Órdenes, buen humor y percebes: así estrenó el Rey el Bribón XVI en Sanxenxo
  1. Casas Reales
ES UN REGALO DE UN GRUPO DE AMIGOS

Órdenes, buen humor y percebes: así estrenó el Rey el Bribón XVI en Sanxenxo

El Rey Don Juan Carlos ha vuelto a patronear un Bribón siete años después. El velero ha costado alrededor de 60.000 euros

“Bueno, me ha gustado mucho. Esto hay que repetirlo”. Así se despedía el Rey Juan Carlos de su nuevo equipo de regatistas, los mejores hombres del Real Club Náutico Sanxenxo (RCNS), donde estrenó el nuevo Bribón, decimosexto de su estirpe. A algunos les sorprenderá que el emérito monarca escogiese las frías aguas atlánticas para volver a hacerse a la mar como patrón en lugar de las de Palma. Pedro Campos, presidente del RCNS, nos explica el motivo: “Siempre ha estado muy vinculado a Galicia, es nuestro presidente de honor e incluso tenemos un trofeo anual con su nombre, naturalmente con el acuerdo de la Casa del Rey. Las rías gallegas son ideales porque este tipo de velero se usa en aguas tranquilas y protegidas o en lagos, por eso funcionan muy bien en la península escandinava o en Suiza. Además, al Rey le encanta Galicia y le encanta el marisco”.

¿Cómo ha sido tener de patrón a Don Juan Carlos? ¿Dejar la Corona le ha vuelto cascarrabias? “En el barco te olvidas de quién es. Si ya tiene fama de ser cercano, eso de campechano que tanto dicen, navegando él mismo facilita que te olvides de que es el Rey. Nadie le llama Su Majestad ni nada parecido; le tratamos de señor, que es la palabra más común. Yo llevo ya varios años navegando con él pero los nuevos enseguida se sienten igual. Allí se convierte en un tripulante más: “Voy a virar”, “tengo mucha presión al timón, afloja la mayor”;las órdenes son de tipo técnico. Entonces yo contesto: “Estamos yendo muy rápidos pero bajos”. La comunicación es continua y con léxico marinero”, aclara Pedro Campos. Esa noche, el restaurante del RCNS volvió a contar en su mesa con el más ilustre invitado. “¿Su marisco favorito? El percebe. Además estamos en un mes con 'R' y en esos meses el marisco es mejor, así que hemos disfrutado de los productos locales”.

Se ha publicado que el nuevo Bribón ha sido adaptado a las necesidades físicas de un monarca muy veterano. Campos nos los desmiente: “El Rey a bordo estaba francamente bien, viene con una clara mejoría física y una mentalidad positiva, de constante buen humor por ver que puede navegar. Sí es cierto que camina con un poco de dificultad y tenemos que tener cuidado en el embarque y desembarque, que no haya ningún tropezón, pero en este tipo de velero -por eso lo elegimos-el patrón va sentado. Se trata de barcos estrechos e incómodos, pero esto se vuelve a favor porque impide que uno pueda resbalar y hacerse daño. No hubo ninguna adaptación para adecuarlo a él. El timón se lleva desde sotavento, el lado contrario al de cualquier otro barco, pero los de este estilo, el 6mR, son todos iguales”.

Marineros de élite

El Rey se hizo a la mar con lo mejor del RCNS. Además del propio presidente de la entidad, estaban Roi Álvarez, gerente del club y doble campeón del mundo; el vigués Alberto Viejo, ganador de la última Copa del Rey en categoría X35, y el especialista en reglamentos Luis Sáenz, que viene de trabajar con los mejores equipos de la Copa América. La localidad pontevedresa de Sanxenxo es uno de los lugares más exclusivos de Galicia (el precio del alquiler frente a la playa del Silgar no baja de 3.000 euros por 15 días en agosto) y allí es posible ver no solo a Don Juan Carlos, sino también contemplar los yates Núfer, del armador Fernando Fernández Tapias; el Xílgaro, del fallecidoGermán Sánchez Ruipérez, fundador del Grupo Anaya; el Cumberry, de Juan Carlos Cebrián; el Virginia, del desaparecido Julio Mondragón, y el Valoria, del magnate Amancio Ortega. La primogénita del creador de Inditex, Sandra, tiene chalé en el pueblo, así como la familia de Elvira Fernández Balboa, ‘Viri’, esposa de Mariano Rajoy. El hoy presidente veraneaba en Sanxenxo antes de escoger Ribadumia, también en Pontevedra, por motivos de seguridad.

Así se gestó el Proyecto Bribón XVI

Hacía siete años que Don Juan Carlos no subía como patrón a un Bribón. Y el mar le seguía llamando. “Hará cosa de un año aproximadamente me dijo, con mucha pasión, que le encantaría volver a navegar. Me puse a hablar del tema con amigos entre los que estaba José Cusí, así que hace unos meses comenzamos a estudiar el mercado para buscar un barco parecido al Acacia, de mi amigo Mauricio Sánchez-Bella. Encontramos una docena, de los cuales cinco o seis tenían muy buena pinta, pero en Finlandia localizamos uno en perfecto estado, algo increíbley,además, gemelo del Acacia”. Fue una asombrosa casualidad, pues los amigos del Rey querían lo más parecido al velero diseñado en 1928 por Gustaf Estlander, construido un año después por Abrahamsson & Son y que hoy, completamente restaurado, compite al mando del patrón vigués Sánchez-Bella.

Don Juan Carlos estuvo en Sanxenxo como invitado del Acacia para participar en la regata que lleva su nombre en septiembre pasado. El barco ganó la competición y él se quedó prendado. Se vino arriba e insistió en volver a patronear. Sus fieles tenían que hacerse con el barco gemelo. La delegación que viajó a Loviisa (Finlandia) estuvo formada por Pedro Campos, Mauricio Sánchez-Bella y Alfredo Lagos, director del estudio de diseño de yates y arquitectura naval A & A Lagos de Vigo. Lagos venía de restaurar el Acacia y sería el más indicado para certificar en qué estado se encontraba el hallazgo. “Estaba impecable. Había sido restaurado por su antiguo propietario para competir en 2011, pero murió sin llegar a usarlo. Fue su hijo, Michael Cedercreutz, quien nos lo vendió”. Aunque sus amigos omitan su nombre en esa delegación, la prensa local recoge que el mismo Rey emérito viajó a Loviisa para verlo con sus propios ojos.

¿Cuánto costó el regalo y quién pagó más? Sugerimos a Campos la cifra de 50.000 euros. “Algo más, un poco más”. Y hasta ahí llega. Nos quedamos con entre 60 y 65.000, y aunque no conseguiremos averiguar quién firmó el cheque más alto, Cusí aparece como principal mecenas. “Puede parecer caro pero los bribones de los últimos años lo eran mucho más. Y un barco moderno, de fibra de carbono, cuesta de diez a 20 veces más”, remata el presidente del RCNS. El Acacia era hasta ahora el único 6mR clásico que surcaba aguas gallegas. “Son veleros muy raros; apenas habrá 500 en todo el mundo. Si consigues que alguien te lo venda, lo más seguro es que debas restaurarlo. El abuelo de Don Juan Carlos, Alfonso XIII, tuvo dos, que se han perdido. Ahora estamos pensando en crear una asociación y localizar los que existan en España”.

Descarga laappde 'Vanitatis'en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Rey Don Juan Carlos