Doña Cristina e Iñaki Urdangarin, serios y sin mediar palabra en su jornada más dura
  1. Casas Reales
juicio del caso nóos

Doña Cristina e Iñaki Urdangarin, serios y sin mediar palabra en su jornada más dura

Sin perder la vista del horizonte, la pareja recorría los escasos metros que les separaban de la entrada del edificio en un silencio que solo rompían los disparos de las cámaras

Pasaban 10 minutos de las ocho de la mañana cuando los casi 100 reporteros gráficos que se agolpaban en las inmediaciones de la Escuela Balear de la Administración Pública empezaban a disparar sus 'flashes' a discreción. De una berlina negra se bajaban los protagonistas del día, la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin. La expectación era máxima, ellos lo sabían y actuaron en consecuencia.

La hermana y el yerno del Rey optaron por una actitud seria y distante. Sin perder la vista del horizonte, la pareja recorría los escasos metros que les separaban de la entrada del edificio en un silencio que solo rompían los disparos de las cámaras. Nada de detenerse ante los medios de comunicación como hizo Urdangarin en su primer 'paseíllo' o de sonreír a los fotógrafos como también hizo Doña Cristina en la que fue su primera declaración.

El matrimonio no solo se puso de acuerdo a la hora de adoptar esa actitud determinante. También con la vestimenta: los dos llevaban chaqueta negra y pantalón gris. Iñaki lo combinó con una camisa azul y una corbata de rayas en los mismos tonos. Cristina, por su parte, con un pañuelo beis y granate, unos botines marrones y un bolso claro que contrastaba con la oscuridad de su 'look'.

Justo una hora después de su llegada 'triunfal', empezaba el juicio por el caso Nóos, por el que se han sentado en el banquillo este lunes hasta 18 personas. Tal y como estaba previsto, Iñaki y Cristina tomaban asiento en la última fila. La infanta era la primera empezando por la izquierda, su marido, el segundo por la derecha. La situación de la hermana del Rey quiso que en el mismo encuadre coincidiera con la mujer de Diego Torres, Ana María Tejeiro Losada, quien siempre se comparó con la exduquesa de Palma aludiendo a que si ella se sentaba en el banquillo la mujer de Urdangarin también debía hacerlo.

Finalmente así ha sido y por primera vez en España un miembro de la Familia Real se ha visto obligado a declarar ante un juez. A partir de ahora, los jueces determinarán si se aplica o no la doctrina Botín a Doña Cristina y si, por tanto, deja de mantenerse su imputación por delitos fiscales.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Infanta Cristina Iñaki Urdangarin Caso Nóos
El redactor recomienda