Logo El Confidencial
ES LA SEGUNDA VEZ QUE LO HACE

Anulada la última boda 'real' del año por falta de pedigrí en la lista de invitados

El enlace religioso de Juan Bagration-Mukharani, pretendiente al trono de Georgia, con la modelo y socióloga georgiana Kristine Dzidziguri tendrá que esperar

Foto: Juan Bagration-Mukharani y Kristina Dzidziguri
Juan Bagration-Mukharani y Kristina Dzidziguri

Georgia esperaba celebrar este 20 de septiembre la que hubiera sido la segunda boda 'real' en el país en los últimos 200 años, pero una serie de problemas de coordinación en cuestiones de protocolo y organización han dado al traste con el enlace religioso de Juan Bagration-Mukharani, pretiendente del desaparecido trono georgiano, con la modelo y socióloga georgiana Kristine Dzidziguri.

La pareja, que contrajo matrimonio civil en Ronda el 10 de mayo de 2014, preparaba con ilusión su boda religiosa para septiembre del año pasado, pero los apenas cuatro meses de margen disponibles para organizar un enlace motivaron su retraso un año. Este 20 de septiembre era la nueva fecha elegida, pero el tiempo se les ha vuelto a echar encima por la lentitud de los trámites oficiales y tampoco ha podido ser. Tal como cuenta Juan, las autoridades georgianas habían prometido la asistencia de distintos miembros de la realeza, pero finalmente no lo han podido lograr, por lo que han decidido aplazar la boda.

Kristine Bagration-Mukharani (Foto: Fundación)
Kristine Bagration-Mukharani (Foto: Fundación)

El propio Juan Bagration-Mukharani, en declaraciones exclusivas a Vanitatis, indica el porqué de esta decisión: “Como pretendiente al trono de Georgia considero que mi boda puede ser un acontecimiento relevante para el país. De la forma que estaban transcurriendo los preparativos no lo iba a ser, por lo que personalmente tanto Kristine como yo hemos preferido sacrificarnos y que el pueblo de Georgia tenga la boda real que se merece”. Juan Bagration, además, añade que “Georgia se encuentra en un momento clave para el progreso socioeconómico. El acercamiento a Europa es fundamental, y el hecho de que a nuestra boda asistan familias reales de todo el mundo, pensamos, puede ser un primer impulso que no podemos desestimar”.

Cuatro días de festejos

El programa nupcial de la boda real georgiana abarcaba cuatro días en los que los invitados tenían programadas visitas organizadas a distintas ciudades del país, así como una recepción con el primer ministro o un cóctel con el actual patriarca de Georgia y cabeza de la Iglesia ortodoxa y apostólica del país. Los novios querían aprovechar la asistencia de familias reales y diversas personalidades para dar a conocer el país en el que tienen fijada su residencia.

Cada detalle estaba siendo preparado con mimo: el enlace religioso iba a tener lugar a las 4 de la tarde en la catedral de Svetitsjoveli, situada en la ciudad de Miskheta, un monumento que data del siglo XI y en el que se cree puede estar enterrada la túnica de Jesucristo. Ese mismo día, después de los saludos y de las fotografías oficiales del enlace, los invitados se trasladarían a degustar una exquisita cena, y poco antes de la medianoche estaba organizado un baile amenizado por un DJ.

Entre los invitados se encontraba la familia real española al completo, ya que la abuela de Juan era la infanta María de las Mercedes de Baviera y Borbón. También el torero Cayetano Rivera, que iba a ser testigo del novio, ya que es amigo íntimo de Juan Bagration-Mukharani desde que siendo niños compartieron estudios y tiempo libre en el elitista internado de Beau Soleil (Suiza). De hecho,  Juan confirma que el 6 de noviembre estará, junto a Kristine, en Mairena del Alcor, en la boda del torero con Eva González.

De momento, la boda más esperada de Georgia tendrá que esperar. Lo más duro para la pareja es que están deseando convertirse en padres y no lo harán hasta después de su esperada ceremonia religiosa. Pero tal y como dice el propio Juan Bagration-Mukharani: “Aunque el aplazamiento haya sido un momento triste o difícil, seguro que cuando al fin se produzca saldrá todo redondo”. 

Duelo de pretendientes

Tras la publicación de esta noticia, Davit Bagration Mukhran Batoni, el otro aspirante al trono georgiano, se ha puesto en contacto con Vanitatis para desmentir que el Gobierno de Georgia se haya reunido con Juan Bagration-Mukharani y Kristine Dzidziguri para hablar sobre la celebración de su boda en el país. Asimismo, Davit recuerda que de celebrarse el enlace en Georgia ninguno de los miembros de lo que él considera "familia real verdadera" asistirá a tal boda. "Juan de Bagration no es miembro de la Familia Real de Georgia ni Principe de Georgia y ampoco le corresponde la denominación de Su Alteza Real", explica. 

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios