Logo El Confidencial
COLABORA CON PIEL DE MARIPOSA

Doña Elena sale de su invisibilidad para ejercer de infanta

Este lunes aparecía por sorpresa en un acto de una pequeña asociación dedicada a una enfermedad rara. Hacía bastante tiempo que no acudía a ningún sitio en calidad de infanta de España

Foto: La infanta Elena apoyó a los enfermos de 'piel de mariposa'
La infanta Elena apoyó a los enfermos de 'piel de mariposa'

Desde que se implantó en la Casa Real un solo núcleo duro, formado por Don Felipe, Doña Letizia, la princesa Leonor, la infanta Sofía y los Reyes eméritos, el papel institucional de la infanta Elena se ha reducido a niveles mínimos. Tanto es así que ni tan siquiera pudo aparecer el Día de la Hispanidad, ni en el desfile ni en la posterior celebración en el Palacio Real. Parte de esa invisibilidad es aceptada porque es la única manera de evitar que el nombre del cuñado y hermana imputados salgan a relucir.

Doña Elena es consciente de la situación, aunque no sea justa. De la familia Borbón es la única que aparentemente ha llevado una vida discreta. No hay en su haber viajes exóticos, cruceros pagados por amigos millonarios, compras en Harrods, ni tan siquiera vivienda de lujo. En este sentido, el domicilio actual, en la zona del Niño Jesús de Madrid, fue un regalo de su padre que podría haber sido en cualquier urbanización de lujo en los alrededores de Madrid o algún dúplex en el barrio de Salamanca.

Las imágenes que hay de ella fuera del ámbito de su rango de infanta están relacionadas con su vida familiar y deportiva. Las últimas fotografías son en una competición equina con su hija Victoria y otras con Luis Astolfi, su exnovio, confidente y ahora amigo entrañable pero sin las connotaciones que tuvo ese adjetivo en el perfil de la princesa Corinna.

El caso es que la duquesa de Lugo no tiene actividad pública desde hace tiempo, pero sí en cambio sigue apoyando acciones solidarias, como hizo este sábado apareciendo en la entrega de premios de la asociación Piel de Mariposa, que cuida de una de las enfermedades raras más duras, donde un abrazo puede provocar daños irreparables en la piel. Es una fundación muy pequeña que no tiene presupuesto para grandes campañas informativas y que se mueve en el ámbito doméstico del boca a boca. Olga Rubio, una de las personas que forma parte de esta asociación, explicaba a 'Vanitatis' cómo contactaron con la duquesa de Lugo: “No teníamos ninguna relación, ni persona cercana para invitarla al acto y a través de la amiga de una amiga de una conocida le enviamos una carta. Como el 'no' ya lo teníamos, nos arriesgamos y se le mandó la invitación. El mismo día de la convocatoria nos avisaron que Doña Elena venía y se presentó ante el asombro de todos nosotros".

No solo estuvo en el acto, sino que cuando la presidenta de Piel de Mariposa, Nieves Montero, le preguntó si quería entregar algún premio, no lo dudó y se convirtió en copresentadora. Después se quedó al cóctel, se fotografió con todo el mundo y escuchó a los familiares y los niños que sufren esta dura enfermedad donde las caricias están prohibidas.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios