familia real holandesa

Descubre los 3 secretos del look de gala de Máxima en Portugal

La visita de Estado empezó en el monasterio de los Jerónimos de Belém, donde los reyes fueron recibidos por el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa

Si hay una royal que siempre nos da alegrías en cuestiones de vestuario y joyas, esa es Máxima de Holanda y en Portugal lo ha vuelto a hacer. Los reyes de los Países Bajos se encuentran realizando una visita de Estado de tres días de duración a tierras lusas y la noche de este martes ha tenido lugar el plato fuerte del viaje con la cena de gala, celebrada en el Palacio Nacional de Ajuda, ubicado en Lisboa. Como ya nos tiene acostumbrados, la argentina no ha fallado y se ha decantado por un estilismo al que no le faltaba detalle y del que en Vanitatis te contamos todos los secretos.

1. Un vestido misterioso

Máxima apareció imponente con un vestido verde aguamarina realizado en encaje, con escote barco y aplicaciones de pétalos y hojas a lo largo del diseño. Lo firman Jan Taminiau, el diseñador holandés que la vistió en la investidura de su marido y en cuya aguja confía la reina para la mayoría de los grandes eventos a los que asiste. No es la primera ocasión en la que la argentina lleva este modelo.

Los reyes junto al presidente luso. (Gtres)
Los reyes junto al presidente luso. (Gtres)

Lo estrenó en la fiesta de la gran boda griega de Filippos Lemos y Marianna Goulandris celebrada en Londres el pasado mes de febrero y a la que también asistió doña Sofía. La celebración fue privada y se desconocía el vestuario elegido por los invitados, pero durante la entrevista que el rey ofreció a la televisión holandesa con motivo de sus 50 años, se pudo ver una fotografía familiar tomada en esa fiesta en la que Máxima llevaba ese vestido. Desde entonces, eran muchos los que esperaban que la argentina recuperara el diseño de su vestidor para verlo en todo su esplendor.

La foto de la boda.
La foto de la boda.

2. Jugando con esmeraldas

Máxima durante la cena. (Gtres)
Máxima durante la cena. (Gtres)

Máxima coronó su cabeza con la tiara de esmeraldas realizada en 1896 para la reina Guillermina, la bisabuela de Guillermo Alejandro. La diadema representa cintas de diamantes enrolladas que se suceden con esmeraldas. Forma parte de un conjunto compuesto por dos pulseras, unos pendientes, dos broches, un anillo y una gargantilla. Como las joyas de los Orange son versátiles y la mayoría de ellas desmontables, con las piezas puedes jugar a combinarlas para tener diseños diferentes. Esto es lo que hizo Máxima en Portugal al elegir la gargantilla y añadirle uno de los broches del que pendía un colgante conocido como el 'huevo esmeralda'. También llevaba los pendientes de la parure en su forma larga, las dos pulseras, el anillo y el otro de los broches en la cintura. Un completo.

3. Problemas con la banda

Los reyes de Holanda fueron condecorados por Marcelo Rebelo de Sousa con el collar y la banda de la orden del infante don Enrique, que también tienen las infantas Elena y Cristina. Máxima tuvo algún que otro problema con las distinciones a la hora de la sesión fotográfica ya que el peso del collar provocó que este y la banda se le deslizaran por el hombro derecho. Aunque durante el banquete recolocó ambas condecoraciones en el lugar correcto, a los pocos minutos le volvió a suceder lo mismo. Una opción hubiera sido agregar un broche en la banda para sujetarla cerca del hombro. Pero siempre hay imprevistos.

 Máxima con la banda bien colocada.
Máxima con la banda bien colocada.

El look matutino

La visita de Estado empezó en el monasterio de los Jerónimos de Belém, donde los reyes fueron recibidos por el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa. Continuaron con una visita al parlamento portugués. Tras un almuerzo privado, los reyes se subieron a los tradicionales tranvías de Lisboa y recorrieron los barrios de Mouraria e Intendente.

Los reyes con el presidente luso. (EFE)
Los reyes con el presidente luso. (EFE)

Para la ocasión, Máxima estrenó un vestido de Natan cosido en hilo bronce sobre una base a tono. La cartera de mano, en nude, pertenece a Sophie Habsburg, la conocida princesa que se dedica a la elaboración de bolsos, y los salones a juego son de Gianvito Rossi. Como es habitual, la argentina redondeó su estilismo con un gran pamelón. Se trata de una creación de la sombrerera belga Fabienne Delvigne elaborada en rafia natural. Esta es una de las pamelas favoritas de Máxima y desde que la estrenó en 2011 la ha lucido en infinidad de ocasiones.

Como joyas, la reina llevó unos pequeños diamantes redondos que pertenecieron a la reina Guillermina, la bisabuela de su marido. El broche, también de diamantes, tiene motivos florales y la lágrima principal es intercambiable por otras piezas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios