen su joyero. Al no existir suegra, el príncipe Carlos de Inglaterra no reparó en que lo habitual en otras casas reales es hacer un obsequio a su nuera. Y el anillo de Lady Di –regalo de compromiso del príncipe Guillermo– no cuenta. Pero su esposa Camilla Parker Bowles sí que tuvo un detalle con la esposa de su hijastro. Por su boda le regaló una pulsera de eslabones de oro con un pequeño colgante donde va grabadas, por un lado, el monograma de la duquesa de Cambridge y, por el otro, una letra 'C', de Camilla; símbolo, cuentan, de la unión que existe entre ambas.

Más 'avispados' estuvieron los (ahora) Reyes eméritos de España el día en que la periodista Letizia Ortiz se comprometió con el (entonces) Príncipe Felipe. El primer obsequio corresponde al día de su pedida. Don Juan Carlos y Doña Sofía le regalaron un conjunto compuesto por un collar y unos pendientes en platino con perlas y brillantes. El segundo capítulo de esta lista de regalos corresponde al día de su enlace. Entonces, Doña Letizia lució unos pendientes realizados en platino formados por 10 diamantes montados en garra: seis de ellos con talla de pera, y cuatro con talla brillante. Unas joyas que la Reina utiliza con mucha frecuencia en numerosos actos oficiales.

Aunque no estrenó, Mette-Marit de Noruega posee una pieza con gran valor histórico. Los reyes Harald y Sonia le regalaron la tiara de las margaritas de diamante. Una joya que data de 1910 de cuyo montaje resultan 23 de estas flores. Está hecha a base de platino, oro blanco y diamantes.

Otra de las suegras que mejor se ha portado con la esposa de su hijo, ha sido la reina Margarita de Dinamarca. Tuvo la atención de regalarle a Mary Donaldson una diadema que, además, figura entre las joyas desconocidas de la familia real danesa. Una tiara única hecha a base de platino y brillantes que sirvió a la australiana para dar el 'sí' a su príncipe heredero.

Beatrice Borromeo Mary de Dinamarca Kate Middleton
El redactor recomienda