Logo El Confidencial
SU MARIDO SÍ QUE ENTRARÁ EN LA CÁRCEL 6 AÑOS

La infanta Cristina se libra de la prisión, ¿y ahora qué?

La hija del rey Juan Carlos ha tenido 'suerte' en cuanto a la resolución judicial, pero se le abre ante sí un complicado panorama en el que tendrá que tomar muchas decisiones

Foto: Ilustración realizada por Jate para Vanitatis
Ilustración realizada por Jate para Vanitatis

La absolución de la infanta Cristina abre una nueva etapa en la vida de la hermana del Jefe del Estado y de su familia más cercana. Mientras que para ella la decisión de las tres magistradas ha supuesto la liberación judicial y mediática, la condena a seis años y tres meses de prisión que deberá cumplir su marido, Iñaki Urdangarin, una vez que el Supremo lo ratifique, ha supuesto un gran revés emocional. Incluso con una rebaja importante de la pena de los 19 años que solicitó en su día el fiscal Horrach, la vida de los Urdangarin Borbón ya no volverá a ser la misma. La pareja recibió la noticia de la sentencia fuera de su domicilio de Ginebra. Aprovecharon la Semana Blanca de sus hijos para abandonar por unos días su casa en el elegante y carísimo barrio de Florissant.

Durante estos últimos meses, los exduques de Palma han tenido tiempo para adecuar su vida y la de sus hijos a esta nueva etapa que se presenta en la familia. Los dos hijos mayores han estado al tanto de lo que podía suceder con el futuro de sus padres y tuvieron y tendrán apoyo para asimilar la sentencia judicial. El futuro cambio de domicilio de Ginebra a Lisboa solo afectará a los dos más pequeños. El mayor iniciará el curso que viene sus estudios universitarios fuera de España y el segundo continuará como hasta ahora en un centro de Estados Unidos.

Los exduques de Palma en un fotomontaje realizado en Vanitatis
Los exduques de Palma en un fotomontaje realizado en Vanitatis

Los pequeños volverán al Liceo Francés que tiene colegios en Portugal, destino más que definitivo de la hermana y el cuñado del rey Felipe. Lo más importante para todos es que las alteraciones que se van a originar en la familia tengan los menos daños colaterales. De hecho, uno de los cambios más decisivos se dará en la relación de la Infanta con su familia directa. La reina doña Sofía ya no tendrá que viajar de tapadillo a Ginebra, como ha hecho desde que el juez Castro inició la instrucción del 'Caso Nóos'. Ahora ya no hay que esconderse, como tampoco lo tendrá que hacer la infanta Cristina.

Los exduques de Palma en una imagen de archivo (Gtres)
Los exduques de Palma en una imagen de archivo (Gtres)

El cortafuegos impuesto desde el palacio de la Zarzuela para proteger al rey Felipe mucho antes de la presencia del matrimonio en la Audiencia Provincial tampoco será necesario en el caso de la hermana absuelta. Es una brecha abierta muy importante entre los miembros de la familia Borbón. Será muy difícil recuperarse en el aspecto emocional, pero no en el público. A partir de ahora, la infanta Cristina podrá entrar y salir del palacio de la Zarzuela que, en definitiva, es la casa de sus padres, sin que la visita tenga repercusión negativa para la institución como hasta ahora. Otra cosa será la presencia de Urdangarin, que continuará siendo "persona non grata".

Quizá lo más complicado sea restablecer la unión con su hermano, que durante años fue indestructible. El domicilio de los entonces duques de Palma en Barcelona -anterior al palacete de Pedralbes- fue uno de los lugares secretos para los encuentros del príncipe y la periodista Letizia Ortiz.

Es posible que haya un acercamiento, pero esto no sería inmediato. Hay demasiados agravios sin procesar. Uno de ellos, que tuvo gran repercusión, fue la decisión de don Felipe de revocar el pasado 11 de junio de 2015 el título de duquesa de Palma a su hermana. En aquel momento, la Infanta hizo público, a través de su abogado, el correo que había enviado con anterioridad al rey Felipe dejando claro que la decisión había sido suya.

En este sentido, no es probable que pueda recuperar el título, pero ya no recibirá presiones para que renuncie a sus derechos dinásticos, como así “sugirió” su padre el rey Juan Carlos antes de abdicar. Tampoco se cuestionará su matrimonio. El divorcio que en su día se planteó como alternativa para mantener a salvo la institución ya no tendría sentido. Aseguran que el 'caso Nóos' no solo no ha separado al matrimonio, sino que no hay fisuras en la pareja. Lo duro vendrá cuando Iñaki Urdangarin deba entrar en prisión, pero por ahora parece que ese horizonte está aún lejano.

La infanta Cristina se libra de la prisión, ¿y ahora qué?

Respecto a la economía familiar, no hay cambio con respecto a su situación laboral en La Caixa, donde recibe un sueldo anual de 238.000 euros. Una vez absuelta, desaparece el malestar que existía por lo que se consideraba un trato preferente. En La Caixa, como en otras grandes entidades, existe lo que se denomina un 'compliance legal', que en el caso de la empresa catalana lleva el título de Código de Valores Éticos y Principios de Actuación. Según esas normas, no es aceptable mantener a un trabajador con una imputación que dañe la imagen de marca, como así sucedió con la Infanta. No hubo despido y tampoco tuvo que pedir excedencia, salvo el tiempo que duró el juicio en la Audiencia de Palma.

Si no hay cambios y mantienen la ruta marcada por la llamada 'Operación Lisboa', la familia Urdangarin Borbón abandonará su exilio dorado de Ginebra en junio, cuando finalice el curso escolar. El destino suizo fue un imperativo real una vez que se hicieron públicos los desmanes de Urdangarin cuando el juez Castro abrió la pieza separada del caso Palma Arena, que afectaba de lleno al yerno más querido del rey Juan Carlos.

Este cambio viene marcado por el trabajo de la Infanta en la Fundación Aga Khan, donde percibe un sueldo de 300.000 euros anuales. La entidad cambió su sede oficial en Ginebra por la capital portuguesa. Hay que tener en cuenta que desde que a Iñaki Urdangarin le rescindieron el megacontrato en Telefónica no ha vuelto a trabajar oficialmente. Además, Portugal es mucho más barato que Suiza. El pasado 11 de mayo se hacía pública la operación inmobiliaria a través de la cual el gran amigo del rey Juan Carlos, el Aga Kkan, actual jefe de la Infanta, adquiría por 12 millones de euros el palacio de Henrique Mendoça. Ya han finalizado las obras de acondicionamiento para la que será la nueva oficina de la exduquesa de Palma. Aseguran que esta compra parece estar diseñada para dar una salida digna a la vida de la infanta Cristina y su familia, una vez que su vuelta a Madrid o Barcelona no se contempla.

Lisboa queda muy cerca de Estoril y Cascais, donde la hermana del Rey y sus hijos se sentirán más arropados. Las infantas Pilar y Margarita, al igual que don Juan Carlos, pasaron allí el exilio de su padre y después sus vacaciones. Tienen grandes amigos que abrirían las puertas de sus casas a los recién llegados y más si Urdangarin cumple su condena en la prisión de Olivenza.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios