Logo El Confidencial
familia real española

Juan Carlos recupera el polémico cinturón que le regaló Corinna Sayn Wittgenstein

Para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente de República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, el Rey emérito llevó un cinturón que le regaló su "amiga entrañable"

Foto:  El Rey Juan Carlos a su llegada a República Domincana (Casa Real)
El Rey Juan Carlos a su llegada a República Domincana (Casa Real)

De Venecia al País Vasco y del País Vasco a República Dominicana. Esta ha sido la ruta de Don Juan Carlos en menos de 72 horas. El Rey emérito viajó el pasado lunes al país latinoamericano para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente electo, Danilo Medina Sánchez. A su llegada al aeropuerto, el padre de Felipe VI llevaba un traje en color azul marino que combinó con una camisa blanca, una corbata celeste y un cinturón de piel de cocodrilo con una llamativa hebilla de plata, un complemento que tiene una historia detrás.

Don Juan Carlos tiene un cariño especial a este cinturón, por eso es un clásico en el vestuario del Rey cuando acude a actos privados, en los que no tiene que lucir ni traje ni uniforme militar. Su hebilla está diseñada por el joyero Patrick Mavros, natural de Zimbabue y muy popular entre la realeza, además de amigo personal de Corinna Sayn-Wittgenstein. Su precio supera los 600 euros y, según declaró el joyero, está inspirado en los cocodrilos que se encuentran en la orilla.

La relación entre Corinna y Patrick Mavros es de lo más estrecha. La princesa alemana tiene en su casa varias estatuillas de elefantes que pertenecen a su amigo. Así pudo verse en el reportaje que la "amiga entrañable" del Rey emérito ofreció a la revista francesa 'Point de Vue' en la que mostraba su lujoso apartamento de Londres. El 'pisito' de Corinna se encuentra en el exclusivo barrio londinese de Belgravia, cuyo metro cuadrado está valorado en 47.700 euros.

 Corinna Sayn-Wittgenstein y algunos elementos decorativos de su casa londinense en un montaje realizado por Vanitatis
Corinna Sayn-Wittgenstein y algunos elementos decorativos de su casa londinense en un montaje realizado por Vanitatis

De panadero de Zimbabue a codearse con la realeza

Mavros era un panadero que un día le quiso regalar a su mujer, Catja, algo original y personal. Decidió tallar unos pendientes de marfil en forma de rosas, su flor favorita. Catja no fue la única encantada con los pendientes. Poco a poco sus amistades fueron haciéndole encargos similares. Y así fue como dejó de amasar pan y se dedicó a diseñar y esculpir joyas.

Con melena despeinada y aspecto desaliñado, su talento ha traspasado fronteras. Casi tres décadas después, Mavros se ha convertido en uno de los artistas más solicitado de las Casas Reales. De hecho, cuando realiza exposiciones consigue reunir a miembros de la realeza, como ocurrió con la que realizó en el hotel Ritz de Madrid, a la que acudió el propio Don Juan Carlos y en la que también estuvo presente la princesa Corinna, entre otros muchos ilustres personajes. Es más, en aquella jornada se realizó una fotografía en la que fueron inmortalizados posando juntos Corinna, Patrick Mavros y el Rey junto a una cuarta persona. Tras ser publicada en diversos medios, el propio joyero solicitó a algún medio que se eliminara y no la volviera a utilizar recurriendo al derecho de autor.

 Patrick Mavros
Patrick Mavros

Los duques de Cambridge también son clientes del joyero y contaron con él para decorar su casa de Kesington; además, unos amigos íntimos les regalaron unas miniaturas de animales en plata de este autor cuando nació su hijo, el príncipe George. La reina Isabel también es una de las clientas habituales de su tienda, según señala en la revista Forbes.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios