Así se las gasta la Reina Sofía en el rastrillo Nuevo Futuro
  1. Casas Reales
APROVECHÓ SU VISITA PARA HACER ALGUNAS COMPRAS

Así se las gasta la Reina Sofía en el rastrillo Nuevo Futuro

Unas pulseras, un par de camisolas, adornos navideños, galletas, patés, mermeladas… y un décimo de lotería de Navidad. La emérita acudió, como todos los años, a apoyar este mercado solidario que preside su cuñada, la infanta Pilar

placeholder Foto: La Reina Doña Sofía durante su visita al rastrillo Nuevo Futuro (Gtres)
La Reina Doña Sofía durante su visita al rastrillo Nuevo Futuro (Gtres)

A las doce del mediodía llegaba al pabellón de cristal de la Casa de Campo Doña Sofía para visitar, como hace todos los años, el rastrillo Nuevo Futuro. La Reina emérita tiene desde siempre un compromiso importante con esta almoneda solidaria que es la principal fuente de ingresos para mantener unos hogares que dan un ambiente familiar a niños con un futuro complicado. Después de cuarenta años desde que lo fundó Carmen Herrero el resultado no puede ser más favorecedor. La infanta Pilar, presidenta de honor de la Fundación Nuevo Futuro, lo contaba a Vanitatis: "Todos los niños han estudiado y han tenido un ambiente estructurado, y lo más bonito es que ahora, que son hombretones y mujeres con una vida feliz, se guardan sus vacaciones para ayudar a que esto funcione".

La Reina Sofía visita el rastrillo Nuevo Futuro (Vanitatis)Este año hubo problemas con el Ayuntamiento de Madrid, que no considera este tipo de iniciativas aunque lleven funcionando más de cuatro décadas y puso muchas pegas. Al final funcionó la sensatez y, como manda la tradición, el sábado abría sus puertas el rastrillo prenavideño hasta el próximo domingo. Doña Sofía nunca acude el día de la inauguración, pero sí procura asistir los primeros días para que su presencia sirva de reclamo publicitario.

Acompañada de Pina Sánchez Errazuri y de otras colaboradoras principales de la fundación, la Reina recorrió las instalaciones mientras recibía aplausos y palabras de agradecimiento por su apoyo solidario. Aunque tiene un recorrido más o menos marcado, se suele parar en los puestos cuando observa algo que le gusta, lo compra y después pregunta su precio. Eligió dos camisolas de seda a 90 euros, unos adornos navideños en forma de campana de cristal para el árbol a 12 euros, dos pulseras con oferta a 15 euros y una tercera de regalo, patés, galletas, mermeladasy pañuelos, que un empleado de la Zarzuela pagaba con el consiguiente recibo.

Doña Sofía también protagonizo la anécdota del día al adquirir dos décimos de lotería de Navidad. Como era de esperar, en cuanto se supo la noticia muchos de los visitantes del Rastrillo se acercaron pidiendo el mismo número que se había llevado la Reina. Sucedió lo mismo con las pulseras con oferta de tres por una. Todas querían "las que se ha llevado Doña Sofía".

En otros puestos se paraba solo para saludar, como sucedió con Alejandra Botto y su Asociación Perrotón, de la que la Reina es presidenta. También charló con Irene Villa, que firmaba sus ejemplares en el Rincón del Libro. "Es una encanto. Me preguntó por mis hijos. Sabía que había dado a luz hace tres meses y me preguntó que cómo estaba el bebé".

El único punto oscuro en el paseo de la Reina por el Rastrillo fue el papel de algunos escoltas. En vez de ejercer como funcionarios del Estado, a veces se consideran que son guardaespaldas de estrella de Hollywood y tratan con poca educación a personas que lo único que quieren es participar en ese baño de multitud de la Reina más querida. Hubo uno en particular que envió con muy malos modos a una ciudadana para que se fuera a su puesto: "A trabajar y dejar de molestar".

¿Tienes un dispositivo móviliOSoAndroid?Descarga laAPPdeVanitatisen tu teléfono otablety no tepierdasnuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. ParaiOS,pincha aquí,y paraAndroid,aq.

Rastrillo Nuevo Futuro Reina Sofía Infanta Pilar
El redactor recomienda