Los cuatro motivos por los que Carolina de Mónaco no volverá con Ernesto de Hannover
  1. Casas Reales
principado de mónaco

Los cuatro motivos por los que Carolina de Mónaco no volverá con Ernesto de Hannover

¿Es cierto que Carolina quiere darle una segunda oportunidad a Ernesto? ¿Podrían estar juntos de nuevo? En 'Vanitatis' creemos que no y te damos cuatro motivos por los que no volverán

Foto: Carolina y Ernesto, en una imagen tomada en 2006 (Gtres)
Carolina y Ernesto, en una imagen tomada en 2006 (Gtres)

Esta semana, se conocía la noticia de que el príncipe Ernesto de Hannover había puesto fin a su relación con Simona, una joven rumana con la que llevaba varios años saliendo. Esta ruptura ha provocado que ya se haya empezado a especular sobre una posible reconciliación entre Ernesto y la princesa de Mónaco, que "parece estar por la labor de perdonar a su todavía marido y él va aprovecharlo", asegura la revista 'Bunte'. Pero... ¿es cierto que Carolina quiere darle una segunda oportunidad a Ernesto? ¿Podrían estar juntos de nuevo? En 'Vanitatis' creemos que no y te damoscuatro motivos por los que la princesa Carolina no volverá con el padre de su hija Alexandra.

1. Ernesto continúa con su vida de juerguista

El motivo principal de la separación entre Carolina y Ernesto fue la animada vida de ocio que llevaba él. Sus noches eternas en los bares, sus salidas con amigos y su amor por el alcohol acabaron cansando a la princesa, quien en muchas ocasiones le había pedido a su marido que cambiara. Finalmente, y viendo que no había remedio, Carolina decidió terminar su matrimonio con Ernesto. En estos casi seis años que han pasado desde su separación, el príncipe no hacambiado su formade vida. Así que si entonces Carolina no pudo aguantarlo, no hay motivo para que quiera volver a hacerlo.

2. Carolina sigue siendo princesa de Hannover

A pesar de que sus vidas se separaron en 2009, Ernesto y Carolina decidieron no firmar los papeles del divorcio. Según cuentan allegados a la pareja, fue una petición que la hija de Grace y Rainiero le hizo a su esposo, pues Carolina no quería perder la dignidad de Su Alteza Real princesa de Hannover que en 1999 añadió a la de Su Alteza Serenísima princesa Carolina de Mónaco. El matrimonio llegó a un trato y aunque Ernesto ha tenido varias parejas, jamás le ha pedido el divorcio a su mujer y es muy posible que -por ese trato del que desconocemos la información de ambas partes- nunca lo haga, así que si Carolina quieremantener su título de princesa de Hannover, no tiene por qué volver a los brazos de Ernesto.

3. La princesa ha aprendido a vivir sola

La vida sentimental de Carolina de Mónaco no ha sido un cuento de hadas. Tras su enlace fallido con Phillipe Junot, la princesa perdía al amor de su vida, Stefano Casiraghi, en un terrible accidentey después, su tercer marido,el príncipe Ernesto de Hannover le 'salía rana'. Desde su fiasco con el príncipe de Hannover, a Carolina no se le ha conocido pareja. Según sus allegados, eso se debe a que la hija de Rainiero y Grace ha aprendido a vivir con su soledad. Es cierto que tiene la compañía de su hija Alexandra, quien acaba de cumplir 16 años, pero en el terreno sentimental, Carolina ya no está por la labor y prefiere estar sola que mal acompañada. Además, se encuentraen un momento de su vida en el que lo más importante para ella son sus nietos Sasha, India y Raphaël.

4. Carolina puede aspirar a algo mejor

La princesa Carolina heredó la belleza de su madre, Grace Kelly, y es un icono de estilo para muchas mujeres. Y es que a sus 58 años, la hermana del príncipe Alberto está estupenda y sigue ocupando las lista de las mujeres más elegantes del mundo. Así que,si por un casualquisiera volver a tener pareja, podría aspirar a algo mejor que Ernesto de Hannover. Con esto no estamos diciendo que el príncipe de Hannover sea un mal partido, sino que Carolina podría tener a algún varón más atractivo a su lado.

Encuesta embebida

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Carolina de Mónaco Ernesto de Hannover
El redactor recomienda