Logo El Confidencial
familia imperial de japón

Los 10 años de Hisahito: el príncipe nipón que le 'usurpará' el trono a Aiko

El pequeño príncipe es el tercero en la línea de sucesión porque su prima, la princesa Aiko, no podrá ser nunca emperatriz a causa de la ley sálica

La familia imperial nipona está de celebración. El príncipe Hisahito, tercero en la línea de sucesión al trono del Crisantemo, cumple 10 años. Para celebrar esta cifra redonda, sus padres, los príncipes Fumihito y Kiko, han hecho públicas varias fotos de su hijo en las que aparece posando tanto solo como junto a sus dos hermanas, las princesas Mako y Kako. Hisahito celebra sus diez años en medio de los rumores de abdicación de su abuelo paterno. El emperador Akihito confirmó hace escasas semanas su intención de dejar paso a las nuevas generaciones en breve, lo que significa que Naruhito, tío de Hisahito, se convertirá en emperador muy pronto.

En Japón sigue estando vigente la ley sálica. Es por ello que la hija de Naruhito, la princesa Aiko, nunca será emperatriz. La línea de sucesión se salta a Aiko y señala directamente al príncipe Fumihito y a su hijo, el príncipe Hisahito, el primer varón nacido en la familia imperial de Japón en más de 41 años, como herederos del trono de Crisantemo. Aunque el debate sobre el cambio de la ley sálica se ha reabierto tras el anuncio de abdicación de Akihito, pues son muchos los nipones que piensan que se trata de una ley anticuada que descrimina a las mujeres.

El árbol genealógico y la línea sucesoria de la familia imperial de Japón
El árbol genealógico y la línea sucesoria de la familia imperial de Japón

Hisahito: una sorpresa para todos

El nacimiento de Aiko de Japón en 2001 fue una verdadera alegría para los príncipes Naruhito y Masako, quienes, tras varios intentos fallidos de inseminación artificial y algunos abortos, veían hecho realidad su sueño de convertirse en padres. Sin embargo, a la severa casa imperial y a los miembros del Gobierno nipón no les hizo tanta gracia. Ellos esperaban con ansias que su heredero tuviera un varón para poder continuar con la dinastía, pues en Japón sigue estando vigente la ley sálica que impide que las mujeres puedan acceder al trono. A pesar de ser la única hija del próximo emperador, Aiko jamás se convertirá en emperatriz porque así lo estipulan unas leyes milenarias que nadie está dispuesto a modificar.

Cuando la joven princesa vino al mundo, los sectores más modernos y abiertos de la sociedad así como del Gobierno intentaron trasladar a la Corona la importancia de derogar una ley que dejaba en tan mala posición a las mujeres. Aunque se hicieron varios trámites y debates sobre ello, finalmente nunca se dijo nada más. Y menos después de que en 2006, el hermano de Naruhito, Fumihito, se convirtiera en padre de un varón, Hisahito. Nada hacía por aquel entonces presagiar que Fumihito y su esposa Kiko volverían a 'abrir la fábrica de bebés' casi doce años después de dar la bienvenida a su segunda hija, la princesa Kako. Este gesto de la pareja real de querer tener un nuevo hijo se vio como una estratagema para conseguir el poder y un golpe claro para Naruhito y Masako: nosotros sí tenemos un varón que será el heredero.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios