Charlène, caras largas en Mónaco y todo sonrisas lejos del principado
  1. Casas Reales
principado de mónaco

Charlène, caras largas en Mónaco y todo sonrisas lejos del principado

A la esposa de Alberto le cuesta bastante sonreír en los actos oficiales a los que asiste. Sin embargo, cuando está lejos del principado su actitud es totalmente distinta

Foto: Charlène en una imagen de archivo (Gtres)
Charlène en una imagen de archivo (Gtres)

Que la princesa Charlène de Mónaco no es una de las 'royals' más risueñas es algo por todos sabido. A la esposa del príncipe Alberto le cuesta bastante sonreír en los actos oficiales a los que asiste o cuando está cerca de su esposo. Sin embargo, cuando está lejos del principado su actitud es totalmente distinta. Entonces nos encontramos ante una Charlène simpática, cercana y muy alegre. Así lo confirman las fotografías que se tomaron durante la celebración del 70 cumpleaños de su padre, Mike Wittstock, en Sudáfrica. En ellas aparece la princesa mostrando una gran y sincera sonrisa. Asimismo, los testigos allí presentes aseguraron que Charlène estuvo de lo más distendida y queincluso realizó una 'actuación' con la canción 'The Gambler', del cantante estadounidense Kenny Rogers.

Este comportamiento divertido y espontáneo es el mismo que le vimos a Charlène en aquellas polémicas imágenes publicadas enla revista alemana 'Bunte' en las que podía verse a la princesa muy cariñosa con un hombre de identidad desconocidadurante unas vacaciones en el Caribe.En actitud distendida y entre carcajada y carcajada, la consorte monegasca mantenía en todo momentocontacto físico con susonrienteacompañante. También la revista 'Heat' llevó en su portada otras fotografías de la princesa y el mismo caballero pasando una agradable jornada en un barco. Aparte de que aparecían cogidos de la mano, la sonrisa de Charlène volvía a ser genuina.

La actitud distendida que Charlène muestra en estos ejemplos nada tiene que ver con la que tiene en el principado. En su día a día en Mónaco, la princesa se muestra distante y un tanto fría. La conducta de la esposa de Alberto ha suscitado numerosos comentarios que apuntan a que el matrimonio no atraviesa un buen momento. Y es que las muestras de cariño entre la pareja son casi nulas y aunque el príncipe intenta contentar a su esposa con halagos y sonrisas, ella siempre está un tanto apática.

Su contrato matrimonial a punto de terminar

Cuando en julio de 2011, el príncipe y la exnadadora se casaron, salió a la luz que ella había firmado unas cláusulas matrimoniales por las quedebía permanecer por lo menos cinco años con Alberto y debía darle un heredero. Con el nacimiento de los príncipes Jacques y Gabriella, la continuidad de los Grimaldi ya está asegurada y de aquí a menos de cinco meses habrápasado un lustro desde su enlace, así que a efectos prácticosla princesa Charlène ya habríacumplido con los requisitos del contrato.

Aunque, tras la llegada al mundo de sus gemelos, pareció que la princesa había cambiado y queestaba mucho más feliz y satisfechay que su relación con Alberto era excelente, lo cierto es que desde después del veranoCharlène y el príncipe apenas han coincidido públicamente. Ambos pasaron sus vacaciones estivales en Córcega y regresaron a Mónaco el mes de septiembre. Fue entonces cuando la exnadadora participó en algún que otro acto como el tradicional picnic en el palacio de Mónaco. Sin embargo, desapareció de un día para otro y tan solo se supode su paradero por unas imágenes publicadas por la revista 'Die Aktualle', la cualconfirmó quevolvía a estar en Córcega.En noviembre Charlène reapareció en el principado y, de momento, allí sigue.

¿Tienes un dispositivo móviliOSoAndroid?Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS,pincha aquí,y para Android,aquí.

Mónaco Princesa Charlene de Mónaco Familia Real de Mónaco Alberto de Mónaco